Nacionales | Gobierno | Buenos Aires | Capital Federal

Dura derrota del oficialismo en los principales distritos de la Argentina

El Frente de Todos perdió en la Capital Federal y en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. El gobierno nacional solamente se impuso en Salta, Catamarca, Formosa, La Rioja, San Juan y Tucumán

El oficialista Frente de Todos sufrió ayer una dura derrota en la provincia de Buenos Aires, la principal batalla de las Paso, lo que se ubica en un lugar de debilidad rumbo a las generales de noviembre, y también sumó derrotas en la Capital Federal, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

Escrutado el 97,6 por ciento de las mesas, el resultado global arrojaba 40,6 por ciento de los votos para Juntos por el Cambio y 30,2% para Frente de Todos. Muy lejos, la izquierda alcanzaba 6,3%.

El Gobierno sólo logró victorias en seis provincias y el magro resultado de las Paso dejó heridos en la Casa Rosada y en todos los distritos.

En Buenos Aires, a la candidata del oficialismo Victoria Tolosa Paz no le alcanzó y la suma de los postulantes de Juntos, Diego Santilli y Facunco Manes, le otorgó una derrota al Gobierno en la pelea por el distrito más reñido del país.

El búnker del FdT en Chacarita fue la cara de la derrota y sobre el escenario el presidente Alberto Fernández reconoció "errores" propios e hizo un llamado a la militancia a revertir el resultado en las generales del 14 de noviembre.

"(El resultado) lo escuchamos con respeto y mucha atención. Hay errores que hemos cometido y hay una demanda que no habremos satisfecho en los votantes", subrayó el mandatario nacional y agregó: "Esta enorme encuesta que son las Paso para nosotros es un dato que vamos a considerar".

A su lado estuvieron la vicepresidenta Cristina Kirchner y los principales candidatos, pero el único que habló -por sólo diez minutos- fue Fernández.

Más malas noticias

Los malos resultados para la Casa Rosada se repitieron en Córdoba y Santa Fe, donde el Gobierno podría perder bancas en el Senado en las generales.

En Córdoba, el Frente de Todos salió tercero, sin chances de renovar la banca que posee en el Senado actualmente Carlos Caserio.

En Santa Fe, la derrota afectó también al gobernador Omar Perotti, aliado de la Casa Rosada, ya que su lista perdió por amplio margen ante Juntos por el Cambio, que entre sus cuatro nóminas sumaba más respaldos.

Además, como se esperaba, Juntos por el Cambio también ganó el la ciudad de Buenos Aires y la performance del postulante oficialista Leandro Santoro no fue la esperada en los días previos.

Mendoza también fue una derrota esperada para el Gobierno, al igual que en Corrientes y Jujuy, tres distritos comandados por mandatarios radicales.

Sorpresivos traspiés

Sin embargo, se dieron sorpresivas derrotas en Chaco, Santa Cruz, La Pampa y Chubut.

En estas dos últimas, si se repiten los resultados, el oficialismo también perderá bancas en la Cámara Alta a partir de diciembre.

El Frente de Todos también perdió en Entre Ríos, Misiones, Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego y San Luis.

Las provincias que le dieron victorias al Gobierno ayer fueron Salta, Catamarca, Formosa, La Rioja, San Juan y Tucumán.

Los dirigentes más fortalecidos fueron María Eugenia Vidal, Diego Santilli (que le ganó con comodidad la interna a Manes) y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien ubicó a los dos primeros como sus postulantes en Capital Federal y provincia de Buenos Aires.

La contracara de Chacarita fue el búnker de Juntos por el Cambio en Costa Salguero, donde se festejaron victorias en dos distritos clave.

Rodríguez Larreta, uno de los grandes ganadores

Con un sorprendente triunfo en la provincia de Buenos Aires y una diferencia mayor a la esperada en la Capital Federal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, emerge como gran ganador de las elecciones primarias.

Diego Santilli y María Eugenia Vidal -sus dos candidatos de referencia- hicieron muy buenas elecciones en sus respectivos distritos y así le dieron aire a Rodríguez Larreta en su objetivo de ser candidato presidencial por la oposición en 2023.

A esto se sumó que la lista auspiciada por el expresidente Mauricio Macri -su posible rival interno- perdió en Córdoba, donde se impuso Luis Juez sobre Mario Negri.

Como grandes derrotados en estos comicios aparecen el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Kirchner, quien perdió incluso en uno de sus bastiones, la provincia de Santa Cruz, y sus candidatos tuvieron desempeños menores a los esperados en el estratégico conurbano bonaerense.

Los candidatos impuestos por el Presidente, Victoria Tolosa Paz en la provincia de Buenos Aires y Leandro Santoro en la Capital Federal, recibieron menos votos de los esperados en las Paso.

El Gobierno obtuvo un resultado muy inferior al pronosticado en la provincia de Buenos Aires y cayó derrotado en la mayoría de los distritos, lo que abre un panorama complicado para la conformación del Congreso a partir de diciembre, cuando perdería varias bancas.

Otro flojo papel tuvo en esta elección el exministro del Interior Florencio Randazzo, quien quedó por debajo del 4% y un cómodo quinto lugar, relegado por la izquierda y el liberalismo en la provincia de Buenos Aires.

En cambio, el libertario Javier Milei en la Capital Federal hizo una muy buena elección, al quedar en tercer lugar y asegurarse una banca en noviembre en caso de confirmarse estos resultados.

En Córdoba, emerge la figura de Luis Juez como referente opositor, mientras que en Santa Fe el gobernador Omar Perotti logró triunfar en la interna el peronismo por sobre Agustín Rossi.

En Mendoza, en tanto, triunfaron con claridad Alfredo Cornejo y Julio Cobos como candidatos a senador y diputado nacional y se convirtieron en otros de los ganadores de la jornada.

Por importancia política y densidad demográfica, el traspié en la provincia de Buenos Aires generó alto impacto.

El vasto territorio que en 2019 había sustentado la victoria presidencial de Alberto Fernández se dio vuelta y el kirchnerismo perdió en siete de las ocho secciones electorales.

En la única que ganó, la tercera (Avellaneda, Quilmes y La Matanza, entre otros) ganó por sólo 8 puntos, cuando hace dos años en esos partidos había triunfado por más de 30.

De repetirse estos números en las elecciones generales de noviembre, el oficialismo perdería el quorum en el Senado y quedaría obligado a negociar su agenda con la oposición en Diputados.

La derrota genera además varios interrogantes sobre el futuro del Gobierno, ya que el kirchnerismo venía pidiendo cambios en el gabinete y el Presidente esperaba plebiscitar su gestión en las Paso, lo cual finalmente no ocurrió.