Nacionales | Gobierno | gasoducto | rocca

Paolo Rocca aseguró que "no hubo direccionamiento ni corrupción" por el gasoducto

El CEO de Technit dijo que "el pliego de la licitación para la compra de tubos es técnicamente indiscutible" en el marco de las denuncias

El CEO de Techint, Paolo Rocca, aseguró ayer que con la construcción del gasoducto Néstor Kirchner "no hubo direccionamiento ni corrupción" en la adjudicación de la provisión de caños.

Según el empresario, esa obra "es fundamental para el desarrollo de Vaca Muerta", a la vez que indicó: "El Gobierno llegó un poco tarde con la financiación, elaboró un pliego para la compra de tubos y otro para la construcción. El pliego para la compra de tubos es técnicamente indiscutible. Hizo lo que tenía que hacer".

"Pero los tiempos para llegar al invierno de 2023 son muy cortos. Por eso no hubo ofertas consistentes en el tiempo previsto. Y noso-tros, con Tenaris, llegamos forzando nuestra cadena de abastecimiento, anticipando decisiones para poder presentar una oferta", comentó Rocca.

Al disertar en el foro organizado por la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el empresario consideró además que el Gobierno "podría haber cancelado la licitación o asignarnos a nosotros", tras lo cual añadió: "No hubo corrupción ni direccionamiento del pliego. Respeto el enfoque técnico del Gobierno".

No obstante, consideró que con la licitación de los caños "hay una grieta" y explicó: "Hoy está interviniendo la Justicia y es muy probable que terminaremos pagando en el invierno de 2023 el gas a US$ 28 en lugar de US$ 4 si las cosas siguen así. Hacer 560 kilómetros de gasoducto en un año implica producir 60 kilómetros de tubo cada mes. Es una tarea compleja que Tenaris logró hacerla. Ahora tiene que decidir qué hacer el Gobierno".

A su criterio: "Para desarrollar Vaca Muerta tenemos que considerar a ese yacimiento como una política de Estado. No se puede confundir el espesor de un caño con el diámetro".

En ese sentido, propuso preparar un proyecto de ley de hidrocarburos "para grandes inversiones, que cree las condiciones mínimas de seguridad y estabilidad, que atraiga capitales privados".

"Cualquier proyecto necesita licencia social y no conflicto social permanente. Y los empresarios estamos condenados a pensar en forma positiva. No es el momento para irse de la Argentina, es el momento ideal para construir", enfatizó el directivo.

Por otra parte, Rocca afirmó que, a nivel mundial, "se abre un ciclo con mucha incertidumbre, seguramente distinto", a la vez que señaló: "El mundo no va a ser como antes. Esto provoca una reflexión sobre toda la cadena de valor a nivel mundial. Es que hoy tener una cadena expuesta a las disrupciones geopolíticas es un riesgo grande".

En este contexto, dijo la Argentina "tiene la posibilidad de jugar un rol más importante", por ejemplo en energía.

"Se necesita atraer inversión privada que pueda apoyar nuestro desarrollo. Es algo factible en un cuadro de una inserción internacional racional", enfatizó.