gastronómicos | horario | semana

Conformidad por la apertura pero piden extensión horaria

Propietarios de espacios gastronómicos, encargados de gimnasios y referentes de cultos dieron sus pareceres sobre las nuevas medidas. Se peticiona por la ampliación de la franja horaria y la continuidad de la actividad

Abiertos. Luego de dos semanas en las que fueron imposibilitados de recibir público en sus espacios, tras las restricciones dictadas por el gobierno provincial en el marco de la pandemia de coronavirus, el sector gastronómico y los gimnasios volvieron a abrir sus puertas y en la primera semana se han encontrado con la incertidumbre y confusión de los clientes. Piden la extensión en la franja horaria, sobre todo los gastronómicos, porque los días se hacen más largos y con el calor la gente opta por salir más tarde a cenar.

En ese sentido, una de las referentes, miembro de la Cámara de Gastronómicos y propietaria, Yanina Larose, sostuvo: “Fue una semana muy tranquila, la gente está mareada, desorientada con tantas idas y vueltas. Cuando sólo podemos hacer delivery preguntan si pueden sentarse a comer y cuando se habilita es al revés. Todas esas cuestiones nos van restando a los gastronómicos”.

Además, la dueña de La Rosita, entre otros locales, indicó:“Estamos trabajando con el 30% y durante tres horas, es muy díficil. Desde la Cámara hemos planteado que somos una alternativa a las reuniones o juntadas, pero nos tienen que extender el horario”.

Larose también puntualizó: “La pandemia excede a la Municipalidad de Villa María y también a nosotros. No hay conciencia social, tiene que ver con la responsabilidad que cada uno tiene”.

Sobre las reuniones con las autoridades y charlas mantenidas, comentó: “Soy de las personas que creen que la pandemia nos tiene que dejar cosas positivas; nosotros estamos trabajando en conjunto desde nuestro sector, la Municipalidad nos escucha, abrimos una puerta de diálogo y eso es muy importante como sociedad”.

El horario es el tema central de los pedidos en el sector gastronómico y en referencia a eso expresó: “Necesitamos la extensión en el horario, por lo menos que sea progresivo, sobre todo ahora con el calor y los días más agradables la gente sale más tarde a cenar y hasta las 23 es muy poco”.

Proyecto para ampliar capacidad

Desde la Cámara de Gastronómicos de la ciudad han planteado a las autoridades la posibilidad de que se extienda la capacidad de mesas afuera con toda la regulación correspondiente. “Esto sería muy importante porque podríamos ocupar veredas y hasta de locales vecinos si el dueño lo permite, claro”, dijo Yanina Larose.

En tanto, Marco Balanza, también miembro de la Cámara de Gastronómicos y propietario de Ribera, manifestó: “Por la época, para nosotros es positivo, con los días de calorcito la gente se traslada del centro a la costanera y allí está nuestro local. Desde el lunes, que volvimos a abrir después de dos semanas, tuvimos una gran receptabilidad pero es lo que tenemos siempre en este momento del año”.

Sobre el límite horario, Balanza expresó: “Nuestro mayor inconveniente es el horario. Sólo trabajamos en el turno noche, abrimos de 18 a 23 horas y trabajamos para pagar proveedores y preservar la fuente laboral, es poco tiempo. Lo que suelen ser en la habitualidad dos renovaciones ahora es una y es notable. La gente llega después de las 20 y cada vez va a salir más tarde a medida que se acerca el verano. Si el horario no mejora es complicado, creemos que es el momento para armar una buena logística, se vienen los días lindos y ya se ha demostrado que con los restaurantes cerrados han crecido los casos, los más jóvenes se juntan en todos lados. Soy optimista y creo que van a modificar el horario”.

Para finalizar, el gastronómico dijo: “La realidad que nos toca a nosotros por ahí no es la misma que la de los comercios del centro, donde prácticamente no hay movimiento. Hemos pedido que se extienda el horario de lunes a jueves hasta la 1 de la madrugada y de viernes a domingo hasta las 3”.

Propietarios de gimnasios

Los espacios deportivos abrieron sus puertas de 7 a 21 horas y también se han encontrado con la incertidumbre de los alumnos.

Diego Valle, dueño de Gimnasio Go!, expresó: “Hemos tenido una semana muy tranquila, la restricción de 15 días justo a la mitad del mes hizo que mucha gente no completara el abono y tampoco lo renovó. Los alumnos tienen dudas de hacerlo por miedo a que volvamos a cerrar a mitad”.

Además, Valle agregó: “Es un buen horario, lo único que nos faltaría es la confianza de la gente para que vuelva, la gran mayoría no sabe si renovar o empezar por la incertidumbre de los cierres permanentes. De hecho, en el gimnasio extendimos abonos y fechas de vencimiento para generar la confianza”.

En el mismo sentido, Agustín Ludueña, propietario de Central Gym, argumentó: “Por ahí haber cortado 15 días a mitad de mes fue una complicación, todavía hay alumnos que no han regresado, pero de a poco se está acomodando todo y eso es positivo”.

Ludueña finalizó: “Los profesores están todos trabajando, a los clientes les reconocimos estas dos semanas que cerramos las puertas, cosa que la última vez no pudimos hacer, aunque muchos no lo aceptaron y pagaron la cuota entera y eso es muy gratificante. Ojalá que sea definitivo y podamos trabajar en forma prolongada, es un inconveniente para los que hacen la actividad, ya que no se logra una continuidad. Pero estamos conformes”.