Nacionales | Gobierno | Corte Suprema | Ciudad de Buenos Aires

En un comunicado, el Gobierno expresó el deseo de volver cuanto antes a la mayor normalidad posible

El documento firmado por el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi, responde al fallo de la Corte Suprema en medio del conflicto con la Ciudad de Buenos Aires por las clases presenciales.

El Gobierno nacional afirmó ayer por la tarde que su "propósito" es "volver, cuanto antes, a vivir con la mayor normalidad posible", tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que avaló hoy el dictado de clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires.

"El Gobierno nacional siempre, y también ahora, trabaja priorizando la salud y la vida de argentinos y argentinas. Con esa convicción seguirá trabajando para traer vacunas y vacunar a los y las habitantes de nuestro país, para cuidar la salud pública y la vida, preservando la economía", resaltó el Ejecutivo en un comunicado que lleva la firma del secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi.

En ese marco, la administración de Alberto Fernández exhortó "a todas las personas a redoblar esfuerzos para dar cumplimiento a las medidas de cuidado y de contención de contagios".

https://twitter.com/JuanPabloBiondi/status/1389709303595012108

"Nuestro propósito es que podamos volver, cuanto antes, a vivir con la mayor normalidad posible, desarrollando plenamente las actividades que hoy se encuentran temporariamente restringidas por la pandemia. Es lo que más anhelamos y por lo cual trabajamos cada día", enfatizó.

En el documento, el Gobierno remarcó que ha sido elegido democráticamente "para adoptar las medidas que considera pertinentes para proteger la salud pública" y lamentó que la Corte Suprema de Justicia haya sostenido, "con inusitado rigor formal", que las autoridades se basaron en "consideraciones meramente conjeturales con insuficiente fundamentación" para suspender las clases presenciales en CABA.

A su vez, expresó que "resulta contra fáctico y no puede verificarse qué hubiera sucedido si el Gobierno Nacional no hubiera adoptado medidas a tiempo, ante la pasividad del GCBA (Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires)".

"Con inusitado rigor formal, como si no estuviese en riesgo la salud pública y los derechos subjetivos que de ella derivan, como la vida, la Corte Suprema ha sostenido que, al suspender por quince días las clases presenciales en el conglomerado urbano del AMBA, el Gobierno Nacional se habría basado en 'consideraciones meramente conjeturales' con insuficiente fundamentación", añadió.