Villa María | gente | movimiento | Día del Padre

En vísperas del Día del Padre se reactivó el comercio en el centro de la ciudad

Desde muy temprano en la mañana del sábado, hubo gente en los negocios céntricos buscando el regalo para papá. Propietarios de cafeterías y bares calificaron la jornada como "muy buena" tras la habilitación de los locales

Se activó el centro de Villa María. En la jornada previa al Día del Padre, cientos de familias salieron a recorrer locales comerciales en la zona céntrica para comprar los regalos. Hubo filas (a pesar del frío), estricto control sanitario y mucho movimiento, algo que no se notaba desde hacía varios días.

Las cafeterías y bares volvieron a recibir a sus clientes en los salones con hasta un 30% de la ocupación, y los propietarios calificaron el día como satisfactorio.

Desde las 8 de la mañana el transito fue fluido y los villamarienses coparon las calles del centro de la ciudad, muchas compras se hicieron previamente por medios electrónicos, con el comprador retirando por el local, como cuestión novedosa del día.

Abi Pennisi, coordinadora de la Cámara de Comercio de Aerca, en diálogo con este medio, expresó: “La verdad es que en general fue bueno el movimiento, tanto del viernes como así también del sábado por la mañana, la tarde fue más tranquila. En relación con otros años, las ventas están por debajo. Pero un mejor panorama al que se creía si había restricción”.

Jorge Musa, propietario del Café Argentino, expresó alegría y satisfacción por recibir clientes en el salón, luego de varios días cerrado y atendiendo solamente en la vereda: “Se activó muchísimo, nosotros estamos muy contentos con el movimiento que tuvimos. Ya desde las primeras horas se vio gente en la calle, y esto fue una constante durante toda la jornada”.

Además, Musa se refirió al día en sí y la víspera de la celebración por el Día del Padre: “La fecha también es importante. El movimiento se observó desde las 8 de la mañana, muchas mamás con sus hijos comprando los regalos del Día del Padre; se reactivó y deseamos que perdure”.

Respecto a las nuevas medidas, el propietario del café céntrico indicó: “Fue muy importante para nuestro sector que habilitaran los salones al menos en un 30%, es muy difícil en horario diurno llegar a esa capacidad, en la noche sí se completa. Por eso, creemos que está bien la decisión y ojalá sigamos así”.

-¿Cómo calificaría los días de trabajo en la vereda?

-Estos días en la vereda nos ha ido bien, siempre fue un espacio de nuestro comercio que anduvo aceptable. Pero no es lo mismo, no se puede trabajar solamente con la vereda. A nosotros generalmente nos ha ido bien, pero este año y medio nos ha tocado perder.

-¿Qué análisis hace del tiempo en pandemia para su rubro?

-Nuestro sector ha sido muy golpeado, durante toda la pandemia la hemos pasado mal. Muchos colegas se tuvieron que reestructurar, buscar alternativas, la gente empezó con otros trabajos más remunerativos, es notable el descenso de gente trabajando en el rubro, hay menos gente en las calles y se nota, lo que repercute directamente al sector.

-¿Qué anhela para lo que resta del año?

-Anhelamos tener la disponibilidad nocturna hasta las 23 horas o medianoche en la semana y los fines de semana estirar un poco más.

En el mismo sentido, Osvaldo Acosta, de Calzados Salomón, comercio ubicado en plena peatonal, sostuvo: “Se movió un poquito más por el Día del Padre, pero el promedio de ticket es muy bajo comparado al Día de la Madre. Lo que está pasando también es que no dejan entrar a gente de los otros departamentos, que eso genera mucho movimiento en el centro”.

Eric Ciccarelli, del bar Junior B, destacó: “Hubo gente, demasiado si lo comparamos con los días anteriores. Sobre todo cerca del mediodía. Por suerte el bar tuvo movimiento desde las 9 de la mañana, se notó y en gran diferencia. Hubo clientes adentro y como el clima también acompañó muchos optaron por la mesa afuera. Fue positiva la disposición, sobre todo para nuestro sector”.

-¿Cuánto se benefició su comercio con la habilitación del salón?

-Con esta apertura de abrir hasta las 19 horas y con la gente adentro de los salones, nos da oxígeno. Si llega a existir la posibilidad de trabajar en el horario nocturno, al menos hasta las 23, sería una ayuda tremenda. Por ahora lo dudo. Al menos es un paso enorme tener la gente adentro, un gran aliciente para el sector que ha sido tan castigado.

El empresario gastronómico resaltó la concientización social que hay en el ciudadano villamariense: “La gente está acostumbrada, ya es parte de la sociedad, todos estamos con barbijos, todos usamos el alcohol en gel, tomamos la distancia. Noté al público muy contento con la medida, al menos nuestros clientes nos expresaron palabras de afecto.”

En este marco, Villa María se movió al ritmo de la gente que caminó en el centro de la ciudad. Por unas horas, la ciudad volvió a ser.

WhatsApp Image 2021-06-19 at 20.02.13.jpeg