Provinciales | Hacemos Por Córdoba | Congreso | Gobierno

"No hay ninguna proyección posible de ningún dirigente si no hace una buena gestión"

El jefe de Hacemos por Córdoba en Diputados y hombre fuerte de Schiaretti en el sur lanzó mensajes hacia adentro del PJ. "Si un intendente no tiene resuelto el estado de las calles, si no ve las exigencias de la nueva etapa de la pandemia, nos vamos a equivocar", dijo. La frase se da en medio de una carrera que ya empezó por la sucesión de Schiaretti. Juan Manuel Llamosas se anotó en la lista de posibles candidatos la semana pasada

Carlos Gutiérrez, jefe del bloque de diputados nacionales de Hacemos por Córdoba y principal referente de Juan Schiaretti en el sur provincial, admite que el 2023 será una instancia electoral desafiante para el peronismo provincial. Sin embargo, enumera una serie de elementos que, a su juicio, pesarán, como por ejemplo la tendencia de la oposición cordobesa a fracturarse y a enfrascarse en peleas internas.

Pero, sobre todo, aseguró que el principal activo de Hacemos por Córdoba y su argumento de mayor peso para retener el poder es la gestión. Y envió un mensaje hacia el interior del PJ, ya lanzado a una carrera de posicionamientos en la que también se anotó el intendente Juan Manuel Llamosas. “No hay proyección posible si no hay una buena gestión”, dijo el diputado.

- ¿Qué balance hace del 2021, un año políticamente muy intenso, especialmente en el Congreso?

- Nosotros, cuando en la campaña decíamos que el Congreso que se venía era un empate de debilidades, es decir que ninguno de los dos grandes bloques de la grieta iba a tener la posibilidad de imponer fácilmente todo, teníamos razón. El nuevo Congreso debutó con esta realidad. Esto implica que se debe buscar el consenso para tratar y resolver los temas;los temas ya no se pueden llevar por delante. Es la posibilidad que tienen las provincias de ser escuchadas. Está claro que es así con la nueva conformación.

- Esa situación se vio en la votación del Presupuesto. El gobierno nacional después tildó de irresponsables a quienes votaron en contra porque dejaron al Ejecutivo sin presupuesto en medio de la negociación con el Fondo. ¿Qué responsabilidad tienen en ese marco la oposición y un bloque como el Interbloque Federal que ustedes integran?

- La importancia de un interbloque como el nuestro radica en eso:no para cometer los mismos errores que los grandes bloques cometen, sino para poner la dosis de racionalidad que le falta a la política argentina. Asumimos como que es una gran responsabilidad antes que una oportunidad. Y el presupuesto, precisamente, fue la demostración de que nuestra decisión es aportar racionalidad y, cuando hay que plantarse en la nueva conformación del Congreso, lo hacemos. En este caso fue ante un presupuesto que no solamente era mentiroso, sino que el propio oficialismo montó un escenario para hacernos creer que era víctima cuando en realidad era el primero que no quería el presupuesto. Por lo demás, y en los efectos concretos para Córdoba, la respuesta es que fue una gran mentira. Lo que hizo Sergio Massa fue amenazar a las provincias.

- Dijo que las gobernaciones iban a dejar de recibir mucho dinero.

- Así es, cuando está desconociendo que las partidas de coparticipación a las provincias son automáticas, no dependen de la voluntad de quien gobierna. Por lo tanto, si hay un aumento de la recaudación, aunque sea nominal, frente a un presupuesto que está con variables viejas, que era precisamente lo que busca el oficialismo, esas partidas van a llegar a las provincias sin problemas. Y el tema de los subsidios o los recursos para la Caja, están garantizados porque hay leyes de por medio.En el caso de la Caja hay un fallo de la Corte y en el caso del transporte no cabe duda, salvo que se quieran sacar el rótulo de ser quienes discriminan a Córdoba, van a tener que poner el dinero. De modo que no hay ninguna consecuencia más allá de las que el propio Gobierno ha generado para tener un presupuesto dibujado.

- Lo que puede pasar es que el Gobierno no envíe los fondos de distribución discrecional. Los ATN, por ejemplo.

- Si eso ocurriera, quedaría absolutamente expuesto en un contexto que no es el más propicio para la consideración pública del gobierno nacional.

- ¿Cómo ve el plan plurianual del que habla el Gobierno?Después del consenso fiscal, ¿es un intento de tener más apoyo político entre los gobernadores y las fuerzas que los representan en el Congreso?

- Si fuera esto último la intención del Gobierno, lo mínimo que tiene que hacer es que todos conozcamos de qué se trata el plan. Tampoco conocemos los términos de la negociación; ahora se dice que se informará primero a los gobernadores y después al Congreso. Lo que está claro es que, ante esta negociación con el Fondo, la pregunta es por qué tiene que pasar por el consenso una negociación que nadie sabe cómo es, que la conocen sólo quienes están negociando. Pongámonos este escenario:si de la decisión del Congreso dependiera la marcha de las negociaciones con el Fondo, ¿qué pasaría si el Congreso votara negativamente? ¿Se terminan las negociaciones? Es un absurdo. Lo que el Gobierno tiene que hacer es buscar consensos afuera y adentro del Congreso, en serio, asumiendo que humildemente hay una situación política generada por un resultado electoral que lo pone en el marco de una serie de dificultades para decidir que antes no tenía. A su vez, una oposición que tampoco está a la altura de las circunstancias porque lo único que hace es pelearse cada vez más entre ellos. Si el Gobierno buscara consensos en serio esa sería una buena noticia para la negociación con el Fondo y no todos estos dibujos que sólo intentan sacar rédito frente a la población de una negociación que nadie tiene clara.

