Deportes | fútbol | gente | ciudad

"A Villa María sólo le falta un gran equipo"

Víctor Sieracky se muestra enamorado de su ciudad. "El que viajó por el país sabe que es un privilegio vivir en esta ciudad. Nos falta volver a ser protagonistas en el fútbol, como lo fue Alumni. Hay que apostar a un proyecto largo"

Víctor Sieracky lleva al fútbol en el alma, y aunque edificó una magnífica carrera, con bajo perfil considera que apenas fue “humilde”.

El pibe clase ‘76 que comenzó atajando en El Santo y se formó en las inferiores de Alumni en la ACF, completó su etapa de juvenil con enorme proyección en River Plate.

Firmó su primer contrato en el fútbol profesional en Belgrano, y aunque ascendió en el ‘98 a Primera División, no llegó a debutar (fue suplente de Bernardo Ragg y Sala en el equipo dirigido por Ricardo Rezza) porque “es preciso esperar con paciencia en esos clubes, y atajar siempre. Me faltó experiencia para interpretarlo. Formé parte del plantel que ascendió a Primera en 1998”.

Con Alumni logró el último título del “fortinero” en Córdoba, pero partió a Tiro Federal de Rosario.

Se convirtió en un destacado arquero de ascenso, lo que define como “jugador golondrina, porque vas pasando de un club a otro, se cobra salteado, y se juega por la gloria”. Los ascensos llegaron con Huracán de Tres Arroyos a Argentino “A” y “B” Nacional; con Racing de Olavarría y Santamarina de Tandil al Argentino “A”.

El último partido fue precisamente logrando un ascenso con Racing de Olavarría al Argentino “A”. “Ese día pasó algo curioso, porque el DT Gustavo Noto me sacó faltando 2’ para que ingresara Guillermo Ferreyra (el suplente), que era más atajador de penales. Contuvo un par y festejamos ante Deportivo Roca. Años más tarde, Clarín sacó una nota al respecto comparando la situación en el Mundial con el arquero de Holanda: Tim Krul (Louis Van Gaal lo hizo ingresar por Jasper Cillesen contra Costa Rica en el Mundial de Brasil 2014, y también atajó 2 penales en la definición por esa vía)”.

Jugó en San Martín de San Juan y Huracán de Tres Arroyos en “B” Nacional, y en clubes destacados del Argentino B y el Argentino A como Deportivo Madryn, Guaymallén de Mendoza, Sporting de Punta Alta, Grupo Universitario de Tandil y Jorge Newbery de Comodoro Rivadavia (más los 3 en los que logró ascensos).

La pilcha de crack le queda bien

Sieracky remarca en la actualidad que “la pandemia nos complicó a todos, y más a los que trabajamos con ropa deportiva”.

Resalta que “estoy más enfocado a la venta de indumentaria de fútbol, y la actividad está parada. Es una situación difícil, pero tengo una posición: aunque no tenga vivos a mis viejos, debo hacer un esfuerzo por otra gente mayor, que no debe contagiarse. La enfermedad existe y está muriendo gente”.

Su criterio es “cuidarse y reinventarse en otra labor para seguir subsistiendo económicamente. Es un momento difícil, pero aunque mucha gente quiera liberar todo, tengo amigos que padecieron Covid-19 y no la pasaron bien. Hay que ponerse en los zapatos y la piel de los otros”.

Ejemplificó que “no me gusta incentivar a las manifestaciones. Yo respeto a quien lo está haciendo, y de ninguna manera pienso que está equivocado, pero no comparto el pensamiento”.

Indicó que “no me gusta ver que esto se politizó, y es una situación de mierda para todos, porque hay gente que se está muriendo. Hagamos política con salud, dando trabajo, abriendo escuelas, pero ahora unámonos todos y seamos solidarios con la gente que está enferma y la que está padeciendo problemas económicos por falta de laburo. A todos nos puede pasar”.

Agregó que “no hablo con una bandera política, sino siendo una persona afectada desde lo laboral y lo económico. Esta enfermedad existe, y hay que ser solidario. Hay gente que esta mostrando su costado humano, y otros que sólo pueden ver su situación personal. No nos tengamos bronca por tener posturas diferentes. No hablo mal del otro, pero me gustan los políticos que solucionan los problemas de la gente y no los que incentivan a marchar en plena pandemia”.

