Deportes | fútbol | jugadores | jara

"Cuándo un grito o una caricia"

Resaltó: "Educar es tan valioso como exigir cuando se trata de formar. Dirigí a Jara, pero también a un rugbier y a dos voleibolistas"

Pocos saben que Fernando Alba comenzó como DT en Sarmiento. “Dejé de jugar y me dediqué a formar jugadores durante más de 30 años. Varios de esos chicos cruzaron las fronteras o jugaron en Buenos Aires o Córdoba. Empecé en el baby con Sarmiento, donde me llevó ‘Cacho’ Toledo. Luego ‘Pancho’ Costantini me invitó a Centralito, donde el doctor Manuel Dávila me aconsejaba. Allí con Walter Torres soñamos con estos 20 años de trabajo en Asociación Española”.

Aclaró: “Hace 2 años que no dirijo. No critico el trabajo de los demás. Yo sé cómo trabajé con los pibes y sabía cuándo había que gritar y exigir y cuándo dar una caricia”.

Destacó: “Veo bien lo que están haciendo Diego Valle y los profesores y DT en Española. Yo me fui a Rivadavia y trabajé con la misma responsabilidad que en clubes como San Martín en la Liga de Baby. Hasta que me paró la pandemia iba a ver fútbol, porque el fútbol es la pasión de mi vida. Voy a ver fútbol profesional, pero también voy a la Liga o a Monte Maíz”.

Sostuvo: “Me gustaría dirigir a una primera división. Como formador, vi que los chicos se iban detrás de una moneda a otro club. Yo trabajé para que llegaran en mi club a Primera. Aceptaría una oportunidad de dirigir en un club que tenga un proyecto serio”.

Apuntó: “Nunca me quise ir de la ciudad. Miguel Ángel Micó me dijo que lo acompañara en Racing, pero le dije que muero acá”.

Franco y formal

El sueño del pibe fue la meta que perseguía para sus jugadores: “Uno forma para que los chicos lleguen lejos. Sabe que no es fácil. Con Franco Jara me la jugué y le pedí a Miguel Micó que lo llevara”.

Remarcó: “Probó en todos los clubes grandes, incluso en Racing cuando estaba Micó, que le encontró la vuelta en Arsenal. Cada gol de Franco (Jara) lo festejo como si fuera mío, porque yo lo vi esforzarse para llegar. Formó una familia, hizo una gran carrera y ojalá pueda triunfar en Estados Unidos como ya lo hizo en México”. Y acotó: “Uno disfruta cuando esos pibes llegan. Por suerte hubo varios que tuvieron la oportunidad, tuvieron esa vivencia”.

Fútbol y algo más

Aseguró: “Me pasó que formé a varios deportistas que triunfaron también en otras disciplinas. No fue casual, porque tenían condiciones para el fútbol, pero se educaron como deportistas y cuando eligieron otro camino les sirvió lo que habían aprendido”.

Se refirió a “Guillermo García, que está jugando aún al vóley. Esteban Reale es otro caso idéntico”. “Los dos eran buenos para el fútbol. García era un arquero bárbaro y Reale era un goleador tremendo”, precisó.

No fue casualidad. No fueron los únicos. “Nicolás ‘Fefe’ Ferreyra era un goleador temible en Central Argentino. Le pegaba muy bien a la pelota desde chico, pero le gustó pegarle a la ovalada y lo hizo tan bien que es de los mejores de la historia de nuestro rugby”.

Afinó el lápiz y contabilizó algunos de los jugadores que llevó al fútbol grande: “Me quería morir cuando se volvió Falco de Racing. ‘¿Qué hacés acá, Fede?’, le dije. Estaba por ser citado para jugar en el seleccionado juvenil. Si bien fue a Belgrano y jugó en varios clubes de ascenso, le tenía mucha fe”.

En su lista agregó a “Pepa” García: “Fue al seleccionado con Pekerman. Se fue de Racing porque se fue Micó y estuvo en Unión. Marcos Berterame jugó en Brown de Adrogué. Eran de otro nivel. A Belgrano fueron: Caler, Cuello, Valdemarín, Giordano y varios más”.

Lo que se lee ahora