Provinciales | Etanol | valor | escalada

Ultimátum de las etanoleras: el sábado paran las plantas si no hay mejora de precio

Son las que producen alcohol a partir de maíz, que le enviaron tres cartas a Energía para advertir de la difícil situación que atraviesan por la escalada del cereal. Si dejan de producir, podría faltar nafta

Luego de tres cartas enviadas a la Secretaría de Energía, fechadas a lo largo de marzo, sin obtener respuestas favorables a los planteos realizados y en las que se advertía que si no existían cambios de escenario la producción se paralizaría, las etanoleras de maíz enviaron la última misiva al Gobierno para explicarle que el tiempo se acaba y que si en 72 horas no se dispara una respuesta favorable las plantas deberán bajar la perilla. “La situación es límite”, advirtieron.

Es que las industrias que producen alcohol a partir de maíz para mezclar con las naftas sufrieron una fuerte escalada en su principal materia prima: el cereal, que primero por efecto de la sequía en Sudamérica y luego por la guerra en Ucrania, aumentó su valor un 70% desde septiembre y un 40% en lo que va del año. Mientras tanto, el etanol que le entregan a las petroleras para que termine en los surtidores tuvo un ajuste del 20%. “No podemos seguir produciendo porque por cada litro que entregamos perdemos dinero y cuanto más entregamos más desequilibrio se genera en las empresas. Llegamos al punto que es preferible parar”, indicaron a este diario desde la Cámara que reúne a productoras de etanol de maíz.

La tonelada del cereal cotiza en alrededor de 30 mil pesos en la pizarra de Rosario, pero el último precio otorgado por Energía al etanol fue para un valor de $ 24 mil la tonelada. Desde este mes, por cada litro que producen las etanoleras deberían recibir 72 pesos -aunque nunca fue oficializado el valor por la Secretaría de Energía- pero las empresas aseguran que es necesario llevarlo entre 85 y 90 pesos. El litro de nafta se comercializa a $ 119 en YPF. La alarma se encendió porque si paran las etanoleras que aportan el equivalente al 6% de las naftas del país, podría faltar combustible.

En el fondo hay una traba que surge de la última ley aprobada por el oficialismo el año pasado en el Congreso y que ató el precio a la evolución de los combustibles fósiles. Por eso a comienzos de febrero recibieron una suba del 10%, igual que las naftas y el gasoil. Y desde este mes, otro porcentaje similar porque hubo también recomposición para las petroleras. Pero ese vínculo no refleja lo que ocurre en el interior de la producción de etanol. Ahora, con la escalada del maíz, quedó expuesta esa situación de anomalía. Sólo aumentarán si los combustibles suben; pero si no lo hacen, no habrá producción. Energía había deslizado que estudiaba apartarse excepcionalmente de la ley por este hecho inesperado, pero la demora sigue.

Gonzalo Dal Bianco