El orgullo de ser villamariense

Insistió en que “tuve la suerte de nacer en una ciudad espectacular. Lo digo pese a que volví a los 34 años a Villa María, de donde me fui de adolescente por el fútbol”.

Estimó que “el que viajó por el país, sabe que vivir en Villa María es un privilegio”.

Señaló que “nos falta un equipo de fútbol competitivo. Alumni fue un atractivo durante muchos años. Es mi club, y ojalá vuelva a serlo”.

Remarcó que “mi opinión es humilde, porque dejé de jugar, y en el fútbol estoy porque empecé a vender camisetas. Pero veo la enorme cantidad de gente que en esta ciudad tiene pasión por el fútbol”.

Agregó que “calidad de jugadores hay. Hay muy buena materia prima. Los que ganan son los jugadores, pero atrás debe existir un proyecto ambicioso de una dirigencia con visión”.

Manifestó que “respeto a los dirigentes, porque no es fácil serlo, y se los critica muy fácil. Ellos dan muchas horas por su club sin beneficio alguno. Hay que elaborar un proyecto, encontrar una persona que lidere ese trabajo desde lo deportivo con una línea de trabajo que se mantenga en el tiempo, y bancarlo”.

Entiende que “es muy difícil lograr algo en 6 meses o 1 año. Hay que bancar un DT, que no esté pensando en que lo van a llamar de otro club. Un DT que ponga la cabeza y todo su conocimiento y esfuerzo en el club, y programe un trabajo a largo plazo. Habrá situaciones y dificultades en el camino, pero la mejor forma es armar una estructura propia de profesores y técnicos que apunte a un proyecto a varios años”.

Resaltó que “sé que es difícil, pero hay que dar el puntapié inicial. Eso me pasó en Huracán de Tres Arroyos. Pasaron dos DT desde la Liga local a Primera División: Hugo Tenaglia y Eduardo Anzarda, que asumió en la B Nacional”.

Trazar un camino y darle tiempo

Para Sieracky “Villa María es una ciudad atractiva para vivir. Cualquier jugador se adaptaría a venir. Si Huracán de Tres Arroyos ascendió desde de su liga de origen al Argentino B, luego al Argentino A, luego a la B Nacional, y llegó a Primera, es porque la estructura fue la misma. La viví. No me la contaron. Hablo desde mi vivencia”.

Explicó que “el fútbol no es como una planta, que a los 6 meses ya creció. Se plantean muchas dificultades en el fútbol. Pero hoy el mejor ejemplo es Gallardo, que fue bancado en el momento de recambio de jugadores, y él como DT bancó a sus jugadores y sumó del club. Se reinventó y funciona”.

Explicó que “Gallardo tiene todos los méritos para ser el DT de la Selección Argentina. Nadie se explica como futbolero que Carlos Bianchi no haya sido el DT de la Selección cuando ganó todo con Vélez y Boca. Pasarán mil años para que alguien gane tanto”.

Agregó que “tanto Bianchi como ahora Gallardo, son tipos que han ganado todo lo posible, y me encantaría como argentino que alguna vez sepamos reconocer a los que hacen bien las cosas”.

El “Polaco” dijo: “Me tocó jugar mucho en el ascenso. Días atrás escuché decir a Diego Maradona que la pandemia en el ascenso fue de por vida. Y tiene razón. Siempre costó mucho poder cobrar para el futbolista de ascenso”.

Destacó que “la mediocridad que existe es increíble, porque hasta logrando ascensos te topás con situaciones indeseables en el fútbol”.

Agradeció “haber pasado por esas situaciones para aprender. Hoy armé un equipo de trabajo y lo sostengo con la idea de que a largo plazo, y con tiempo, me dará resultado. Cuando empecé a vender ropa deportiva, lo hice sabiendo que el mercado del fútbol es muy grande, y hoy confían en mi producto gente que de todo el país”.

Lo que se lee ahora