Nacionales | Homicidio | condena | tribunal

Fiesta en Olivos: para Maximiliano Guerra, la propuesta de Fernández "es como una coima"

El exbailarín se quejó de que no haya pedido perdón

El exbailarín Maximiliano Guerra, devenido en dirigente del Pro, repudió el ofrecimiento económico que hicieron el presidente Alberto Fernández y la primera dama, Fabiola Yáñez, para cerrar la causa por los festejos en la quinta de Olivos durante la cuarentena y afirmó que "es como una coima".

"Están ofreciendo dinero para que no sigan con una causa, es como una coima. No sólo que Alberto no pidió perdón, sino que desde un principio inventó que la foto estaba trucada. Y cuando lo descubrieron culpó a la mujer", sostuvo el artista.

En diálogo con Radio Rivadavia, Guerra consideró que la población está teniendo cierto fastidio con el Gobierno: "Hay un ‘basta’ que está dando vueltas, que no se trata solamente del hastío que tenemos de la economía y de un montón de cosas, sino de la falta de compromiso moral que tiene Alberto Fernández hacia el pueblo".

"Se supone que representan a un partido que lucha por la igualdad y la Justicia", lanzó el exbailarín.

Al profundizar sobre la polémica generada por los festejos que hubo en la residencia presidencial de Olivos durante la cuarentena, el dirigente cercano a la titular del Pro, Patricia Bullrich, afirmó que "si hubiesen sabido que con un millón y medio de pesos no perdían todo, habrían quebrado muchas menos pymes".

"Esto es como una falta de respeto y de moral. Siguen caminando impunes. Están acostumbrados a caminar la vida y creer que van a salir impunes e ilesos de todo. Esa arrogancia y soberbia también conlleva una cobardía", subrayó.

Para el artista, el jefe de Estado "es cobarde", ya que afirmó que "le va diciendo a cada uno lo que quiere escuchar".

"Evidentemente, no está preparado para ser Presidente", dijo.

En otro orden, la Cámara Federal de Casación confirmó parcialmente la condena contra el exjuez federal de Salta Ricardo Lona por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura, pero lo absolvió de la acusación de homicidio contra el exgobernador provincial Miguel Ragone.

El máximo tribunal penal, en un fallo con disidencias, ratificó por unanimidad la condena por los delitos de "encubrimiento y prevaricato" pero hizo lugar al recurso de la defensa del exmagistrado (a cargo de los abogados Federico Rodríguez Spuch y Nicolás Ortiz) por el homicidio de Ragone.

El exgobernador de Salta, médico de profesión y militante peronista, fue secuestrado el 11 de marzo de 1976, poco antes del golpe de Estado, cuando salía de su casa.

La patota que lo secuestró baleó a dos testigos ocasionales del hecho, Margarita de Leal y Santiago Arredes, quien murió como consecuencia de los disparos.

Por esos dos casos, los de De Leal y Arredes, el tribunal –integrado por los jueces Alejandro Slokar, Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci- por unanimidad confirmó las condenas, que en principio treparon a 15 años de cárcel para Lona.

Sin embargo, al dejar sin efecto la condena por el homicidio de Ragone, reenviaron el expediente al Tribunal Oral Federal número dos de Salta para que evalúe si modifica la cantidad de años aplicados a la pena.

En disidencia, el juez Slokar se había inclinado por confirmar también la condena por la presunta participación de Lona en el homicidio, pero su iniciativa quedó en minoría.