Villa María | Fábrica-militar | despidos | ATE

“No entregaremos esta fábrica para que el Gobierno se la dé a privados”

Más de 200 trabajadores de la Fábrica Militar se dieron cita en la asamblea de ATE de ayer. Decidieron participar de la sesión del Concejo Deliberante hoy a las 10, y planean una movilización para mañana a las 19 en el centro

La oficina de ATE con sus afiches de Tosco y el Cordobazo, quedó chica para la fabulosa convocatoria de la asamblea. Y tanto los trabajadores como sus familiares, los gremialistas y estudiantes que se llegaron al búnker de Santa Fe, tuvieron que bajar al salón general. Allí, en un verdadero clima revolucionario y de reivindicación laboral, tuvo lugar la acalorada asamblea. Esa que, con un grandísimo nivel de participación de sus miembros puso un audio de marcha sindical al silencioso mediodía del feriado.

Resoluciones y propuestas

El primer debate se puso en el tapete: “¿Qué hacemos mañana (por hoy); vamos todos al Concejo Deliberante o va una comisión?”. 

Un obrero propuso que “dada la gravedad del tema deberíamos ir todos. Por más que nos descuenten el día”. Sin embargo, otro se mostró más cauto. “Nos están llegando boletas de gas de hasta 10 mil pesos y no podemos seguir perdiendo”. Así, tras un largo debate se decidió concensuar y Oscar “Cacho” Mengarelli, de CTA Villa María, dijo: “Compañeros, tenemos que estar enteros. Va a ser una lucha larga y no podemos desgastemos sin sentido”. Decidieron entonces que una comitiva llegaría hoy a las 10 al Concejo Deliberante para participar de la sesión; y que los obreros del turno mañana faltarían de 10 a 12 y los del turno tarde de 12 a 14, tomándose dos horas por reclamos.

La segunda inquietud tuvo que ver con los obreros “despedidos”. ¿Se presentarían a trabajar mañana (hoy) o no? Nadie supo contestar con claridad, hasta que una mujer de rojo dio la respuesta. 

“Soy María Terragno, de la parte jurídica de ATE Córdoba. Y les digo a todos que mañana se presenten a trabajar. De momento ustedes no han sido despedidos de manera oficial. Estar en una lista que ni se sabe quién la confeccionó, no tiene ningún efecto jurídico. La recisión se produce cuando uno recibe el telegrama en su domicilio. Mientras eso no ocurra, ustedes siguen vinculados a la Fábrica. Yo les aconsejo que no abandonen los puestos de trabajo y que se presenten a trabajar todos. Y que si no los dejan entrar, por la tarde envíen un telegrama informando la situación a sus superiores. Pero, por favor, no se asuman despedidos”.

Una cooperativa para 70 obreros

Esto llevó a hablar de la dura realidad por la que empezaron a transitar los 42 compañeros que la semana pasada aparecieron en la “lista negra”, más los 28 de diciembre. 

Algunos propusieron la creación de un fondo de ayuda monetaria; otros, la creación de una cooperativa de mantenimiento integrada por los compañeros despedidos para ofrecerla a los municipios de Villa María y Villa Nueva en base a la mano de obra especializada que manejan.

Fue el preciso momento en que la esposa de uno de los obreros despedidos tomó la palabra. Y con la voz quebrada por el llanto pidió que “no dejen que esta fábrica se pierda, defiéndanla hasta el final”. Todos le agradecieron y el secretario general Fernando Mercado, dándole la razón a la mujer, dijo que “la única garantía que tienen los compañeros despedidos es que nosotros no perdamos la fábrica”. 

Luego se decidió el segundo punto: la movilización, que será mañana a las 19 en el centro “así tenemos tiempo de avisar a toda la sociedad, llamar a gremialistas y trabajadores despedidos en el comercio y Cormetal” dijo Mercado. 

Y cerró con un discurso en el que animó a todos. “Es nuestra responsabilidad, al salir de aquí, el hablar con cada persona para concientizarla de nuestra situación. No entregaremos esta fábrica para que el Gobierno se la dé a privados. Vamos a pelear por esta fábrica que ya tiene 82 años y que nos legó Savio y Perón, por esta fábrica que fue fundamental para que esta ciudad creciera y se configurara”.

Gill reiteró su preocupación

En una entrevista concedida ayer a Cadena 3, el intendente de Villa María Martín Gill volvió a cuestionar los 42 despidos en la Fábrica Militar.

“Esta situación ha generado una enorme incertidumbre y dolor. Son contratos que se vienen renovando desde hace 10, 15 o 20 años. Y la no renovación ni siquiera permite la indemnización ni el cobro del seguro de desempleo” comentó el funcionario. 

La Iglesia se pronunció

El equipo de Pastoral Social de la Diócesis de Villa María emitió un comunicado denominado “¡El trabajo nos da dignidad!” donde expresan “solidaridad con los trabajadores despedidos de las Fábricas de Villa María y Río Tercero”. 

Asimismo, en la carta “apelan a que se dé a conocer con certeza y precisión el proyecto que se plantea para el futuro de fabricaciones militares” y piden “evitar incertidumbres”.



Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas