Villa María | familia | Trabajo | vivienda

Llegaron a Villa María con promesa de trabajo y hoy se encuentran desempleados y sin vivienda

La familia se aloja en una parroquia pero busca un espacio para vivir. Los niños no están asistiendo a la escuela debido a la situación que atraviesan

El caso de Marianella y Sergio forma parte del incremento de la pobreza en Argentina, y esto se debe al agravamiento de la crisis financiera que provocó la pandemia de coronavirus. Una pareja joven con cinco hijos que se encuentra en situación de calle y sin empleo formal.

“En el 2013 nos vinimos a vivir a Villa María porque tenía una prima que trabajaba en el campo, como es zona de tambo nos vinimos, trabajamos y estuvimos bastante tiempo, tuvimos varios trabajos en el campo y después surgió una oportunidad mejor en Balcarce, provincia de Buenos Aires”, comenzó relatando Marianella, de 32 años, mamá de cinco niños.

“Estuvimos un tiempo y mi marido tuvo que trabajar bastante en una situación fea de fumigación pero era el único trabajo que tenía”, dijo la mujer.

Con una situación precaria y bajo malas condiciones de salubridad, Sergio siguió con ese empleo para poder sostener a la familia, pero ante el mal estado de salud que presentaba el hombre y un accidente que sufrió uno de sus hijos, Sergio nuevamente quedó desempleado y con el comienzo de la pandemia en el mes de marzo del año pasado se agravó la situación financiera de la familia, lo que obligó nuevamente a que busquen otros espacios para vivir y nuevos trabajos para hacer.

“Cuando empezó la pandemia ahí nos fulminó, nos quedamos sin trabajo y sin casa”, expresó Marianella, quien recordó las malas experiencias que tuvieron con trabajos mal pagos y situaciones poco fortuitas para la familia.

De esa manera, durante el año 2020 y en medio del confinamiento más estricto en el país, el padre de la familia realizó “changas” pero cada vez se hacía más difícil afrontar el alquiler y los gastos diarios, por lo que decidieron buscar nuevos horizontes para volver a establecerse.

“Recibimos ayuda de la maestra de mi nena en Balcarce que iba al jardín y muchas personas colaboraron con ropa y comida”, indicó Marianella.

Por su parte, Sergio contó que llegó a trabajar con fiebre y un paño en la frente para no faltar y quedar desempleado, pero así mismo se vieron en la situación de buscar un nuevo lugar para vivir.

Promesa de trabajo

La joven pareja llegó a Villa María hace aproximadamente dos meses a través de un conocido que les prometió trabajo para ambos y vivienda para la familia.

“Veníamos de una situación complicada y acá nos encontramos con que no era lo que nos dijeron”, explicó Marianella.

“Nosotros vendimos todo lo que teníamos, muebles de la casa, nuestras cosas y solo nos vinimos a Villa María con un bolso y ropa”, dijo Sergio.

Los jóvenes argumentan que por el momento consiguieron trabajos de muy bajo sueldo y no cuentan con una vivienda y muebles: “Necesitamos un lugar donde quedarnos y estamos dispuestos a trabajar de lo que sea”.

Sin vivienda

Actualmente la familia se aloja en la Parroquia Nuestra Sra. de Lourdes. “Estuvimos parando en una estación de servicio pero nos dijeron que no podíamos estar ahí, por eso nos dieron lugar en la iglesia, pero queremos estar en una vivienda, mis hijos se necesitan bañar y tener una cama”, remarcó Marianella.

Solicitan colaboración ya que solo cuentan con un bolso de ropa y nada más.