Internacionales | fondo | deuda-millonaria |

El Fondo Monetario desmintió que analice aplazar vencimientos de la Argentina

Su vocero anticipó que hacia fin de año discutirá la reducción de sobretasas reclamada por el país

El Fondo Monetario Internacional (FMI) negó ayer que se evalúe posponer vencimientos que enfrenta la Argentina y señaló que hacia fin de año discutirá la reducción de sobretasas impulsada por la Argentina y otros países.

El país debe afrontar un vencimiento por unos US$ 1.800 millones durante diciembre, en medio de una caída de reservas del Banco Central.

El vocero del Fondo Monetario, Gerry Rice, desechó de plano la posibilidad de aplicar algún perdón sobre el próximo vencimiento que tiene la Argentina.

"Sobre un ´waiver´ (perdón), creo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, abordó este asunto y dijo que fue un rumor infundado, no tengo mucho más que agregar", dijo Rice.

Dijo que se sigue trabajando en un "programa que pueda ayudar a la Argentina a enfrentar los desafíos del momento y establecer las bases para un crecimiento inclusivo".

Guzmán negó rumores sobre un ´waiver´ para posponer el pago de los vencimientos en caso de que no se llegue a un acuerdo en marzo, cuando vence el plazo para pagarle al Club de París.

Especialistas aclararon que esa figura es imposible de aplicar porque la Argentina carece de un programa con el FMI.

En cuanto al pedido argentino para reducir las sobretasas, Rice dijo que el directorio del Fondo abordará ese tema en diciembre y aludió al comunicado del Grupo de los 20 (G-20), en el que los ministros de Finanzas "esperan con interés que se siga debatiendo la política de sobrecargos en el Directorio del FMI en el contexto de la revisión intermedia de los saldos precautorios".

"Lo que puedo decir es que esa revisión se espera para finales de este año, no tengo fecha, y eso es todo sobre Argentina", dijo Rice.

El portavoz del Fondo destacó que las negociaciones con la Argentina en Roma fueron "buenas y productivas".

Y explicó que "aún se negocia un acuerdo de facilidades extendidas".

Desde el FMI señalaron que seguirá el trabajo técnico con el equipo encabezado por Guzmán, con el cual las autoridades del Fondo mantuvieron al menos tres reuniones durante la cumbre en Roma, la última de las cuales se extendió por más de diez horas.

El representante de la Argentina en el Directorio del FMI, Sergio Chodos, consideró que las negociaciones con ese organismo no deben representar para el país "la obediencia o la firma de un contrato de adhesión".

"Una negociación no es la obediencia o la firma de un contrato de adhesión: tiene que tener la comprensión y el consenso del conjunto de la sociedad, además del de la política", sostuvo el funcionario.

Según Chodos, al FMI "le conviene que la negociación final tenga un amplio consenso, tanto por razones económicas como políticas".

Además, reconoció que existe "un problema de diseño en los sobrecargos (que cobra el Fondo a los países que tomaron deuda con ese organismo). Hay una norma que nosotros creemos que está mal, y avanzamos y proponemos revisarla, revisarla por el conjunto".

"El FMI es el organismo que viene a solucionar las crisis de balanza de pagos, pero hoy nuestro mayor problema en la balanza de pagos es el Fondo mismo", enfatizó, en declaraciones al canal de noticias C5N.

En ese sentido, añadió: "El problema que tiene hoy Argentina de balanza de pagos está representado por los vencimientos del propio FMI".

Respecto al acuerdo que el Fondo cerró con el expresidente Mauricio Macri en 2018 -que el Gobierno intenta ahora renegociar-, Chodos consideró: "Puede ser que no haya claridad de la dimensión de lo que implica en la economía argentina y cuánto va a condicionar y afectar la vida social, económica y política de los argentinos en los próximos años".

"Tiene un tamaño tal que es entre tres y cuatro veces el del programa de 2001, que termina en el colapso del final de la convertibilidad, el que acompaña el megacanje", advirtió.

Por tal motivo, afirmó que la negociación con el organismo crediticio "tiene que tener la comprensión y el consenso del conjunto de la sociedad, además del de la política".