Villa María | hermanos | empresa | denuncia

Imputaron a dos hermanos empresarios y sus parejas por administración fraudulenta

Se trata de Gustavo y Mario Escurra, junto a sus esposas, Graciela Martina y Laura Rodríguez. El denunciante fue Eduardo Escurra, hermano e integrante del grupo empresarial, fallecido hace dos meses

El pasado 8 de abril, la fiscal Silvia Maldonado, a cargo de la Fiscalía de Instrucción y Flia. Del 1° Turno, Sec. N 2, ordenó imputar a Gustavo Daniel Escurra y Mario Néstor Escurra, junto a sus respectivas cónyuges, Graciela Martina y Laura Susana Rodríguez, como presuntos coautores del delito de Defraudación por Administración Fraudulenta, medida que se suma a la ya dispuesta por el fiscal de la ciudad de Huinca Renancó, quien imputó a los hermanos Escurra por idéntico delito.

El querellante es Eduardo Osvaldo Escurra y, según trascendió, los imputados aprovechando su calidad de accionistas y gerentes de las firmas familiares Las Tolvas S.A. y Molinos del Sur. S.A. desviaban fondos de éstas para costear sus altísimos estilos de vida.

Puntal Villa María dialogó con el abogado de la querella, Javier Marcos, quien indicó: “Todo comienza a principios del año 2020; Eduardo Escurra hace una denuncia contra sus hermanos Mario y Gustavo, por faltante de 800 animales en la estancia El Cuero, que pertenece a Molinos del Sur, ubicado en Huinca Renancó. Allí el fiscal realizó una investigación y los imputó por administración fraudulenta”.

Todo comienza a principios del año 2020; Eduardo Escurra hace una denuncia contra sus hermanos Mario y Gustavo, por faltante de 800 animales en la estancia El Cuero, que pertenece a Molinos del Sur Todo comienza a principios del año 2020; Eduardo Escurra hace una denuncia contra sus hermanos Mario y Gustavo, por faltante de 800 animales en la estancia El Cuero, que pertenece a Molinos del Sur

Marcos continúa el relato: “En otra empresa que tenían en común los tres hermanos se advierte que estas personas tenían una vida de muchos gastos y no repartían dividendos, lo que terminó poniendo a Eduardo en una situación crítica, a tal punto que tuvo que abrir una fábrica de pastas en el garage de su casa para poder subsistir, cuando estamos hablando de empresas muy grandes, que por ejemplo son prestadores de servicio de Arcor”.

“Habían constituido una sociedad para prestarle servicios a la misma empresa y poder sacar ganancias de ahí y perjudicar más a Eduardo Escurra”.

Todo esto terminó poniendo a Eduardo en una situación crítica, a tal punto que tuvo que abrir una fábrica de pastas en el garage de su casa para poder subsistir, cuando estamos hablando de empresas muy grandes Todo esto terminó poniendo a Eduardo en una situación crítica, a tal punto que tuvo que abrir una fábrica de pastas en el garage de su casa para poder subsistir, cuando estamos hablando de empresas muy grandes

Finalmente se hizo una denuncia en la fiscalía de la doctora Silvia Maldonado, y luego de una investigación se imputó a Mario y Gustavo por administración fraudulenta, al igual que a sus parejas.

La Cámara Civil y Comercial de Villa María sacó una resolución dándole la razón a Eduardo Escurra, donde dice que hay que poner un coadministrador en la empresa y que no se pueden tomar medidas sin la firma de esta nueva figura, porque se han advertido diferentes ilícitos.

“La investigación continúa pero están imputados. Condenaron a un hermano a vivir en la pobreza, el mal uso de las mayorías propietarias, entre dos hermanos se pusieron de acuerdo para perjudicar a un tercero”, sostuvo Marcos.

Es importante destacar que Eduardo falleció hace un mes y medio a la edad de 62 años.

Estuvo internado en la clínica San Martín y no pudo ser trasladado porque carecía de bienes económicos. Esta situación ha puesto a la familia en un grado de impotencia enorme”, concluyó.