Provinciales | gente | bares | restaurantes

"En los festejos estuvo presente todo lo necesario para que haya contagios"

El infectólogo cordobés y asesor del Ministerio de Salud, Germán Ambash, manifestó que las consecuencias de lo que ocurrió el sábado por la noche se verán en dos semanas. Cuestionó lo que ocurre en los centros turísticos

Todo lo que podía hacerse mal se hizo. Gente amontonada, sin barbijo, sin distancia social. El festejo por el Maracanazo de Lionel Messi y compañía desató un festejo contenido durante 28 años. El problema es la manera en que se hizo el festejo en plena pandemia y cuando el país aún está tratando de salir de la segunda ola de coronavirus.

Germán Ambash es un infectólogo cordobés que asesora al Ministerio de Salud de la Provincia. Sostiene que las consecuencias de la Copa América se verán en los próximos 14 días. Y agrega que si seguimos manifestando el mismo comportamiento negligente ante el Covid-19 será muy difícil salir de la actual situación sanitaria.

Ambash habló con el programa Mensaje Directo, que se emite por Quatro TVy Somos Río Cuarto.

Tengamos en cuenta que manifestaciones anteriores, como la muerte de Diego Maradona, trajeron consecuencias posteriores. Tengamos en cuenta que manifestaciones anteriores, como la muerte de Diego Maradona, trajeron consecuencias posteriores.

El infectólogo cordobés además cuestionó lo que está ocurriendo en los lugares turísticos, muchos de ellos repletos de gente durante el fin de semana, y en los bares y restaurantes, que no se enfocan en hacer cumplir los protocolos sanitarios.

- ¿Qué le generó ver a la gente festejando como festejó? Todos estuvimos contentos el sábado por la noche pero, a la vez, todos pensamos que esa cantidad de gente toda junta iba a generar consecuencias.

- A las consecuencias las vamos a esperar unos días, sin lugar a dudas. Había mucha gente, totalmente descontrolada la situación, cantando, saltando, bailando y todo lo que uno puede pedir para que pueda haber contagios estaba presente. Había mucha gente, sin distancia, sin usar barbijo, que era lo fundamental. Todos estamos contentos porque Argentina salió campeón pero esta medida debería haberse dejado de lado. No se podía festejar de esta manera;es una manera desbordada e incontrolable porque no existen fuerzas de seguridad que puedan controlar esto, aparte de que no cabe una represión en este tipo de situaciones. Lo único que se pedía era conciencia en la gente para que no hiciera este tipo de cosas. Además hay que agregar que se vienen las vacaciones de julio.

- Ese es otro condimento.

- Exacto.Es un condimento agregado a esto. Tengamos en cuenta que manifestaciones anteriores, reuniones anteriores como la muerte de Diego Maradona, y otros episodios trajeron consecuencias posteriores. O sea, nosotros creemos que va a haber consecuencias en un equipo de salud muy cansado, en un equipo de salud que en estos días podría haber tomado cierto descanso pero con esta pandemia no se puede. Y si seguimos comportándonos de esta manera nunca vamos a terminar de solucionar este problema. Al margen de todo esto de que todavía no tenemos a gran parte de la población vacunada. Y hay otro agravante: es gente joven la que se veía en las imágenes de televisión. Y la gente joven es la que se está contagiando, la que se está internando, la que está haciendo formas graves de la enfermedad y, lamentablemente, se muere.

- El fin de semana, además de los festejos, vimos que también estaban desbordados los lugares turísticos. La temporada se reabrió y hubo algunos destinos turísticos con mucha gente, restaurantes con aglomeración de personas. ¿Eso también va a disparar consecuencias dentro de dos semanas?

- Sin lugar a dudas. Por ejemplo, vimos imágenes del centro de Carlos Paz, nuestra principal área vacacional. Una cantidad de gente impresionante. Todos juntos, sin barbijo y en la misma situación que en todo el país. No escapó la zona turística y esto va a ser serio, sobre todo en la apertura de las vacaciones. Los bares y restaurantes no aprenden a tomar las medidas que ellos mismos han protocolizado para abrir. Estoy de acuerdo con abrir, pero deben hacer cumplir los protocolos. El problema del control es sumamente importante y deficitario. Los bares deberían controlar ellos mismos que se cumplan los protocolos.

Los bares y restaurantes no aprenden a tomar las medidas que ellos mismos han protocolizado para abrir. El control es deficitario. Los bares y restaurantes no aprenden a tomar las medidas que ellos mismos han protocolizado para abrir. El control es deficitario.

- Además porque después, cuando se disparan los casos, hay que volver a las restricciones. Termina siendo contraproducente para las propias actividades a las que les costó muchísimo volver a trabajar.

- Por supuesto. Uno está en la temática de abrir, de colaborar con la parte económica, equilibrar lo que es la salud y la economía. Pero para esto hay que hacer cumplir las medidas. Si tengo un bar o restaurante abierto, fundamentalmente al aire libre, en la parte cerrada del bar un 30 o 40 por ciento de aforo, con mesas de cuatro personas, con distancia, debo hacer cumplir esto y que la gente mientras no ingiera ningún alimento o no beba ninguna bebida use el barbijo para hablar. Pero no se cumplen estos protocolos. La misma gente, los mismos dueños encargados de bares y restoranes no hacen cumplir estas medidas.

Marcos Jure. Redacción Puntal