Villa María | Gobierno | lista | Radicalismo

Rossi aseguró que quiere ganar con ideas y proyectos que superen la grieta

El legislador de la UCR y candidato a diputado nacional garantizó que debe conformarse un nuevo pacto social que permita superar el binomio político. Además, manifestó que a Juntos Por el Cambio "le falta incorporación de ideas" en este sentido

Llegan las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) el 12 de septiembre y la interna Juntos por el Cambio dice presente.

En este marco, el actual Legislador provincial por la UCR y candidato a Diputado Nacional por el Alfonsinismo Cordobés, Dante Rossi aseguró que es necesario terminar con la grieta y que para ello, deben presentarse ideas que permitan mejorarle la calidad de vida a la gente.

Al respecto, manifestó que decidió encabezar la lista de diputados, debido a que “hace falta la incorporación de nuevas ideas” en Juntos Por el Cambio para definitivamente comenzar a cerrarla.

“Debemos bajar el odio que hay hoy en la Argentina y sacar esa opción binaria sin ninguna posibilidad de debatir temas”, exclamó.

Por este motivo, fundamentó que surgió el propósito de llevar adelante una nueva lista “integrada no solo por el radicalismo” y mencionó que la lista de senadores está encabezada por la riocuartense Griselda Batata quien integró el Frepaso y tuvo su paso por el Socialismo.

En torno a las elecciones, garantizó que las expectativas son las mejores.

La grieta

En torno a la ruptura de la grieta en todos los estamentos del Estado, Rossi propuso que debe ser formado “un nuevo pacto social, llevar adelante un nuevo contrato social ponerse de acuerdo en políticas de estado que perduren para el tiempo”.

Entre ellas, mencionó la formulación de una política exportadora, la manera de ingresar divisas a la Argentina y cómo generar una imagen de seguridad jurídica para que haya inversiones.

Asimismo, expuso que esta siendo difícil abordar estas problemáticas en el país “porque cualquiera de ellos es un debate afectado por la grieta”.

En este sentido, ejemplificó que la llegadas de vacunas visibilizaron lo descripto en el párrafo anterior. En efecto, consideró que a su criterio existió un oportunismo político por parte del oficialismo, si embargo, que desde la oposición solo fomentaron cruces para “erosionar al gobierno”.

“Soy muy crítico de la gestión pero, por mi reponsabilidad pública, no puedo mentir sobre la política sanitaria para deteriorar a Scharetti”, destacó.

Frente a este rol que tomó la oposición, enunció: “Creo que muchas veces no ha estado a la altura de las circunstancias y ha hecho criticas destructivas solo pensando en desgastar la credibilidad del gobierno”.

Diputado

Sobre que lo motoriza a ser diputado, rememoró que en el 2017 participó de unas PASO diciendo “con algo de valentía que el rumbo del gobierno de Macri no era el acertado”.

En relación, argumentó que se estaban cometiendo errores debido a que dejaron de ser “una opción para un electorado que necesitaba del Estado para salir de la crisis”.

“En ese momento, el radicalismo no nos escuchó y termine sacando casi 140.000 votos. Esta vez siento que pasa lo mismo, que la UCR ocupó durante la gestión de Cambiemos un papel secundario, no eramos consultados y no hacíamos oir nuestra voz”, declaró.

En torno a esto, aseveró que el partido perdió identidad y que en la actualidad es difícil concretar a que sectores de la sociedad defiende.

“Yo busco que el Radicalismo defienda fundamentalmente a los que hoy más necesitan del Estado para salir de la pobreza y la indigencia”, resaltó.

En sintonía, agregó que buscan representar “esas ideas de profundo contenido social” que el partido posee. Habló de recuperar un perfil que han perdido por “estar jugando a la grieta y no pensar por si mismo cuales son esos valores” a defender.

Al respecto, argumentó que fueron dos casos en los que se vio reflejada tal situación en la que el radicalismo no acompañó. La primera en el impuesto a la riqueza con un aporte “de los que más tienen” dirigido a la reactivación económica y el equipo de salud. La otra, cuando el gobierno decidió declarar de servicio público la telefonía móvil, internet y TV por Cable.

“El radicalismo también se opuso y apareció defendiendo los privilegios de las empresas y no de la gente. Entonces, siempre digo que no tengo nada que ver con el gobierno Nacional, le quiero ganar porque me parece que no tiene rumbo, pero le quiero ganar con ideas y proyectos”, ratificó.