- ¿Está quebrada la relación con Córdoba o hay canales por los que puede haber acercamiento? ¿Su bloque podría aprobar proyectos del Gobierno? A veces parece que hay posiciones irreductibles.

- Lo que pasa es que siempre hemos aspirado, y lo hemos dicho, a relaciones institucionales serias, estables. Eso implica que no deben estar al vaivén permanente de la coyuntura política electoral. Que no nos condicionen a los cordobeses. En la medida en que el gobierno nacional no acepta ninguna de las posiciones que tratamos de expresar, reivindicando las necesidades de Córdoba, llámese retenciones agropecuarias, igualdad de trato en los subsidios, llámese la racionalidad con que se reparten todos los recursos, mal podemos coincidir. Nosotros vamos a seguir planteando proyectos como el que ya hemos presentado de biocombustibles, vamos a presentar proyectos respecto de la baja de retenciones a cuenta de Ganancias, proyectos que tienen que ver con llevar a nivel nacional el programa Primer Paso que tanta alegría les ha dado a tantos jóvenes cordobeses, y así sucesivamente. Esperemos que transversalmente haya diputados y senadores que estén dispuestos a dar la discusión en serio, con todos los intercambios necesarios, para darle solidez a un plan económico que hoy no existe.

Massa amenazó a las provincias con los fondos. Está desconociendo que las partidas de coparticipación a las provincias son automáticas, no dependen de la voluntad de quien gobierna. Por lo tanto, si hay un aumento de la recaudación, aunque sea nominal, esas partidas van a llegar a las provincias sin problema.

- Se viene 2022, un año preelectoral, de preparación de terreno para el 2023. ¿Cómo ve a Hacemos por Córdoba, que viene de una elección legislativa en la que Juntos por el Cambio tuvo un muy buen resultado?Además Hacemos por Córdoba se enfrenta al desafío de no tener ni a De la Sota ni a Schiaretti como candidatos.

- Negar las dos cosas que mencionás sería tonto, casi irresponsable. ¿Es lo mismo ir sin De la Sota o sin Schiaretti? Claramente no. ¿Era el mismo el escenario antes de las Paso, donde Juntos por el Cambio hizo una buena elección? Claro que no. Ahora bien, lo primero requiere tener en claro que el capital de Hacemos por Córdoba está y estará en la buena gestión que siga haciendo y que tiene el 58 por ciento de imagen positiva. Y esto no se condice con el resultado de la elección legislativa. Y lo segundo es que no es precisamente la unidad lo que caracteriza a Juntos por el Cambio también en Córdoba. Así que falta mucho todavía. Y nosotros aceptamos el desafío convencidos de que los cordobeses saben en cada caso lo que votan.

- Estamos viviendo un brote importante de casos de coronavirus por la variante Ómicron. En ese contexto, ¿no hay un adelantamiento de las instalaciones políticas para el 2023?

- La pandemia a nivel de la nueva etapa, llamémosle Ómicron, marca cuestiones verdaderamente estructurales no solamente en Argentina sino en el mundo. Llegamos a una imagen donde podemos tener las fábricas intactas, los comercios intactos, las explotaciones del tipo que sean intactas pero sin gente para trabajarlas. Si esto no nos mueve la cabeza, me parece que estamos pensando mal y estamos subestimando y vamos a pagar las consecuencias de esto. Por supuesto siempre hay momentos en los procesos políticos de sucesión donde cierta dirigencia empieza a pensar en estas cuestiones. Pero creo que es un grave error de un dirigente si no pone en orden estas prioridades. Por ejemplo, veo que tiene razón Llamosas cuando afirma que la única proyección posible es hacer una buena gestión. No se puede dar ninguna proyección a nivel de ningún dirigente, ocupe el lugar que ocupe, si no hace una buena gestión. Si un intendente no tiene resuelto el estado de las calles, si los servicios básicos no los tiene resueltos, y si ahora las tremendas exigencias que traerá esta nueva etapa de la pandemia no le hacen ver el orden de prioridades en que tiene que enfocarse, me parece que nos vamos a equivocar. Por eso digo que está bien planteado que nosotros desde Hacemos por Córdoba pretendemos no cometer ese error porque sabemos que la dedicación tiene que estar excluyentemente centrada en atender las necesidades de la gente. Y la gente, ya lo sabemos, nos guste o no nos guste, la gente se enoja con el que gobierna y no con ella misma.

- ¿Una mala gestión de esta etapa de la pandemia, tan compleja, puede ser contraproducente para cualquier intento de proyección?

- Por supuesto. ¿Qué podemos saber en este escenario de absoluta incertidumbre, donde la gente está tan enojada, tan desanimada y llena de incertidumbre, lo que puede pasar dentro de dos años? Es faltarle el respeto a la gente estar hablando en esos términos. Hay que poner en orden las prioridades. Eso es lo que me parece que en Hacemos por Córdoba intentamos hacer y tener siempre en claro.

Marcos Jure. Redacción Puntal