Nacionales | Frente de Todos | presidente | noviembre

"Evidentemente, algo no hemos hecho bien", sostuvo Fernández al reconocer el revés electoral

"Nada es más importante que escuchar al pueblo", dijo, y anticipó: "Vamos a trabajar denodadamente para atender las demandas"

Mientras avanzaba el escrutinio provisorio a nivel nacional y la oposición se imponía en al menos 17 provincias, el presidente Alberto Fernández dio un discurso anoche desde el búnker del Frente de Todos, en el barrio porteño de Chacarita.

“Evidentemente hay errores que hemos cometido”, dijo el Presidente, al encabezar el acto, acompañado por la vicepresidenta Cristina Kirchner. “Nada es más importante que escuchar al pueblo, cuando el pueblo se expresa es un dato que tomamos muy en serio, muy en cuenta”, agregó.

“Hemos hecho con Cristina, con Axel, un enorme esfuerzo y evidentemente algo no hemos hecho bien”, destacó Fernández, quien remarcó que han “escuchado el veredicto de la gente, con respeto y mucha atención”.

En este sentido, el Presidente sostuvo que desde el Gobierno han “cometido errores”. “De ellos aprendemos”, aseguró, y advirtió: “Hay una demanda insatisfecha y a partir de mañana nos vamos a ocupar de prestar atención y a resolver el problema”.

“Todos los que estamos aquí sólo queremos la felicidad de nuestro pueblo y por eso hemos trabajado denodadamente, pero ha sido insuficiente”, continuó.

Alberto Fernández consideró que las Paso son “una enorme encuesta”, y aseguró: “A partir de mañana vamos a trabajar para que en noviembre los argentinos y argentinas nos acompañen, porque seguimos convencidos de que estamos frente a dos modelos de país”.

“Hemos hecho un enorme esfuerzo en este tiempo. Todos los que estamos aquí escuchamos con respeto y mucha atención", enfatizó Fernández, y agregó: "De los errores aprendemos".

En otro tramo de su discurso, el Presidente puntualizó: "Todos los que estamos aquí sólo queremos la felicidad de nuestro pueblo. Evidentemente lo hecho no ha sido suficiente. No nos han acompañado del modo en que hubiéramos querido que nos acompañen".

"A partir de mañana vamos a trabajar para que en noviembre los argentinos nos acompañen. Seguimos convencidos de que estamos frente a dos modelos de país: un modelo que a todos incluye y un modelo que a millones deja al costado", subrayó.

Además, el Presidente afirmó que van a "trabajar a partir de mañana denodadamente para escuchar las demandas y satisfacer las necesidades" de los argentinos.

"A los militantes les pido que mañana mismo salgan a hablar con sus vecinos. No perdamos un día. La campaña acaba de empezar y en noviembre tenemos que ganarla, porque tenemos un compromiso con la Argentina. El país necesita no volver atrás, lo que más necesitamos es avanzar", enfatizó.

En otro tramo de su discurso, que se extendió por 10 minutos, Fernández agradeció a los precandidatos del Frente de Todos en la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires por "el esfuerzo que han hecho".

"Les pido que nos pongamos un solo objetivo de acá a noviembre: cumplir esta palabra de que vamos a escuchar, corregir lo que se ha hecho mal y hacer lo que no se haya hecho".

En esa línea, el jefe de Estado destacó: "Tengo por delante dos años de gobierno, no voy a bajar los brazos. Necesito la ayuda de cada argentino. Les pido humildemente que me ayuden".

"Felicito a los que han tenido mejores resultados que nosotros. Vamos para adelante que en noviembre vamos a dar vuelta esta historia", concluyó.

Fernández también estuvo acompañado por los precandidatos bonaerenses del Frente de Todos Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan, además de sus pares de la ciudad de Buenos Aires Leandro Santoro y Gisela Marziotta.

En el escenario del búnker porteño del oficialismo también estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe de la bancada del oficialismo en la Cámara Baja, Máximo Kirchner.

“Desilusión” en el búnker oficialista

Sin militancia y con escasa liturgia peronista, en el búnker del Frente de Todos se vivió ayer una "desilusión" al conocerse los resultados del oficialismo en la provincia de Buenos Aires, dado que en el gobierno nacional esperaban una victoria "por cinco puntos".

"Es una desilusión, tenemos que enfocarnos en noviembre", resaltaron a NA fuentes de la Casa Rosada, quienes antes de que se conocieran los primeros resultados oficiales habían pronosticado una victoria del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires "por cinco puntos".

En ese marco, afirmaron que "hay que enfocar la energía en la (elección) general", y precisaron: "Este resultados nos tiene que servir para redoblar los esfuerzos de acá a noviembre".

Sin banderas, militantes ni bombos, en el búnker del Frente de Todos en el porteño Centro Cultural "C" se vivió un clima muy lejano a la tradicional liturgia peronista.

En las inmediaciones del comité de campaña oficialista se habían agrupado algunos militantes del Frente Patria Grande y Barrios de Pie, quienes habían manifestado la "ilusión" de que el presidente Alberto Fernández y su vice, Cristina Kirchner, se acerquen para "poderlos ver personalmente", algo que finalmente no sucedió.

En la intersección de Dorrego y avenida Corrientes se montó un pequeño escenario con pantallas, que sirvieron para que cientos de simpatizantes del Frente de Todos pudieran "seguir de manera virtual" el discurso, de apenas 10 minutos, que brindó el jefe de Estado.

Pese a la falta de clima electoral, en las inmediaciones del Centro Cultural "C" se juntaron algunas personas que pese a la derrota en las urnas arengaron por el Frente de Todos, en un intento de disimular la frustración ante la derrota.

"En noviembre lo damos vuelta" y "todavía nos queda otra oportunidad", fueron algunas de las frases que los militantes expresaron una vez que el Ejecutivo nacional reconoció la derrota en la ciudad y la provincia de Buenos Aires.