futuro | Gill | licencia

Rosso indicó que si no hay unidad se pone en riesgo el proyecto de la ciudad

El mandatario interino de Villa María aseguró que aún no hay certezas sobre la decisión que se tomará en torno a la licencia del secretario de Obras Públicas de la Nación ya que hay tres caminos posibles que evalúan. Adelantó que en las próximas dos semanas se conocerán definiciones

A pocos días de celebrarse las elecciones legislativas, Martín Gill continúa en su cargo de intendente en uso de licencia, además es secretario de Obras Públicas de la Nación y recientemente fue elegido como diputado nacional por el Frente de Todos. En los próximos días deberá definir qué hará con su futuro ya que la licencia otorgada por el Concejo Deliberante de Villa María vence el 27 del próximo mes.

“Creo que son semanas donde hay que tener cierta serenidad, son muchos los aspectos que deben ir resolviéndose”, explicó el intendente interino Pablo Rosso en torno al vencimiento de la licencia otorgada.

Cabe mencionar que Martín Gill transcurre su licencia que vence el 26 de diciembre próximo, y se trata de la cuarta consecutiva; cada una, de seis meses tomadas desde el 1º de enero de 2020, cuando el presidente Alberto Fernández lo convocó para ser el segundo del Ministerio que conduce Gabriel Katopodis.

En esa línea, Pablo Rosso adelantó que tras la proclamación de Martín como diputado electo, eso conllevaría la definición del Frente de Todos, “si va asumir su banca, es un proceso que se va a dar en los primeros días de diciembre, esto llevaría al proceso que tiene Martín abierto en caso de continuar como funcionario nacional, remitir hacia el Concejo Deliberante su nuevo pedido de licencia, ahí estaríamos en los nuevos procesos o ciclos que se pueden ir dando si ocurre todo eso”, dijo y agregó: “Si se van resolviendo con anterioridad, la situación sería diferente”.

Ante la pregunta concreta sobre la decisión que tiene por delante el funcionario nacional, Rosso expresó que dialogó con el diputado electo pocos días atrás, “me comentó que había mantenido reuniones con el ministro Katopodis, con el jefe de gabinete Juan Manzur y manejaban alternativas, pero una resolución definitiva no tenía”.

“Yo creo que la resolución final, en caso de que se llegue a la instancia de licencia, será tomada por nuestro Concejo Deliberante, por supuesto habrá diálogos entre dirigentes de nivel nacional, nivel provincial y también de nivel local”, sostuvo.

Ante la pregunta sobre la continuidad de Rosso en el cargo ejecutivo local, el intendente interino indicó: “El proceso de remplazar a Martín, según la resolución que ha emitido el Concejo Deliberante, me da la facultad de remplazo como presidente del mismo”, dijo. Cabe aclarar que todos los 20 de febrero se renueva ese cargo del poder legislativo local.

Acompañamiento

La interna entre los sectores que encabezan Martín Gill y el ministro de Industria, Comercio y Minería de Córdoba, Eduardo Accastello, se puso más tensa tras las últimas elecciones legislativas, por lo cual habían adelantado que ya no iban a prestar los votos que se necesitan para otorgar una nueva licencia.

“Seguramente, el proceso de una licencia implica una mayoría simple, estamos hablando de 7 votos, no puedo responder de manera contundente a este tema. En otras ocasiones, con esta antelación podría decir que aún hay que ser respetuosos del proceso que tiene que ver con la definición del gobierno nacional, de que Martín ocupe o no la banca como diputado del Congreso de la Nación”, opinó Pablo Rosso.

Al mismo tiempo, adelantó que en las próximas dos semanas se van a conocer definiciones en torno a la decisión de Martín Gill.

Unidad del PJ

Respecto de la relación política de “dos espacios diferentes” dentro del Partido Justicialista cordobés, Rosso opinó que si desde el espacio no se encuentra una unificación, “pone a este proyecto que tiene más de 20 años en la ciudad de Villa María en un escenario electoral bastante difícil, lo hemos visto en las elecciones legislativas del 14 de noviembre pasado”, declaró el intendente interino.

Anteriormente Rosso había dicho que se encuentran abiertos al diálogo.