Río Cuarto | Gobierno | ciento | democracia

El 66% de los argentinos dice que prefiere a los políticos moderados

El dato surge de una encuesta nacional que realizó la consultora Zuban Córdoba y Asociados. Además, el 75 por ciento de los ciudadanos señaló que "la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno"

Una encuesta nacional realizada por la consultora Zuban Córdoba y Asociados reveló que, a esta altura, el 66 por ciento de los argentinos ya se siente más representado por un político moderado que por un defensor de la grieta. Además, el sondeo, que no aborda la imagen de los dirigentes políticos sino algunas ideas y concepciones que los argentinos tienen con respecto a temas centrales de la vida pública, indicó que el 75 por ciento de los ciudadanos sigue eligiendo a la democracia como forma de gobierno.

El trabajo de campo se realizó del 13 al 15 de septiembre y abarcó 1.200 casos. La técnica de recolección de información fue a través de una plataforma web y el nivel de confianza es del 95 por ciento.

Cuando se les planteó a los encuestados la afirmación “me representa más un político moderado que uno defensor de la grieta”, el 66 por ciento se manifestó de acuerdo. Sólo el 17,20 por ciento planteó su desacuerdo, mientras que el 16,8 por ciento señaló “no sabe, no contesta”.

El politólogo cordobés Mario Riorda analizó este aspecto y señaló: “Hay climas de hiperideologización que es lo que entendemos como grieta, que es cuando el debate político permea de manera agobiante, día a día, en los procesos de socialización básicos como la famila, el trabajo, la escuela, el club, los amigos. Pero hay un dato de alerta amarilla en ese escenario: el 66 por ciento ha manifestado una preferencia por los liderazgos moderados. No significa que estén optando por esos liderazgos ni que hoy existen, y que además sean seductores en términos de apoyo o intención de voto potencial, pero sí está manifestando que cuando a la sociedad se le ofrecen posturas binarias, responde a esas ofertas binarias pero cuando se le ofrecen posturas más cercanas al consenso, responde bien. Significa que hay mucho espacio para el debate, para la discusión, que hay un enorme espacio para una zona de grises que no sea blanco ni negro. Esta Argentina agrietada, hiperideologizada, es parte de una tendencia internacional pero empieza a cansar, a agobiar y que exista la añoranza de posturas más moderadas es sumamente interesante”.

Acuerdos básicos

Pero más allá de la moderación o el extremismo de los dirigentes, los ciudadanos coinciden abrumadoramente en la defensa de la democracia. El 75 por ciento de los encuestados apoyó la afirmación “la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno”. El 15,20 por ciento se mostró de acuerdo con la siguiente consigna: “En algunas circunstancias, un gobierno autoritario puede ser preferible a uno democrático”. Mirentras que el 9,80 por ciento no se inclinó por ninguna de las dos opciones.

Entre los votantes a Alberto Fernández, el 76,10 por ciento apoyó la democracia, mientras que el 12,3% le abrió la puerta a alguna alternativa autoritaria; entre quienes votaron a Mauricio Macri, el 74,5 por ciento se inclinó por la democracia, mientras que el 19,20 por ciento eligió la segunda opción.

La politóloga María Esperanza Casullo indicó que el dato sorprende: “En los temas fundamentales de la democracia los consensos parecen ser mucho más profundos que los conflictos. El 75 por ciento apoya la democracia como forma de gobierno y el 66 por ciento prefiere un político moderado a uno que sostenga la grieta. Frente a estos grandes compromisos, grandes consensos que habitamos, muchas veces sin tenerlos presentes en nuestras mentes, el clima opresivo de desunión que vemos me parece que claramente responde más a una serie de conflictos intraélite política, económica y social y que no necesariamente está relacionado o responde a las preocupaciones reales de los ciudadanos. La política podría avanzar en otra dirección que resuelva los conflictos de manera institucional y democrática y no deslegitimar la lógica del sistema democrático. Hay más acuerdos fundamentales de los ciudadanos que a nivel de sus representantes”.