Villa María | hipoacusia | mutual | certificado

Campaña a beneficio para Paz Garafini, la niña que necesita un implante coclear

La pequeña villamariense fue diagnosticada con hipoacusia unilateral neurosensorial profunda y necesita ser operada lo antes posible. Para la intervención debe juntar U$D 55.600. Sus familiares organizaron bonos y urnas para colaborar. También hay disponible una cuenta bancaria

Los familiares de Paz Garafini iniciaron una campaña a su beneficio porque necesita operarse antes de cumplir dos años.

La pequeña villamariense de un año y medio fue diagnosticada con hipoacusia unilateral neurosensorial profunda y necesita juntar U$D 55.600 para acceder al implante, los honorarios y todo lo que conlleva su operación.

El 30 de septiembre de este año, su mamá, Melania Videla, y su papá, Gastón Garafini, fueron anoticiados de que el oído derecho no esta compensando la falta de audición del izquierdo, por lo que posee un retraso lingüístico.

Las personas pueden colaborar con bonos y en urnas ubicadas en distintos puntos de la ciudad. También hay a disposición cuentas bancarias para depositar.

La mamá de Paz aseguró que por el Instagram @Todos.por.paz da a conocer lo recaudado.

Su historia

Paz nació el 27 de marzo de 2020 y según contó su abuela, Anahí Martínez, por la pandemia se retrasó su primer control de rutina y fue realizado cuando tenía cuatro meses y medio.

Allí le hicieron una prueba de emisión otoacústica, la que le dio que su oído izquierdo no tenía audición. La entrevistada reveló que el personal de salud repitió la prueba porque pensaron que era un tapón de cera o que existía la posibilidad de que no haya sido desarrollado en su totalidad.

Tanto la mamá como la abuela de Paz aseguraron que le hicieron el estudio 5 veces hasta que un otorrino les dijo que tenía hipoacusia y que debían hacer otro estudio en Córdoba.

Allí, la mamá reveló que en el estudio se pudo observar que el cerebro no reaccionaba a los voltajes que le estaban pasando por la vía auditiva.

“Ahí hicimos una resonancia y una tomografía para ver si estaba todo formado, tiene el nervio, la coclear, el tímpano y todo. Lo que pasa es que el nervio está muerto, no hace la conexión nerviosa. El sonido pasa pero ella no escucha”, aseguró Videla.

En este sentido, remarcó que no tenían mutual pero que igual consultaron con otros cuatro profesionales y coincidían en lo mismo.

El viaje

Los papás de Paz empezaron a pensar cuáles eran las posibilidades para que consiguiera su implante.

La mamá comentó que existe una ley que ampara a los niños hipoacúsicos para que reciban su implante coclear pero que había una lista de espera de casi 6 años, también que había prioridad en aquellos casos en los que los niños carecen de audición en ambos oídos.

La mujer describió que empezó a investigar en grupos de padres con niños hipoacúsicos y conoció a alguien que operó a su hija en Miami, Estados Unidos.

Con meses de investigación y pudiendo hablar con el responsable de una fundación en dicho país, solicitaron un turno.

Videla remarcó que conseguir el implante en Argentina les costaba U$D 50.000 y que eso iba a variar porque el peso estaba cada vez más devaluado.

A raíz de esto, expuso: “Procedimos a irnos, vendimos todo incluso quien nos compró el sommier esperó a que nos fuéramos para entregárselo. Fue una etapa muy dura porque con todo el esfuerzo del mundo construimos nuestra casa”.

Y siguió: “Pero obviamente por nuestra hija dábamos la vida si es necesario”.

Estados Unidos

La mamá puntualizó que hicieron una Visa de emergencia que se la otorgaron en una semana y la pudieron pagar con plata prestada.

“Tres días antes de la cita con la embajada de Estados Unidos nos confirman el turno para el 26 de febrero. Nos dimos cuenta de que teníamos menos de un mes para conseguir dinero, comenzamos la campaña y por suerte mucha gente empezó a colaborar”.

Contó que el 24 arribaron, el 25 llegaron y el 26 tuvieron la cita.

Estudios

“Presenté todos los estudios y el que diagnostica que Paz tiene esta hipoacusia no tiene el gráfico con los volúmenes. Entonces me dijeron que tenían que repetir todos los estudios porque el que confirmaría el diagnóstico le faltaba eso”, subrayó Videla.

La dificultad, mencionó, fue que le daban turnos cada un mes y los estudios costaban mínimo U$D 5.000.

Al terminar, puntualizó que fueron a un otorrino especialista en el nervio del oído y el 30 de septiembre les dijo que tenían que operar a Paz antes de que cumpla dos años por su retraso lingüístico debido a que el oído derecho no compensaba la falta de audición del izquierdo.

“Por más que haga las terapias, no nos podemos arriesgar a que pierda la audición en el otro oído”, aseveró la mamá.

En torno a esto, afirmó que si se quedaban en Argentina no hubiesen podido pagar el implante y esperar al que entrega el Estado llevaría muchos años.

Asimismo, comentó que trató de acceder al certificado de discapacidad, pero no pudo obtenerlo porque se trata de un solo oído y que las mutuales no cubren tampoco un solo implante.

“Nos corre el tiempo, es que ella ya tiene un retraso, entonces no podemos esperar. La estimulamos como nos enseñaron los profesionales, va a terapia pero no es suficiente”, destacó.

Sin financiación

En torno al programa en Estados Unidos para acceder el implante, Videla detalló: “Cuando fuimos a la parte de financiación para hacer la operación nos dijeron que eso no existía más y que esa política fue absorbida por el Hospital que es privado entonces tenemos que pagar todo de contado”.

Le manifestó a este matutino que hubo un cambio de director, por lo que la política terminó.

“Nuestra idea era venir, financiarlo y volver cuando ella esté operada pero ahora debemos recurrir sí o sí a la solidaridad de la gente para poder llegar a este monto”, exteriorizó a la mamá.

Para cerrar, señaló que Paz no tiene una enfermedad terminal y que agradecen eso, pero necesitan ayuda para conseguir ese dinero y operarla.