Villa María | Estudiantes | DNU | Clases

Sin clases presenciales en el nivel superior se condiciona el alquiler de departamentos

Las inmobiliarias reconocen que la recuperación será paulatina, y siempre atada al dictado de clases en universidades y terciarios. Un bajo porcentaje aplicó el diferimiento de subas

La ausencia de clases presenciales en el nivel superior condiciona el alquiler de departamentos, principalmente en aquellos complejos que, en su mayoría, son ocupados por estudiantes.

Así lo advierten desde el sector inmobiliario, considerando que el impacto se mantendrá al menos durante los próximos meses y que la recuperación se dará de manera paulatina.

“La reactivación va a ser tranquila, porque tampoco está prevista la presencialidad en terciarios y universitarios, que es lo que más mueve el mercado inmobiliario de los departamentos. Sin dudas que el que está sin alquilar y no se sabe cuándo inician las clases, no se va a desesperar por buscar un departamento. Esperará un par de meses”, sostuvo ArielVietto.

Hasta el momento calificó el presente del sector sin mayores demandas, con las mudanzas propias de quienes deciden cambiar de espacio.Ante ello, entendió que será “un año difícil, más con la segunda ola, que es otro factor que va a frenar porque si se estaba previsto arrancar en mayo o junio -con el dictado de clases-, sufrirá alguna postergación”.

“Entiendo que este año va a ser similar -al anterior- porque por ahora no habrá presencialidad, hay una oferta sostenida de inmuebles y si bien los precios tienden a aumentar, ni cerca de los parámetros normales que deberían estar los departamentos. Es decir que todavía están muy bajos”, dijo.

Vietto indicó que la realidad del mercado, más allá de lo que pretendan los propietarios, se valdrá por la oferta y demanda, máxime con la nueva ley de la registración de alquileres “que podría ser otra cuestión que encarezca” los valores. “Cuando un cliente pida 15 mil por un departamento y hay otro que lo ofrece a 10, el mercado se va a seguir manejando por la oferta y demanda y no por los precios que pretendan algunos”, sentenció.

“Villa María es un polo importante comercial e industrial, entonces muchos lo utilizaban los fines de semana”, dijo con relación a aquellos que decidieron sostener el alquiler, aún sin el dictado de clases.De igual manera, el mayor impacto quedó reflejado “porque los complejos estaban vacíos”.

Lucas Berrini, en tanto, graficó que los estudiantes son el fuerte de la ciudad, y que “por ahora desaparecieron y no sabemos cuándo van a regresar, porque las clases no son presenciales”.

Fue más allá al decir que el impacto “es fuerte en los alquileres. Muchas propiedades estuvieron 6 o 7 meses desocupadas”, aunque valoró que en la actualidad “existe una reactivación lenta en cuanto a departamentos. Ya lo que es casa siempre se ha trabajado muy bien”.

El impacto de la pandemia

Berrini admitió que hubo algunos casos de inquilinos que se atrasaron en el pago de los alquileres, aunque se dieron “acuerdos” entre las partes involucradas. “En salones comerciales, normalmente los propietarios hacían una bonificación del alquiler, algunos un 20%, otros 30 y hasta 50%. Cuando se activó todo un poco se trató de llevar al precio real que estaba”, indicó.

Consultado sobre si los inquilinos hicieron valer el DNU que permitía prorrogar los aumentos en el precio del alquiler, indicó que fue muy baja “la cantidad de gente que tuvo que hacer refinanciación. Durante la pandemia hubo acuerdos, a la gente que se le venció los contratos se les mantenía el precio, y esto se debe en muchos casos a que los propietarios entendían la situación”.

En este aspecto, Vietto confirmó que fue “ínfimo” el porcentaje “de locatarios que se acogieron al DNU, porque en realidad lo que planteaba era un diferimiento de los aumentos. Muchos temían que eso pudiera causar un perjuicio mayor, entonces preferían seguir pagando como estaban establecidos. Del total de las administraciones que tenemos, ni el 5% se acogió al DNU”.

Cabe consignar que dicho DNU venció el pasado mes de marzo.En tanto, abordado sobre las resoluciones contractuales, que en muchos casos llevan a los inquilinos a hacer uso de la rescisión de contrato antes del plazo establecido, indicó que no hubo muchos casos ya que en algunos casos “los estudiantes aguantaron -principalmente el año pasado- para luego recién hacer uso de la resolución contractual. El hecho de que no haya clases presenciales, muchos decidieron devolver el departamento, pero otros lo siguieron pagando”.

Marcó una diferencia conCórdoba capital, por la cantidad de estudiantes que llegan a la Docta a estudiar y alquilan. Sobre si detectaron casos con retraso en los pagos mensuales, dijo que la cantidad fue baja y atribuyó a la flexibilidad por parte de las inmobiliarias, “como intermediarios y representantes de los locadores, que incluso no se cobraron intereses”.