Villa María | Estudiantes | escuela | horarios

Complejo reajuste en las escuelas para aplicar la hora extra de clases

En algunos establecimientos no se podrá ejecutar desde el lunes, y entienden que la quinta hora se concretará de manera gradual. Al menos por ahora continuará el cursado bajo el sistema bimodal y respetando burbujas

Directivos docentes se encuentran abocados por estas ahora a la readecuación de los horarios en virtud de que con el regreso a las aulas, previsto para la semana próxima, se extenderá una hora más el dictado de clases. Ante ello, se busca principalmente mantener las medidas de bioseguridad con la dificultad que implica extender la presencia de los estudiantes en establecimientos con doble turno de cursado.

Paralelamente a esta disposición que se debe aplicar en las entidades educativas, el Consejo Federal de Educación aprobó diferentes criterios pedagógicos para lo que resta del año, entre los que se destaca que los alumnos deberán conocer el 70% de los contenidos para avanzar de curso. Al respecto, los docentes consultados entienden que dicho porcentaje “no se tiene que tomar literal ni numéricamente, sino que tiene que ver con un proceso anual que el alumno fue cumplimentando, aprobando e incorporando actividades. De eso se trata la evaluación formativa. Hoy es coyuntural y debería ser el 100%”, interpretó Marcelo Coppari, del Ipem 147 Manuel Anselmo Ocampo.

Sobre la extensión horaria, el mismo entrevistado entendió que si bien existen lineamientos para cada año, “agregar la quinta hora significa principalmente en turno mañana y en los cursos altos, modificar horarios que ya habían sido acordados en febrero pasado, y que en nuestro caso obligó a reacomodar a 140 personas”. “No es fácil tener la quinta hora, incluso en algunos casos no se podrá aplicar desde el 26”, destacó.

En tanto, Héctor Godoy, de la escuela José Ingenieros, indicó que el establecimiento lo aplicará desde el venidero lunes “y de manera escalonada y gradual, porque son muchos los estudiantes. Es una medida que tiene una complejidad porque obliga a modificar horarios que ya estaban acordados en la comunidad educativa, pero también en las familias”.

Incluso consideró que en el nuevo esquema se deben tener en cuenta también “los horarios necesarios para el cumplimiento del protocolo. Necesitamos un tiempo prudencial para la higiene y ventilación de los ambientes”. Dijo que el turno mañana ingresará media hora antes; mientras que quienes asisten en horario vespertino se retirarán media hora más tarde de lo habitual”.

Entendió además que con la nueva disposición y denominación de escuela de 5 horas se busca recuperar contenidos, pero además “afianzar aquellos en los que los estudiantes requieran mayor apoyo en un contexto de pandemia que es bastante complejo. Se busca no sólo respetar los tiempos porque la escuela es muchas veces un organizador social, ya que si modifican horarios no sólo se afecta a familiares sino también al aprendizaje. Queremos consolidar ese tiempo de aprendizaje en este período de presencialidad alternada”.

Cabe consignar que más allá de aplicarse una extensión en el cursado, todavía continuará el esquema de burbujas y bimodalidad. “Hay muchos desafíos, pero también comprensión para que todos nos reorganicemos para encausarnos en una práctica compleja, siempre pensando en el aprendizaje de los estudiantes”, recalcó Godoy.

Aprobación del cursado

Consultado sobre el porcentaje de conocimiento de los contenidos, Coppari entendió que el objetivo apunta a que los estudiantes “aprueben o encausen sus trayectorias escolares de la mejor forma posible, considerando el 70%, pero como un piso”. Para ello, “se prevé una continuidad tendiente a que todos puedan tener las posibilidades de aprobación”, indicó y lo ligó al restablecimiento de las instancias de coloquio en diciembre y febrero.

“Detrás de ese 70% se fortalecen exámenes e instancias de aprobación, no es literal que va a llegar al 70% y está aprobado, sino que es una política respaldada en la evaluación formativa. Que no se va a calificar sino que es un proceso que culmina en noviembre, y si no aprobó tiene otras etapas de trabajo y participación”, mencionó el entrevistado.

Entendió incluso que en Educación se hizo una transformación “y nos estamos preparando para el 2022. Hay modificaciones de fondo, muchas de las cuales surgidas desde Córdoba, que vamos a tener que trabajar sí o sí cuando estemos en la presencialidad. Hoy estamos mucho mejor que el año pasado porque la virtualidad nos agarró más comprometidos”, mencionó, y puso como ejemplo que en la actualidad el establecimiento a su cargo tiene casi el 70% de los alumnos vinculados “cuando el año pasado no llegaba al 50% y la remamos. Hoy la expectativa es distinta”.

Por su parte, Godoy consideró que “corresponden a las expectativas de la propuesta curricular de cada estudiante. Hoy en día trabajando a partir de la trayectoria teniendo en cuenta lo realizado a lo largo del año sin olvidarnos de lo del año pasado”. “El 70% será de acuerdo a la diversidad que está instalada en el aula y no es homogénea, sino que se prioriza los contenidos mínimos, necesarios y fundamentales que corresponden al nivel”, cerró.

En este aspecto, entendió que es muy importante que la familia recupere “el rol protagónico, que siempre estuvo pero que el año pasado fue muy importante.La escuela asumió la responsabilidad de alcanzar ese 70% en casi todos los estudiantes, pero es heterogéneo.Entonces es clave la comunicación entre escuela - familia, y docente - estudiantes”.