Nacionales | gobernadores | gente | Fernández

Fernández admitió que "se le pasó" aclarar que los gobernadores podían rechazar los paseos breves

Negó "conflictos" con los mandatarios y dijo que lo consultaron.

El presidente Alberto Fernández remarcó ayer que "debería haber aclarado" que "los gobernadores tenían la posibilidad de reglamentar la salida" para esparcimiento, en tanto que aseguró que el comunicado de las provincias con mayor cantidad de población en contra de su medida "fue hablado previamente" con él.

"Yo debería haber aclarado que los gobernadores tenían posibilidad de reglamentar la salida. Se me pasó", manifestó sobre el comunicado conjunto de los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires, y las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

"No hubo tal conflicto", respondió al referir que "el decreto prevé que las condiciones de salida las fijaba cada provincia según su situación epidemiológica".

Fernández explicó que "el comunicado que sacaron los gobernadores lo hablaron antes conmigo y les dije que me parecía bien que lo hicieran si sentían que no podían controlar el tema".

"Al mismo tiempo que vengo recibiendo a los gobernadores para abrir ciertas actividades, me reúno con especialistas en materia epidemiológica que me plantearon que era necesario hacer algún grado de apertura para que la gente pudiera salir de las cuatro paredes para dar una vuelta y volver a la casa", explicó el mandatario.

En ese sentido, el Presidente indicó que "entendemos que hay más de 70 por ciento de la geografía argentina que no está corriendo riesgo de contagiarse" y que, por lo tanto, "había que flexibilizar un poquito esa cuarentena".

“Algún grado de apertura”

El primer mandatario subrayó que los especialistas le plantearon "hacer algún grado de apertura para que la gente pueda salir un poco de las cuatro paredes de su casa. Entendimos que podíamos legislar un avance para todos. Cuando uno habla de preservar la salud de la gente se habla también de preservar la salud psicológica de la gente", evaluó.

Los gobernadores "lo único que tienen es vocación de cuidar a su gente y por eso me tienen a su lado; me han acompañado en todas las medidas y son quienes conocen el territorio junto a los intendentes", por lo que "entiendo lo que dicen y los acompaño, no tenemos ninguna diferencia", subrayó Fernández.

"No quiero que a nadie se la vaya de las manos el control de la pandemia, que es lo que le ha permitido a Argentina llegar adonde llegó y está claro que las cosas han salido bien hasta ahora", añadió el Presidente, quien apuntó que "hay realidades muy distintas y no todo es lo mismo". Además, explicó que algunos gobernadores plantearon "reclamos más complejos", como "por ejemplo, poner en marcha la actividad automotriz".

"Poner en marcha actividades fabriles es mucho más riesgoso", advirtió el primer mandatario sobre el pedido de las provincias, a las que les pidió: "Presten atención porque tampoco podemos mantener a la gente en el encierro".

"No hay ninguna ruptura, los gobernadores cuentan con mi apoyo. Hay que entender que hay realidades muy distintas", enfatizó Fernández y agregó: "Tenemos que ir caminando hacia un proceso de liberación paulatina. Desde el primer día tenemos un protocolo. En esta etapa tenemos que tener la duplicación del contagio entre 15 y 20 días. Podemos permitir que circulen la mitad de los argentinos".