Villa María | Grooming | casos | pandemia

Preocupa que el grooming equipare al narcotráfico sin una política de Estado

La ONG Grooming Argentina firmó un convenio con la UNVM. "La pedofilia, que existió desde siempre, encontró hoy en las tecnologías un vehículo de proximidad y contacto", sostuvo el titular de la entidad. Los casos crecieron

La ONG Grooming Argentina prevé llevar adelante una tarea de sensibilización y capacitación en la comunidad local que apunte a generar conciencia en la sociedad, y principalmente evitar justamente los casos de grooming, que según los propios especialistas se dispararon en el último tiempo, profundizándose durante la pandemia con el incremento de la virtualidad en ámbitos educativos. Para ello, su responsable rubricó un acuerdo para canalizar la formación a través de la Universidad Nacional de Villa María.

La propuesta no estará orientada únicamente a la capacitación del personal de la casa de altos estudios, sino que servirá de nexo para incluir a docentes de otros niveles, familias y hasta funcionarios judiciales -ayer mantuvieron encuentros con fiscales-. Las aplicaciones serán a corto plazo, con algunas iniciativas puntuales que se extenderán hasta el año venidero.

“La idea es seguir construyendo instancias de formación tendientes a la promoción y prevención del delito, que entendemos que es el de mayor gravedad en niños y adolescentes”, sostuvo Hernán Navarro, presidente de la entidad. Y calificó que el grooming es una nueva modalidad de abuso sexual contra las infancias y adolescencias, y que en contexto de pandemia “creció exponencialmente producto de la hiperconectividad”.

Entendiendo que este tipo de delito atenta directamente contra la integridad sexual, Navarro valoró la iniciativa local de sensibilización y formación que “favorecen a la comunidad de Villa María y región. Hay que construir conciencia en una primera instancia, pero también ir formando en cuanto a la especificidad, que lamentablemente no abunda el conocimiento en el país y por ende no llegó a los distintos actores. Esto es poner primera en un plan de acción que pensamos hace un tiempo con el rector –Luis Negretti- y todo el equipo”.

Consultado sobre cómo se trabajará a nivel local para justamente hacer visible una realidad cada vez más presente, Navarro dijo que la estrategia tendrá una primera etapa de sensibilización y concientización, previo a la capacitación: “una sociedad no puede estar capacitada si previamente no está informada. Si la sociedad está informada, está protegida, y en ese sentido las instancias de sensibilización nos marcan el ritmo de que ese es el camino para llegar a las familias, a los niños y adolescentes”.

Casos en alza

Durante la conferencia, realizada en el campus universitario, Navarro reconoció un incremento en los casos. “Se observa un crecimiento sostenido y vertiginoso a partir de 2018. Incluso en la pandemia se generó un fenómeno en las infancias y adolescencias que responde a la hiperconectividad, que lo traduzco en que se convirtieron en hipervulnerables”.

Abordado sobre cuál es el perfil del delincuente, explicó que “prevalece el coto de caza” considerando que a mayor conectividad de niños y jóvenes “se genera una tormenta perfecta para el incremento de los casos”.

Y fue más allá al admitir que la suba “fue mayor al 50% desde el inicio de la pandemia a esta parte, y que es superior a los registros desde que se promulgó la ley -en 2013- hasta la actualidad. Es alarmante el nivel exponencial y crecimiento del delito”.

Redes involucradas con guías

Durante la charla, Navarro admitió que este tipo de situaciones traspasan las fronteras del país. Destacó que en las próximas dos semanas “lanzamos la primera guía para Latinoamérica junto a Twitter para las familias y comunidades, pero también junto a Tik Tok. Estamos trabajando muy fuerte con la industria para llevar los canales de prevención con las distintas empresas”.

“La pedofilia, que existió desde siempre, encontró hoy en las tecnologías un vehículo de proximidad y contacto”, según Navarro, quien admitió que “nunca fue tan fácil para este sector, el más aberrante de la humanidad, acceder a la vida de un niño o niña como hoy lo pueden hacer con perfiles apócrifos. Desde ahí, la industria de la mal llamada pornografía infantil, es un negocio y se lucran con esas imágenes”, remarcó.

En esa divulgación de material prevalece “la subcultura de la pedofilia, lo que termina generando trueques”. Navarro participó en la última cumbre mundial de seguridad en Facebook, que reunió a un centenar de especialistas de 40 países, y en la que se ventilaron conceptos y cifras preocupantes, entre ellas la que ubican a Argentina entre los 10 países con mayor tráfico de contenido.

Por ello, consideró que “sino construimos consenso con políticas que involucren al Estado, actores y a las empresas, este delito va camino a equipararse a los niveles del narcotráfico en algunos años. Al abordar a una víctima, cualquiera que atendimos a lo largo de 7 años, nos encontramos con testimonios que a lo largo de un mes envió más de mil videos y fotos. Y eso es una sola víctima en el mundo, magnifiquemos el alcance y la velocidad con la que esas imágenes pueden viajar en esta industria”.

Interpretar la necesidad

El rector Luis Negretti no ocultó la satisfacción de que sea la Universidad Nacional la intérprete de una necesidad “y de abordar un problema social que es evidente y está a la vista”. Aunque también consideró que es una obligación “como institución”. Puso a disposición de la ONG no sólo el potencial de infraestructura y recursos de la casa de altos estudios local, sino también “los equipos docentes, algunos formados en la temática lo que permitirá articularnos y nutrirnos conjuntamente”.

Insistió que el puntapié será la sensibilización y luego la capacitación orientada “a distintos públicos. Están los niños, adolescentes, padres, maestros, profesores. También está la Justicia”, dijo, y confirmó el interés de los fiscales de instrucción, que si bien “no tienen la obligación de prevenir, pero sí están interesados en hacerlo porque ellos luego lo tienen que abordar cuando ya está consumado”.

Lo que se lee ahora