Provinciales | faltante | combustible | petroleras

Para las estaciones, lo peor está por venir

Alertan que rutas y pequeños pueblos y ciudades son los que más sufren. Apuntan al 20% de gasoil que no se importa por su precio

Las estaciones de servicio aseguran que el faltante de combustible las sumergió en la peor crisis en muchos años, pero en paralelo afirman que lo peor está por delante.

Con un abastecimiento muy limitado de combustible, especialmente gasoil en sus versiones regular y premium, y una entrega de naftas con cupos por parte de las petroleras, muchos de los surtidores pasan parte de la semana vacíos. Especialmente en el interior, en las rutas y pueblos. Allí es donde más se nota, además porque la presión de la demanda creció con fuerza en las últimas semanas cuando la cosecha gruesa empezó a abrir su ventana y el campo se puso en movimiento. Pero esa etapa de recolección de granos está comenzando y es lo que lleva a imaginar a los estacioneros que todo puede agravarse en las próximas semanas.

“Genera algo de tristeza porque es algo que nosotros creemos que se podría haber evitado”, advierte Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA) en diálogo con Puntal.

El empresario cordobés describió la situación actual como de “desabastecimiento de todas las compañías y cupos en todas las marcas. Si uno va a la ciudad hay producto, pero si uno va al interior se ve a los mayoristas y las estaciones de servicio blancas especialmente desabastecidos. Y esto a medida que vaya la cosecha intensificándose habrá más faltante”, advirtió Bornoroni.

Para el dirigente, no hay dudas de que “hay más faltante en las rutas y en los pueblos y pequeñas ciudades del interior”.

-Además de gasoil, ¿falta nafta?

-El faltante de nafta es imperceptible para el consumidor por el momento porque nos están poniendo cupos para la entrega, pero por ahora alcanza.

-¿Pero creen que también puede faltar?

-Si uno tiene cupos es porque no puede vender más que ese límite puesto por la compañía, y si en algún momento una estación tiene la posibilidad de vender más no va a poder porque no va a tener combustible disponible. En ese momento vamos a ver faltante.

-¿Por qué falta combustible?

-No hay suficiente porque el 20% de lo que consumimos lo importamos y mientras acá tenemos un barril de petróleo en 58 dólares, en el mundo vale el doble. Cuando alguien tiene que importar ese 20% lo tiene que comercializar en el país a pérdida; son 38 pesos de diferencia por litro; eso es lo que perderían las petroleras si hacen eso. Entonces las compañías no están interesadas en importar y hay desabastecimiento.

-No cierran los números...

-Hace un año y medio que tenemos precios congelados y el aumento fue de un 34%, cuando la inflación en un año fue más del 50%. Y el barril de petróleo subió mucho más en el mundo. Entonces hay un problema de desabastecimiento porque no compran ese 20% de importación.

-Si hubiera más precio, ¿habría combustible?

-Infiero que las petroleras quieren vender más, hacer negocios, por lo tanto si hay más precio y dejan de perder con la importación, probablemente la cosa mejoraría.

-¿Cómo están las estaciones de servicio frente a esto?

-El negocio está en la peor crisis en muchos años. Ahora se abrió nuevamente paritarias y el año pasado dimos 55% de aumento cuando nosotros tuvimos una actualización de un 20%. Entonces estamos totalmente descalzados y las compañías petroleras no nos dan más comisiones que las que tenemos desde hace 10 años y se genera un malestar importante.

¿Y qué avizoran hacia adelante?

-No quiero ser pesimista, pero no lo veo positivo, lo veo negativo. Creo que se va a ir agravando especialmente en el invierno.

Gonzalo Dal Bianco.