Provinciales | General-Deheza | metalurgica | despidos

Deheza: una metalúrgica cerró y 7 empleados de hasta 35 años de servicio quedaron sin empleo

Desempeñaban tareas en la fábrica Pérez y Pérez. Por deudas de la patronal, Afip remató todas las maquinarias y el lugar quedó completamente desmantelado, sin posibilidad de volver a abrir sus puertas

Unas siete familias viven en plena incertidumbre en General Deheza tras el desmantelamiento de la fábrica Pérez y Pérez, la cual llevaba en el rubro metalúrgico más de 50 años. Los trabajadores de hasta 35 años de servicio volvieron esta semana de vacaciones y se encontraron con las instalaciones prácticamente vacías, sin ninguna maquinaria y con la imposibilidad de poder realizar sus tareas. Ante la situación, la Unión Obrera Metalúrgica de Río Cuarto ya tomó intervención, y confirmó que los materiales fueron confiscados y rematados por Afip debido a una deuda de la patronal con el organismo.

“El escenario es muy complicado y de mucha incertidumbre para estos empleados porque nadie les da respuestas. Se fueron de vacaciones, incluso cobraron enero y las vacaciones; ahora llegan y se encuentran con los galpones vacíos”, afirmó el titular del gremio Ricardo Magallanes.

“Fue una empresa que llegó a ser muy reconocida a nivel nacional, incluso cotizaba. Llegó a tener una planta con más de 30 trabajadores”, expuso el sindicalista. 

Paralelamente, admitió: “En los últimos años, la firma -pese a que trabajaba- venía con muchos incumplimientos en cuanto a las contribuciones y aportes que correspondían a la patronal. Eso derivó en que Afip la interviniera varias veces. Nosotros también realizamos muchas denuncias, pero siempre hicieron caso omiso hasta que Afip les dio de baja a todos los trabajadores ya que no hacían pago de presentaciones ni de formularios como corresponde. Y además, el organismo decidió llevar a remate todo lo que había”, expuso.

En este sentido manifestó que ni el gremio ni los trabajadores conocían la delicada situación. “Nos enteramos por un edicto en el diario del remate de toda la maquinaria. Los empleados de todos modos siguieron yendo a trabajar, pero sin los elementos es imposible cumplir con los trabajos”.

Magallanes dijo que “si bien la patronal se comprometió a pagar las indemnizaciones, no tiene con qué porque no tiene más nada. No hay material, no hay máquinas, no hay con qué realizar un trabajo”. No obstante aclaró que los sueldos fueron pagados hasta el mes de enero. “Si bien hay que tener en cuenta que el sector sufrió al igual que otros un ahogo por la crisis, en esta empresa también hubo desmanejos por parte de la patronal”, sostuvo.

Detalló: “Los dueños aún no han despedido (formalmente) a los trabajadores pero no se puede hacer nada y están preocupados, en medio de la incertidumbre con gente de hasta 35 años de servicio. No son compañeros que han entrado hace poco, estamos hablando de gente con mucha antigüedad”.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas