Provinciales | Gas | millones | recortes

La reunión en Energía no despejó las dudas a los ministros de Córdoba

Los industriales de la UIC también regresaron con preguntas sin respuestas y cursaron una advertencia: irán a la Justicia si se repiten los recortes injustificados y sin previo aviso como el de la semana pasada. Accastello y Busso remarcaron que la situación para el invierno puede ser crítica: Córdoba depende del gas de Bolivia

Después del encuentro en la Secretaría de Energía realizada el martes, que duró más de dos horas y media y tuvo momentos de tensión, los funcionarios cordobeses que participaron no lograron despejar la incertidumbre sobre la provisión de gas natural para el próximo invierno, que podría tener complicaciones severas, según advierten los especialistas.

Es que las cuencas gasíferas nacionales maduras empiezan a declinar su nivel de producción y las dos fuentes de importación (Bolivia y los barcos con GNL) son todavía una incógnita. En el caso del gas proveniente de la cuenca boliviana, el contrato recién se firmaría la próxima semana y allí habría una base de 14 millones de metros cúbicos por día que podría ampliarse si Brasil deja un remanente en la compra para su país; pero todo eso está aún por verse. En el caso de los barcos, para repetir el ingreso del año pasado harían falta 70 cargas y sólo se aseguró una decena hasta ahora. Todo esto bajo un costo cinco veces más alto porque de los 8,5 dólares el millón de BTU, se pasó este año a 35 o 40 dólares. Eso implicaría pasar de mil millones de dólares a unos 6 mil millones, en medio de una necesidad de cuidar reservas y de escasez de divisas.

“Nos deja con cierta preocupación porque vemos que hay obras que deberían estar hechas y que en esta coyuntura podrían ser un gran aporte para el país, como el gasoducto de Vaca Muerta, pero que está en etapa de licitación y con suerte llegará para el próximo invierno”, advirtió Sergio Busso, ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba a este diario.

En esa línea, el funcionario, que participó de la extensa reunión en Energía, dijo también que “el Gobierno no puede desentenderse y plantear que los recortes a las industrias cordobesas de la semana pasada es un problema entre privados. Cuando tiene estas características hay cosas por hacer porque esos recortes implican pérdidas para las industrias, paradas inesperadas de producción y poner fuentes de trabajo en riesgo. Cómo no va a haber cosas para hacer”, remarcó el ministro.

Busso advirtió también: “Pedimos precisiones sobre el convenio con Bolivia porque Córdoba depende de ese gas para abastecerse y la verdad es que eso todavía no está. Dicen que estaría la próxima semana; pero una vez ocurrido eso, después hay que ver qué pasa con el cumplimiento”, dijo Busso.

Para romper esa dependencia de Bolivia, Córdoba también planteó la necesidad de avanzar rápido en el gasoducto del centro-oeste que aportaría gas del sur y que debería hacerse en paralelo a uno existente con obras en Chaján, Baldissera y alguna localidad de San Luis. Serían unos 60 kilómetros de obra con un costo de 150 millones de dólares.

Ampliar la zona fría, con efecto boomerang

El proyecto del exjefe de la bancada del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, que se aprobó en el Congreso y que amplió la zona considerada fría en el país para extender así los subsidios en gas hace que ahora se espere un mayor consumo de ese combustible en esas regiones beneficiadas, como por ejemplo el sur de Córdoba. De allí que la industria también mire con temor esa situación porque si los residenciales aumentan la demanda, crece la posibilidad de corte a las fábricas de la provincia. Al igual que subiría el gasto en subsidio.

Gonzalo Dal Bianco