Nacionales | impacto | fideicomiso | apuesta

El Gobierno evalúa otro aumento en las retenciones a las exportaciones

Quieren desvincular precios locales e internacionales. También se contempla un fideicomiso como el del aceite

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, sostuvo ayer que el gobierno nacional estudia “aumentar los derechos de exportación” como una de las alternativas para “desvincular los precios internos de los internacionales”, y así “asegurar carne, pollo, pan y leche en la mesa” de los argentinos, y resaltó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, coincide con este punto de vista.

En una entrevista con el diario Página 12, Feletti reveló que el equipo económico “está preocupado por el impacto de la inflación importada sobre los precios locales” y por ese motivo “están evaluando dos medidas para contrarrestarla”.

Una es la “más tradicional de aumentar los derechos de exportación”, mientras la otra alternativa sería “crear fideicomisos de subsidio cruzado, como sucede en el mercado del aceite mezcla”, explicó el funcionario.

Al examinar cada una de esas posibilidades, Feletti sostuvo que, “comparando el 2015 con el 2021, hoy las retenciones tienen menos peso frente a productos con precios internacionales más altos y, por lo tanto, menor regulación de cupo de exportaciones”.

Al referirse al fideicomiso de subsidio cruzado, precisó que es “un acuerdo entre privados por el que parte de la renta exportadora se destina a subsidiar el precio de aquellos que venden en el mercado interno”.

Al respecto, evaluó que “hoy el modelo es el de aceite mezcla y es exitoso en términos de precios y para el productor, porque el subsidio para que se mantenga el precio del mercado interno es apenas el 1,9 por ciento, mucho menos que las retenciones tradicionales” y “además la recaudación no va al Estado sino que va directo al consumidor”.

Consideró que “no son propuestas antagónicas, aunque cuanto mejor funcione ese fideicomiso menos va a ser la necesidad de aumentar el nivel de retenciones”.

De todas formas, el secretario de Comercio Interior sostuvo que “por cualquiera de las dos vías es imprescindible intervenir porque si no vamos a tener un impacto en el precio de los alimentos más grande que el de ahora, con un traslado también a productos de góndola que usan trigo como insumo, como, por ejemplo, los fideos”.

Consultado sobre la opinión que sobre estas propuestas tiene el ministro Guzmán, Feletti aseguró que “él tiene la misma proyección en términos del aumento de precios internacionales”.

“Nos convocó esta semana a propósito del aumento del precio de la carne y Guzmán se mostró dispuesto a escuchar e incluso estuvo de acuerdo en evaluar estas dos posibles medidas”, precisó.

Feletti confirmó que convocará esta semana a frigoríficos exportadores, mercadointernistas y carniceros para frenar los aumentos de precios de la carne.

Alto cumplimiento

Al referirse al acuerdo de precios que impulsó inmediatamente después de iniciada su gestión, el funcionario opinó: “El balance del programa es bueno: ampliamos la canasta a 1.432 productos, casi el doble de los que había, con un cumplimiento promedio de 85 por ciento tanto en precios como en abastecimiento”, y dijo que “el resultado fue que en la segunda mitad de octubre hubo una desaceleración de la caída del consumo y de la suba de precios”.

“Empezamos esta semana la segunda fase -añadió-, abordando el tema precios en productos clave, es decir, carne, pollo, pan y parte de leche fresca que hoy no se encuentra dentro del programa. No era mi intención hacerlo de esta forma, pero lamentablemente empezaremos las conversaciones por la negativa, porque la urgencia hoy es el aumento de la carne”.

Dijo que, según el diagnóstico de todo el equipo económico, “la suba de precios internacionales llegó para quedarse por lo menos hasta el año que viene, cuando este efecto se agudizará”, porque “este capitalismo que emerge de la pandemia respeta el modelo de producir poco y ganar mucho, apoyado en concentración monopólica en todo el mundo”.

