Policiales | Estafa | Jubilados | Cárcel

Estafa a jubilados: prometían que Anses pagaba el doble de lo depositado

Los tres cabecillas de la banda operaban desde la cárcel local. Otras siete personas están involucradas. Los engaños serían millonarios. Habría nuevas detenciones.

Con el correr de los días y el avance de la investigación, surgen nuevos datos de la banda que engañaba a jubilados y que operaba desde la cárcel de Río Cuarto, que fue desbaratada al cierre del año pasado.

La pesquisa se inició cuando en los primeros días de julio de 2018, dos abuelos -de 68 y 71 años- de Etruria y La Playosa denunciaron que fueron víctimas de una estafa telefónica por una persona que se hacia pasar como empleado de Anses, con el ardid que había un  error en la liquidación de la Reparación Histórica.

La banda era comandada desde la Unidad Penitenciaria N° 6 por tres internos, mientras que otras siete personas realizaban la tarea de logística desde el exterior.

Los llamados se hacían desde los pabellones del penal, previa selección de las víctimas por parte de los cómplices que realizaban una tarea de evaluación, mientras que otros prestaban sus cuentas bancarias para completar el circuito delictivo.

Los abuelos que dispararon la investigación que lleva adelante la Fiscalía de Instrucción de Segundo Turno de Villa María, a cargo Juliana Campanys, fueron engañados en algo más de 100 mil pesos.

La promesa era que recibirían el doble del dinero que transferían a una cuenta que ellos mismos le daban al momento de realizar la operación cuando estaban en el banco, frente al cajero automático.

Fuentes de la Fiscalía indicaron que hasta el momento hay diez personas involucradas en la red de estafadores, pero no se descarta que en los próximos días surjan nuevos procedimientos con más aprehensiones. Están imputados del delito de estafa.

“Hay muchos hechos por investigar, porque actuaban de modo sistemático y hay un importante número de damnificados”, precisaron fuentes de la investigación.

Se estima que las estafas son millonarias, ya que la organización delictiva venía cometiendo hechos desde hace varios meses y operaba en Córdoba y otras provincias.

En Río Cuarto fueron detenidas seis mujeres (dos de 74,  41, 33 y 20 años), un hombre de 35 años y en Río Tercero fue apresada una femenina de 47 años. Salvo las dos mayores, el resto está alojado en la cárcel de Villa María.

Fuentes seguras de la Justicia villamariense dijeron que las llamadas eran realizadas desde los pabellones de la cárcel  por  Sergio Adrián Travaglia, Francisco Gabriel Ortiz y Mauro Gustavo Borghi (quien fue trasladado hasta el penal de San Francisco).

El viernes pasado fueron indagadas las dos abuelas de 74 años que cumplen prisión domiciliaria y que eran las encargadas de prestar sus CBU bancarios donde las víctimas realizaban el depósito.

Durante la semana pasada, fue allanada la penitenciaria de Río Cuarto, donde fueron secuestradas documentación y anotaciones de relevancia para la investigación, que se suman a los elementos incautados en los domicilios donde se llevaron los procedimientos con detenciones el 28 de diciembre pasado y el martes último. “El modus operandi es muy grande, por ahora estamos abocados a la investigación de los dos hechos denunciados en Etruria y La Playosa, aunque el abanico se abrió y la red es muy grande, por lo que habrá novedades muy pronto”, anticiparon.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas