Deportes | Gómez | partido | Zabala

Un golazo y un golpazo

Joel Zabala le otorgaba el triunfo por 1-0 a Sportivo Los Zorros ante Alem en Villa Nueva, donde el partido se suspendió a los 3'ST, porque Matías Gómez golpeó su cabeza con el poste izquierdo y sufrió una conmoción

Emociones muy fuertes se registraron en “La Leonera” villanovense, donde el partido principal pasó a segundo plano y se suspendió cuando apenas se habían disputado 3’ del segundo tiempo.

Sportivo Los Zorros vencía 1-0 a Alem con un golazo de Joel Zabala desde 30 metros en el primer tiempo. Pero la fiesta y la pasión del regreso del fútbol se llenó de dramatismo y angustia, cuando el arquero del “tricolor”, Matías Gómez, voló para despejar un tiro libre y golpeó con la sien en el poste izquierdo. Quedó tendido, y los jugadores rivales ni pensaron en convertir, sino en llamar a gritos para que lo atendieran.

Todos temieron lo peor. La pelota estaba en juego, pero el árbitro detuvo las acciones. Lloraban futbolistas propios y ajenos, y aunque la conmoción fue pasando gracias a la rápida reanimación del paramédico José Sosa y la instrumentadora quirúrgica Carolina de Pedernera (esposa de Diego) que permitió la reacción del “1”.

Cuando la ambulancia llegó, trasladó a Matías Gómez, quien estaba muy mareado, pero consciente, y respondía a la súplica del capitán Pablo Fernández para que no cerrara los ojos y que se mantuviera despierto: “Me duele la cabeza”.

Fue buena señal. Quedó en evidencia que aún no alcanza el sistema sanitario en el fútbol local para llevar tranquilidad cuando alguna situación grave se produce. Incluso recibió atención en el Hospital Pasteur (el seguro tardó en otorgarle resguardo en una clínica), donde quedó internado.

No tenía sentido seguir jugando. El árbitro Paul Cressatti adoptó la mejor decisión sin consultar a nadie, y sólo comentándoles a los capitanes de ambos bandos que “así no podemos continuar”.

Restarán completar 42’ de un juego, que ayer se llenó de drama. “Fue un momento muy difícil. Los jugadores se sacaron las remeras para darle aire, la gente estaba desesperada. Tenemos área protegida y seguro, pero a veces una vida está en juego en un segundo”, dijo el presidente Daniel Bazán.

Acotó anoche a las 22.30 que “permanecerá 24 horas internado en observación en el Hospital. Los estudios dieron bien, no hay fractura, y sólo se trató de una fuerte contusión y conmoción. Causó drama en la cancha al verlo sin movimientos en sus brazos y piernas, desvanecido, con los ojos perdidos, y el pulso débil. Por suerte ahora está bien”.

Hablemos de fútbol

El homenaje previo al partido de Alem a familiares de Diego Pedernera fue muy emotivo.

El “león” ingresó al campo y se vio llorar a sus jugadores en el reconocimiento al fallecido defensor del club. La tropa de Mauricio Morales le puso el pecho al partido, lo buscó adelantando a sus laterales, con dos volantes de contención y 4 delanteros: Leroux y Márquez por los costados, y dos torres: Brusa y Albiero.

Lucas Simón se lució ante “Panzón” Márquez (9’), que en vez de definir, procuró asistir a Albiero en la jugada más clara del “león”.

Los Zorros jugó serio. Ordenado y fuerte en los mano a mano defensivos. Con un 4-3-1-2 dispuesto a quitar y salir rápido vía Mercado para llegar a Mendoza y Santacruz.

Madrugó en un partido que comenzó a las 12.30, con un golazo desde 30 metros de Joel Zabala. La pelota se movió en el aire y cayó contra el palo derecho de un sorprendido Matías Gómez. 1-0 (13’).

Intentó mantener la calma e intensificó su búsqueda el “león”. El arquero Simón respondió anticipando a Márquez, que parecía tener la llave por izquierda. Pero Los Zorros aprovechó el desconcierto defensivo del local al adelantar sus filas, y tuvo la más clara a los 16’, cuando Santacruz abasteció con el pecho a Mendoza, quien mano a mano desvió ante el achique rápido de Gómez.

Después las imprecisiones le ganaron a las ganas de Los Zorros, que perdió la intensidad, la pelota y el “león” lo fue metiendo en su área, donde los centrales Ambrosio y Delpino no fallaron, pero se cargaron de faltas y fueron amonestados.

Albiero tuvo una clara al puntearle el balón a Simón, pero el “1” se repuso y le tapó a Martínez.

Simón era figura, y se quedó con un tiro libre de Márquez para ratificarlo (37’).

Apenas con un par de chances, Los Zorros ganó 1-0 el primer tiempo. Era un premio tan grande, como el susto que pasó la gente que escuchó el tremendo ruido del golpe de la cabeza de Matías Gómez al impactar contra el palo izquierdo, luego de estirarse para taparle el primer tiro del segundo tiempo a Braian Mendoza, que le entró con clase a una pelota detenida que se le metía al “1” abajo, contra la base del poste.

Gómez casi deja la vida, pero impidió el gol. El susto fue muy grande. Por suerte las noticias eran buenas anoche, al cierre de esta edición, pero en la cancha hubo temor y se pensó en lo peor.

Un golazo, y un golpazo.

ambulancia matias gomez.jpg