Nacionales | Fernando | María Graciela Sosa Osorio | Juicio

Tras la descompensación de la madre de Fernando, finalizó el segundo día del juicio

La mujer sufrió una descompensación al momento en que uno de los amigos de Fernando relataba cómo había sido el ataque y se retiró del recinto alrededor de las 18.30. Para Javier Thomsen, padre de Máximo, los amigos declararon "muy poco"

María Graciela Sosa Osorio, la madre de Fernando Báez Sosa, se descompensó esta tarde durante la segunda audiencia del juicio por el crimen de su hijo, por lo que debió recibir asistencia médica.

Mientras continuaban las declaraciones de los amigos de la víctima ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, la mujer se sintió mal y se retiró del recinto alrededor de las 18.30.

Inmediatamente ingresaron al lugar dos paramédicos en una ambulancia de un servicio de emergencias apostado en la puerta, sobre la calle Belgrano, y asistieron a Graciela en una sala contigua del mismo edificio judicial.

Por su parte, Silvino, el esposo de la mujer y padre de Fernando, permaneció en el interior del recinto hasta que minutos después concluyó la audiencia.

Fuentes cercanas a la familia Báez Sosa informaron a Télam que a la mujer "le subió la presión" y que tras ser asistida se encontraba "mejor".

La palabra del padre de Thomsen

El padre de Máximo Thomsen, Javier, aseguró hoy tras la segunda audiencia del juicio por el crimen que con los testimonios brindados por testigos del hecho "queda muy claro que no existió un plan" para matar al joven estudiante de Derecho.

"Con los testimonios queda muy claro que no existió un plan", aseguró Thomsen a la salida de los tribunales de Dolores, donde se lleva a cabo el debate.

Con los testimonios queda muy claro que no existió un plan Con los testimonios queda muy claro que no existió un plan

Luego de casi 10 horas de testimonios de una decena de amigos de la víctima durante ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de ese departamento judicial, Thomsen consideró que "declararon muy poco".

"No sé qué van a atestiguar los otros 170 testigos, si los amigos que estaban al lado declararon muy poco", señaló el hombre, quien siguió la audiencia en forma presencial y junto a otros padres de imputados.