Ferrari, la escudería más ganadora de la Fórmula 1, regresó ayer a la victoria en la máxima categoría después de 29 meses con la coronación del monegasco Charles Leclerc en el Gran Premio de Baréin, primera fecha de la temporada 2022. La noche en el circuito de Sakhir fue del todo luminosa porque el español Carlos Sainz completó el 1-2 para la casa de Maranello, que no escribía su nombre en el casillero ganador desde el triplete en Bélgica, Italia y Singapur en septiembre de 2019.

El alemán Sebastian Vettel, en otro 1-2 con Leclerc, había logrado el último descorche en el circuito callejero de Marina Bay, el domingo 22 de aquel mes.

En el inicio de una nueva era de aerodinamia, Ferrari tuvo un fin de semana perfecto porque, además del doblete en el podio, sumó la pole position con el monegasco y la vuelta rápida de la carrera con el español. "Estoy tan feliz, han sido años muy difíciles para el equipo, esta era una gran oportunidad, con un auto fantástico. Empezar de esta manera es increíble", declaró Leclerc, que sumó su tercera victoria en la categoría.

Ferrari mostró la mejor adaptación a los cambios en los autos, que después de 40 años vuelven a experimentar el "efecto suelo", lo que les permite más velocidad y mejor tracción en las curvas.

"Tratamos de ser inteligentes, de usar el DRS y frenar antes en la curva 1. Funcionó", dijo sobre la estrategia del "Cavallino Rampante", ganador de 239 Grandes Premios y 16 títulos en la F1. El tercer puesto en Baréin lo "heredó" el séptuple campeón mundial, Lewis Hamilton (Mercedes), beneficiado por el desplome de un Red Bull que vio abandonar al neerlandés Max Verstappen y al mexicano Sergio "Checo" Pérez en las vueltas finales. El defensor del campeonato 2021 se quedó a tres giros del final cuando ocupaba la segunda posición y el piloto azteca lo hizo en el último por un trompo, lo que habilitó la trepada del británico.

El corredor de Mercedes largó desde la quinta plaza y ganó terreno en la minicompetencia que habilitó el "Safety Car" después del incendio del AlphaTauri del francés Pierre Gasly en la ronda 44.

Pese a subirse al podio, Hamilton reconoció que su nuevo auto F1 W13 está en pleno desarrollo y confió en que mecánicos y toda la escudería "trabajarán duro" para un mejor rendimiento.

La otra unidad del equipo, en la que debutaba el británico George Russell, finalizó en el cuarto escalón, por encima del danés Kevin Magnussen (Haas), el finlandés Valtteri Bottas (Alfa Romeo), el francés Esteban Ocon (Alpine), japonés Yuki Tsunoda (AlphaTauri), el español Fernando Alonso (Alpine) y el debutante chino Zhou Guanyu (Alfa Romeo), de 22 años, que cerró la zona puntuable.