En este marco, vaticinó: “Aumentarán el precio del maíz, el trigo y la carne y tenemos que evitar que impacten en la mesa de las y los argentinos. Si queremos asegurar carne, pollo, pan y leche, tenemos que desvincular los precios internos de los internacionales”.

Consultado por el posible impacto en el índice de inflación de noviembre de los recientes aumentos en productos frescos, Feletti consideró que “probablemente a fin de mes se vea este aumento tanto de la carne como del pollo” y añadió: “También observamos aumentos de precios de productos por fuera del programa, sobre todo productos de gama para segmentar el consumo”.

“Pero hoy la apuesta es la consolidación de esta canasta alimentaria de góndola mas frescos que permita contrapesar la presión del indice”, recalcó.

El día después

Finalmente, ante una consulta sobre qué ocurrirá al vencimiento del programa el 8 de enero próximo, Feletti advirtió que “no puede haber una salida abrupta”.

“Venimos conversando con las empresas que tiene que haber un gran acuerdo, una canasta amplia en productos de góndola y frescos para que los ingresos populares sean compatibles con la canasta”, señaló el funcionario.

“Queremos consolidar una canasta de productos de góndola regulada, accesible y amplia con el objetivo de bajar la incidencia de la canasta alimentaria en los ingresos de los sectores populares porque, si no, no hay política de ingreso, ni paritaria, ni fórmula previsional que aguante”, añadió Feletti.

“El legado del peronismo en Argentina es que los y las trabajadoras se puedan comprar más o menos lo que quieren, si no convertimos la política alimentaria en una política social. Y el alimento no es política social; es un derecho”, sentenció.

Fuerte cruce de Hacemos por Córdoba a la iniciativa de Feletti

El cruce y los fuertes chispazos que alimentaron durante la campaña el Frente de Todos y Hacemos por Córdoba ya tiene su primer capítulo poselectoral. Es que la idea del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, que le anticipó a Página 12 sobre que analizan aumentar retenciones o algún otro mecanismo para desacoplar los precios internos de los externos provocó una inmediata reacción de la gestión de Juan Schiaretti. Fue el jefe de la bancada en la Unicameral, Francisco Fortuna, el encargado de cuestionar la iniciativa de la Casa Rosada: “Demuestra que no entiende absolutamente nada de lo que pasa con el manejo de la economía nacional. Desde distintos sectores se advirtió a los funcionarios nacionales que, con el cierre de las exportaciones de la carne, las consecuencias serían muy dañinas para la economía familiar porque los precios no iban a bajar y sólo se reducirían la producción de carne y los ingresos por exportaciones, porque se ataca la producción. Eso ya está pasando y las expectativas son de empeoramiento progresivo. Este equipo está empecinado en repetir errores con políticas que han fracasado en el pasado. Ahora, después del cachetazo que recibió la semana pasada en las elecciones -y en especial en las provincias de la región centro, precisamente por las pésimas políticas hacia el campo y el complejo agroalimentario- sólo tienen capacidad para insistir con medidas para aumentar las injustas retenciones”, comenzó el dirigente de Oncativo.

Y agregó:“Así, siguen metiéndonos las manos en los bolsillos a los cordobeses, que somos los que más aportamos: alrededor del 30% de todo lo que el país recauda en este sentido. Rechazamos y repudiamos enérgicamente estas medidas que, según Feletti, están estudio. Lo que debe hacer de inmediato el Presidente es revisar todas la políticas en los temas centrales y pedir ayuda a gobiernos provinciales como el nuestro, respetando el federalismo. Tenemos propuestas para enfrentar la crisis, estimulando la producción y no poniendo permanentemente obstáculos y llevándose los recursos de Córdoba para alimentar al puerto y al conurbano bonaerense. Paren con los abusos hacia Córdoba, dejen de castigar la producción y el empleo genuino”, reclamó Fortuna. Y finalizó:“Por este camino, van a empeorar la economía y los cordobeses estamos cansados de pagar los platos rotos de la ineptitud y el resentimiento de quienes, desde el puerto, sólo se miran el ombligo”.