Deportes | Gilvan Ribeiro | Copa América | Brasil

Gilvan Ribeiro: "Nos hemos convertido en un laboratorio para el surgimiento de nuevas cepas"

El destacado periodista y escritor brasileño que trabajó en Folha do Sao Paulo, entre otros medios, y actualmente lo hace en ESPN Brasil, nos contó el momento sanitario preocupante que vive el vecino país

Podríamos decir que la Copa América 2020 nació viciada, ya que consigo apareció la pandemia de coronavirus que por esta parte del mundo sigue azotando sin piedad.

La historia es conocida: primero Argentina junto a Colombia iban a ser sede del certamen, luego los cafeteros decidieron que no se podía jugar en su país, por la pandemia y el estallido social que sigguen viviendo.

Dos semanas antes de que se jugara el partido inaugural y tras amplias contradicciones del Ejecutivo argentino, nuestro país prescinde de la organizacion. Por ende, comenzó a salir desde la opinión pública la pregunta sobre qué país iba a ser el anfitrión.

Claro que debían ser aquellos que sanitariamente estuvieran en condiciones de poder hacerlo.

Nadie imaginaba que Brasil, con todo lo que está pasando, levantaría la mano y fuese el anfitrión.

Gilvan Ribeiro es un reconocido periodista deportivo y escritor, hoy vive en San Pablo, el estado más afectado del país hermano. Y en el diálogo exclusivo con Puntal nos contó del momento.

-Para nosotros es un momento muy difícil, ha sido una decisión del gobierno; es una situación dramática, más de dos mil muertes por día en promedio en la actualidad. Dicen que llegaría una tercera ola de Covid y puede ser peor que las anteriores, sumado a las gripes que llegan con el invierno.

-¿Cómo se vive hoy esta situación?

-Estamos en una tragedia sanitaria por culpa de un gobierno negacionista, que no compró la cantidad suficiente de vacunas y de un presidente que disimula su impopularidad haciendo aglomeraciones de gente sin que se use el barbijo. Utilizando la cloroquina, que es un medicamento inútil comprobado científicamente, todos los estudios internacionales demuestran que no tiene ninguna eficacia para combatir al Covid; hizo grandes inversiones en compra y producción de cloroquina en lugar de comprar vacunas, de hacer campañas de prevención, de mantener el distanciamiento social, hizo todo lo contrario.

-Imagino que pocos esperaban que Brasil sea la sede que suplante a la Argentina

-Para nada, fue una sorpresa grande que nadie esperaba por la situación pandémica; venimos con muchísimos muertos (hasta ayer la cifra era de 462 mil aproximadamente) y se ha convertido lamentablemente en un laboratorio a cielo abierto para el nacimiento de nuevas cepas. Es un virus muy cambiante y cuanto más se descontrole la situación del país, la gente crea las condiciones para que surjan nuevas cepas del virus, más contagiosas y posiblemente más letales. La cepa de la India ya llegó y la prefectura de San Pablo está pensando en cerrar el Aeropuerto Internacional de Garulhos. Tiene la intención, pero no es una decisión exclusiva de ellos, para contener la tercera ola y evitar que se disemine la nueva variante de la India por San Pablo (el estado con más afectados activos y mayor cantidad de muertes). Lo que hacen con la Copa América es ir a contramano de lo que la gente quiere. Nadie está interesado en la Copa, es un momento triste el que vive el país, no hay clima, no hay interés por la competición, por el riesgo que representa. Es un momento de mucho peligro con la llegada de una tercera ola, con nuevas variantes. Es un riesgo para todo el mundo, inclusive para las selecciones, para los equipos. Ellos pueden llevar a su país las nuevas variantes también. Es una irresponsabilidad la disputa de la Copa América en cualquier lugar, lo mismo pasa con los Juegos Olímpicos, yo creo que lo más correcto es suspenderlos, no es momento de realizar ninguna competición internacional.

Gilvan Ribeiro, quien se desempeñó 22 años en Diario de Sao Paulo, escribió tres libros sobre la vida del exjugador de Corinthians y hoy periodista Walter Casagrande.

-Lejos de la euforia que se vivía tiempo atrás con la realización de otros certámenes.

-Yo no veo interés en la gente, del pueblo brasileño, por que se haga la copa, no hay clima, no hay alegría, no hay interés. Es un torneo hoy menor, creo que el fútbol en Sudamérica está en baja. Hay una diferencia brutal entre el fútbol que se practica aquí y lo que pasa en Europa. Por eso no despierta atractivo para el hincha.

-¿Pensás que se trata de una jugada política de Bolsonaro?

-Sin dudas es una jugada política. Todo lo que él hace tiene un interés político que hay que analizar, como si hubiese una normalidad que no hay. Ese negacionismo también se refleja de esa forma, haciendo las aglomeraciones sin barbijo y con la disputa de la Copa América como si nada estuviera sucediendo en el país, como si no tuviésemos la tragedia sanitaria que estamos viviendo. Es una decisión política en el sentido de que él pierde popularidad cada día; las encuestas de opinión muestran que está muy atrás de Lula, que regresó al ruedo político. Bolsonaro no está preocupado por el pueblo de Brasil, simplemente por sus seguidores, hoy una minoría poco expresiva del pueblo.

-Finalmente y en lo futbolístico ¿cómo está la selección de Tite?

-La selección hoy es una incógnita, no se puede esperar mucho del equipo de Tite, no ha pasado por grandes pruebas tampoco. De todos modos, hoy en América no hay grandes equipos. Es un equipo que no gusta demasiado, hay mucha desconfianza con la selección. Obvio que puede ser campeón, pero sería más porque no hay grandes rivales que por la calidad futbolística propia.

Lo que se lee ahora