Nacionales | Gobierno | FMI | organismo

Le pedirían al FMI una ampliación del crédito que le dieron a Macri

Aunque en un primer momento no estaba en los planes del Presidente, la pérdida del superávit comercial llevaría al Gobierno a solicitar un nuevo desembolso, que podría rondar los 5 mil millones de dólares

El gobierno de Alberto Fernández prepara el pedido formal de la ampliación del crédito que el Fondo Monetario Internacional le otorgó a Mauricio Macri y le da señales de ajuste al organismo multilateral en orden con su recetario clásico.

Según pudo saber NA, aunque en un primer momento no estaba en los planes del Presidente, la pérdida del superávit comercial llevaría al Gobierno a pedir un nuevo desembolso del FMI, que podría rondar los cinco mil millones de dólares, que, sumados a los 44 mil millones que ya recibió el país, conformarían una deuda con el organismo de 49 mil millones de dólares a pagar en los próximos años.

Facilidades extendidas

Para recibir dicho préstamo y retrasar los futuros pagos de deuda, el Gobierno decidió avanzar en el pedido de un Programa de Facilidades Extendidas, el cual implica reformas estructurales en orden para reducir el déficit fiscal y equilibrar las cuentas públicas.

"Es un resultado que va en la línea de generar más estabilidad en el frente cambiarlo y también de fortalecer el mercado de deuda pública y de instrumentos de financiamiento en general en pesos", afirmó Guzmán respecto de este tipo de programas.

También sostuvo que "el programa de facilidades extendidas da un período de repago del capital en cuotas entre el año 4 y medio y el año 10″.

"Lo que buscamos es un préstamo para no tener que pagar los vencimientos de capital e intereses en los próximos años. Lo que se hace es conseguir fondos para hacer frente a aquello que se tenía que pagar", dijo el titular del Palacio de Hacienda a mediados de la semana, en uno de los contactos que mantuvo con la prensa.

Hace una semana arribó la misión del FMI liderada por los funcionarios Julie Kozack y Luis Cubeddu, quienes se encuentran en el país para negociar un nuevo plan financiero con el organismo, y se avanzó en la definición del programa que la Argentina requerirá del FMI.

En ese sentido, esta semana se dio a conocer la nueva fórmula del sistema previsional, la cual es parecida a la que rigió hasta 2017 pero con una diferencia fundamental: sólo tomará el Ripte y no el índice de salarios del Indec.

La fórmula anterior, que imperó durante casi toda la era kirchnerista, comparaba el Ripte con el índice de salarios de Indec y tomaba el mejor de los dos para actualizar las jubilaciones.

La fórmula macrista, en cambio, se actualizaba por la inflación, por lo que ahora, para que las jubilaciones les ganen a los precios, será necesario que las paritarias cierren por arriba de la inflación, algo que parece difícil dado el contexto de pandemia y ajuste que propone el Gobierno.

Movilidad jubilatoria

En el recetario clásico del FMI, que se aplicó en los países en los que el organismo intervino, la reforma del sistema previsional figura siempre como variable.

En la Argentina, este año, los jubilados volvieron a perder con excepción de los que cobran la mínima, los cuales debido a los aumentos de suma fija ganaron o empataron con los precios.

Al mismo tiempo, la inflación también está en ascenso en el cierre de año del Frente de Todos debido a Precios Máximos que se eliminan, tarifas que se descongelan y valores que se actualizan con la salida de la pandemia.

En octubre ya se observó una importante aceleración inflacionaria y en el Gobierno señalan que esta dinámica se repetirá en noviembre y diciembre, por lo que la inflación cerraría encima del 30%.