De este modo, aclaró que buscan incentivar políticas que permitan a la gente “vivir mejor” sin estar “criticando por criticar y ahondando la grieta que tanto daño le hace a la Argentina”.

Propuestas

“Lo que busco es generar iniciativas en cada una de las áreas para mejorar la educación y salud pública. También llevar adelante un cambio en la seguridad, defender el medioambiente, iniciativas vinculadas a género y la igualdad”, detalló y agregó: “Puntualmente me comprometo a que el mismo esfuerzo que le pongo a la legislatura para generar esas ideas, volcarlas en Nación”.

En relación a su rol como legislador provincial, comentó que fueron más de 150 los proyectos presentados en el marco de estas problemáticas que no han sido discutidas ni siquiera en Comisión.

Sobre lo que pretende al llevar adelante esta lista, es ganarle al Kirchnerismo pero también al gobierno cordobés.

En trono al primero, reconoció que existe “un marcado antikirchnerismo” siendo muy maltratada la provincia durante sus gestiones. Corroboró que tres son las políticas llevadas a cabo este año que lo demuestran: cierre de la exportación del maíz, avance en una nueva ley de biocombustibles y el cierre de exportación de la carne. “En Córdoba, muchas veces, nos sentimos agredidos por las políticas nacionales por eso creo que vamos a ganar”, expuso Rossi.

y sumó: “Le quiero ganar al Kirchnerismo y el gobierno nacional pero con proyectos que la gente pueda apreciar”.

Para ello, remarcó que deben salir de “la crítica fácil” y dejar “de asustar a los ciudadanos” al decir “que Argentina se convertirá en Venezuela”. “Eso es tomarle el pelo a la inteligencia de los cordobeses”, afirmó.

Sobre el gobierno provincial, señaló: “Desde mi punto de vista, está estancado. Lleva 22 años de ejercicio ininterrumpido en el poder y en la democracia es un valor fundamental la alternancia”. Asimismo, expresó que se trata de una gestión con “mucho marketing, mucha publicidad y mucho cemento, pero con pocas políticas con rostro humano”.

“Cito un ejemplo, el año pasado gastaron dos mil millones de pesos en publicidad y solo trecientos diecisiete en ayudas a sectores que estaban comprometidos por la pandemia”, ejemplificó.

Para sumar, comentó que Córdoba es la segunda provincia con más femicidios, la tercera con más insegura del país. Además, la que posee más impuestos y servicios del país. “Tiene una deuda pública que hipoteca el futuro de los cordobeses”, indicó.

Además, sostuvo que la calidad de la educación pública es baja, al igual que la salud pública desde Jesús María para arriba.

“Por eso queremos cambiar radicalmente y ganarle al gobierno de córdoba. Aspiramos en el 2023 llegar al gobierno para cambiar las cosas”, garantizó.

Interna

“El quiebre es un tema de debate central. Hoy en el radicalismo hay un reclamo para liderar la alianza de Juntos Por el Cambio pasa en Buenos Aires, en Capital y en Córdoba tenemos que trabajar para eso”, aseguró Rossi.

En efecto, enfatizó: “Nuestra lista es la defensa de la coherencia, siempre hemos estado del mismo lugar. Defendemos valores, ideas y no estamos especulando si vamos en una lista o no”.

Frente a esta declaración, apuntó que el cierre de listas el sábado pasado “fue un dato triste para la política”. “Dirigentes que pensaban o criticaban a otros, terminaron juntos. Uno que en la mañana estaban en una lista y a la noche terminaron en otra. Eso le hace mal a la política”, alegó.

Tras las PASO

Sobre como continúa el partido tras las elecciones del 12 de septiembre, precisó: “Vamos a trabajar todos juntos porque hay un objetivo central. Creo que hay que derrotar al gobierno nacional y sumar la mayor cantidad de diputados posibles para poner un limite al gobierno”.

Al respecto, precisó que en la democracia siempre “es bueno que haya controles”, más “frente a gobierno fuerte que algunas veces tienen aristas autoritarias”.

Por ende, resaltó que la limitación podrá evitar “lo que pasa en la Legislatura de Córdoba donde la amplísima mayoría hace que no se pueda discutir ni siquiera en comisión los proyectos” que son presentados.