Política | Gobierno | Interna | Schiaretti

"Alberto y Cristina deben resolver su interna; si no, será terrible para el país"

La diputada Graciela Camaño afirmó que la cumbre de referentes antigrieta apuesta a volver al diálogo político para encontrar soluciones a los problemas de los argentinos. Y agregó que se volverán a reunir. Ve al gobernador Schiaretti como presidenciable

La diputada del Interbloque Federal Graciela Camaño dijo ayer a Puntal que Alberto Fernández y Cristina Kirchner deben dialogar entre sí y resolver su interna, porque por más que no se hablen forman parte del mismo gobierno que, si fracasa, será terrible para los argentinos.

-¿Con qué fin se reunieron referentes nacionales en San Isidro?

-Con el fin de juntarnos y charlar un poco.

-¿Para buscar soluciones a los problemas de los argentinos?

-Voy a poner en contexto la reunión. Me da la impresión de que estamos tan acostumbrados a que haya un ring con dos tipos agrediéndose constantemente que, cuando un grupo de dirigentes se junta a comer un asado y a tener una conversación política, obviamente porque somos dirigentes políticos que no hablamos solamente de cine y teatro, parece que atrás de eso hay algo. Y no hay nada. Somos un grupo de gente que se conoce de hace años y que tiene amplia experiencia de gestión. Algunos con responsabilidades y otros que la han tenido. Y nos juntamos a charlar. No hay que construir nada a partir de la reunión. Hay que entender que nos podemos juntar y podemos debatir. Podemos estar muy sorprendidos y preocupados por la situación actual que es motivo de conversación pero no hay ninguna otra cosa más. Pero también nos dijimos cómo puede ser que no nos demos la oportunidad de escucharnos más seguido y de poder charlar sobre el país y el mundo porque está todo complejizado. La pandemia fue un momento muy traumático. Ha dejado al mundo y a nuestro país en particular en la lona.

-¿Les preocupa el tema de la grieta?

-Es que si nosotros no rompemos desde los lugares donde estamos cada uno esta idea de que no podemos hablar entre nosotros, hay cuatro pícaros que van a seguir construyendo la grieta diciéndole a la sociedad que hay que elegir en contra de. Me da la impresión de que ésas son las cosas que nos están llevando a un mal puerto. Cuando la clase política podía hablar sacábamos para adelante los problemas graves. El día en que dejamos de hablar, cada vez que nos preguntaban si hablábamos con fulano o con mengano era como que había que ocultarlo, se subieron al ring los que promueven la división. Me parece que hay que vencer eso. Y eso se vence con gente que dialogue.

-Florencio Randazzo dijo que se van a reunir otra vez próximamente. ¿Es así?

-Seguramente nos vamos a reunir porque le vuelvo a reiterar que a la grieta la vamos a romper con el diálogo sincero y honesto. Si los políticos no dialogan el país no sale adelante. Yo puedo estar con una opinión distinta a la de los muchachos que estuvieron en la reunión y exponiendo las distintas posiciones cada uno dice su punto de vista y encuentra acuerdo. A mí me pasa en el Congreso. Antes nos encontrábamos en el recinto y nos saludábamos todos. No era raro que un diputado cruzara el salón para saludar a asu colega de distinto signo político. Ahora hay una suerte de comisariato que no sé dónde está y que está constantemente mirando si uno se acercó al otro. A mí eso personalmente me mortifica mucho. Porque además hay grandes capacidades en todos los grupos. Ojalá que nos podamos reunir y que puedan venir más dirigentes.

-¿Esto es de cara a algún armado electoral para el 2023?

-No se habló de eso. De ningún armado de nada.

-¿Qué piensa de la interna entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

-Ésas son las posiciones extremas de no dialogar en un gobierno en el que todos son responsables hasta que concluya el mandato. No se votó a uno o a otro. Se votó a un grupo de dirigentes que supuestamente venían a resolver los problemas de la Argentina. Ellos deberían tener una discusión interna, es decir más decorosa. No subirse a los escenarios a decirse las cosas.

-Tendrían que dialogar entre ellos, ¿no?

-Ellos no se van a poder sacar la responsabilidad. Ellos han formado un gobierno, así se lo ofrecieron a la sociedad y con decirse cosas públicamente, generando zozobra, eso no implica que estén divididos porque están gobernando. Deberían tener el decoro de tener un discurso interno y resolver esa interna para que la sociedad tenga un mensaje de más tranquilidad y que se puedan tener estrategias dialogadas que resuelvan los problemas que tenemos. Estaba observando con mi equipo de trabajo los incrementos que tuvieron los lácteos en dos días. ¡Es una cosa de locos! Al argentino común no le importa que se diga que la culpa la tuvo el otro, porque son el mismo gobierno. Acá la única que puede criticar es la oposición porque no tiene responsabilidad en la ejecución del gobierno. No se puede seguir jugando en la borda del Titanic. No está bien la sociedad. Hay muchos problemas y se le está pisando la cola al león. Deberían ser más prudentes y establecer un diálogo interno que les permita tener un discurso unificado porque son gobierno. Alberto y Cristina por más que no se hablen son un gobierno. Y si el gobierno fracasa será terrible para los argentinos porque ya venimos de muchos años de fracasos. Y sin dudas los van a castigar a los dos. Quién piensa que se salva solo de este conflicto que tenemos de pobreza, de falta de seguridad y de inflación. Si uno de los dos piensa que se salva solo se equivocó. Y el tiempo me va a dar la razón en lo que digo porque es obvio que son un gobierno.

-¿Cómo ve el rol del gobernador Juan Schiaretti, que también participó de la reunión, en esta coyuntura actual? ¿Lo ve como candidato presidencial?

-Yo tengo un enorme respeto por Córdoba por su impronta. Es admirable el ejercicio de la democracia, la división de poderes, el republicanismo y el federalismo. Me saco el sombrero con Córdoba. Ojalá todas las provincias tuvieran el nivel de actuación administrativa y política que tiene la provincia de Córdoba. Con Schiaretti tengo una relación de conocimiento de hace mucho tiempo y le tengo un enorme respeto. Fue colega mío en la Cámara de Diputados. Yo tenía mucha relación con el “Gallego” (José Manuel) De la Sota. Y siempre Juan estuvo en reuniones. Lo conozco y sé cómo piensa. Y creo que están dadas todas las condiciones, después de haber transitado exitosamente y con tanto respeto por la provincia. Me parece que está en todo su derecho de participar de una oferta electoral. Sería sumamente importante. No quiero con esto marcar nada, no soy quién. Pero le daría volumen y una oferta electoral en serio a los argentinos. Esto de que uno le tira piedras al otro. Los constructores de la teoría de que la política es uno contra otros es elegir el menos malo. Hay que terminar con ese modelo. Y sin duda que si en la oferta electoral está Juan Schiaretti sería un salto cualitativo muy grande. Pero ésas son decisiones que son absolutamente personales. Él a mí nunca me lo ha expresado en esos términos y tampoco voy a cometer la irreverencia de preguntarle. Pero doy una opinión como persona que ya tiene algún tiempo en las lides de la política y que mira cómo, elección tras elección, venimos repitiendo errores. Y esto nos ha llevado a este nivel de decrepitud.