Villa María | identidad | Ley | unvm

Estudiantes de la UNVM podrán utilizar su identidad de género autopercibida en trámites académicos

En el marco del 9° aniversario de la sanción de la Ley Nacional de Identidad de Género, se puso a disposición un formulario para quienes deseen solicitar la utilización del nombre elegido, acorde a su identidad autopercibida

A través del Programa de Género y Sexualidades, dependiente de la Secretaría de Bienestar, y de la Secretaría Académica, la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) puso en marcha una herramienta clara y de libre acceso que reconoce la identidad de género adoptada y autopercibida de toda persona perteneciente a su comunidad educativa a su solo requerimiento.

De este modo se habilitó un formulario de “Derecho a la Identidad” que una vez completado es receptado por el equipo del Programa de Género y Sexualidades para efectivizar el trámite requerido, generando así las condiciones necesarias para que las y los integrantes de la comunidad universitaria puedan solicitar la utilización del nombre elegido acorde a su identidad autopercibida, y por lo tanto, permitir la modificación de los datos en el legajo, así como en todos los documentos administrativos y académicos de la UNVM.

En ese marco, la secretaria de Bienestar, Marcela Pozzi, dijo que se trata de una posibilidad que ya existía en la universidad y en la práctica venía sucediendo. Si un integrante de la comunidad universitaria quería hacer un cambio de su identidad o legajo lo podía hacer a través de una nota que debía ser enviada al programa de género y sexualidades y el trámite se evaluaba en la Secretaría Académica.

“En vista de la práctica y con el objetivo de que sea un trámite más fácil y difundido de cómo realizarlo, articulamos esto dentro de las dos secretarías para que dentro del sistema de autogestión de estudiantes aparezca una opción de poder realizar el cambio através de un formulario”, afirmó.

No obstante, Pozzi aclaró que el formulario una vez completado se remite al programa de género y sexualidades para realizar el trámite y para seguir la trayectoria estudiantil.

“Se trata de alguna manera de cumplimentar con la ley y además brindar un trato digno como indica el artículo 12 de la ley, el respeto a la identidad de género al solo requerimiento” manifestó la secretaria de Bienestar Universitario.

Intervenciones

Sobre los cambios de identidades para la realización de trámites académicos, Pozzi señaló que ya hubo intervenciones durante el año 2019 y el 2020, donde se hizo un cambio en el nombre de pila del legajo, pero con el formulario se brinda mayor accesibilidad a la comunidad educativa de la casa de altos estudios.

“En el número de legajo, en la materia como figuras, en el aula virtual que puedas tener nombre e identidad de género autopercibida”, indicó Marcela Pozzi.

Aclaró que el trámite es fácil, a través del sistema de autogestión de manera online y que el estudiante tendrá una relación con el programa de género para salir adelante con la trayectoria estudiantil, manifestó la funcionaria académica.

Ley nacional de identidad

Esta acción se realiza en el marco del 9° aniversario de la sanción de la Ley Nacional de Identidad de Género N° 26.743 que en su Artículo 13 establece que “toda norma, reglamentación o procedimiento deberá respetar el derecho humano a la identidad de género de las personas.

Ninguna norma, reglamentación o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir o suprimir el ejercicio del derecho a la identidad de género de las personas, debiendo interpretarse y aplicarse las normas siempre a favor del acceso al mismo.

Esta ley es el resultado de una lucha histórica de las diferentes organizaciones de la sociedad civil y ONGs LGBTTTIQ que promovieron la inclusión y reconocimiento de derechos de las personas travestis, transexuales, transgénero, intersexuales, en adelante personas trans, logrando de esta manera un cambio de paradigma en términos de género a nivel legislativo.

Con la implementación de esta iniciativa, la UNVM avanza en la garantía del derecho a la educación en igualdad de condiciones, reconociendo a quienes conforman su comunidad como ciudadanas/os plenas/os.