impuesto | declaraciones |

Discrepancias sobre el resultado de un posible impuesto a la riqueza

Economistas ortodoxos dicen que la recaudación será "prácticamente nula". Los oficialistas lo consideran "indispensable" para la economía

El proyecto oficialista para aplicar un impuesto a grandes patrimonios destinado a financiar la lucha contra el coronavirus generó ayer posturas contrarias entre economistas, mientras cosechó el respaldo "conceptual" del gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Un sector relacionado con la ortodoxia advirtió que el nivel de recaudación del gravamen será "prácticamente nulo", mientras que los más cercanos a las ideas del Gobierno lo consideraron "indispensable" para superar la crisis derivada de la pandemia.

La iniciativa, cuya confección es coordinada por el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Carlos Heller, sumó el apoyo del gobernador Kicillof, quien dijo estar "conceptualmente" de acuerdo.

"Cuando uno ve situaciones de esta magnitud, por supuesto que el aporte tiene que ser proporcional. Es un momento de emergencia, de catástrofe, en el que los que más tienen, tienen que ayudar a los que menos tienen", afirmó en declaraciones radiales.

En el oficialismo quieren acelerar el tratamiento parlamentario y por eso la vicepresidenta Cristina Kirchner busca habilitar sesiones virtuales para votar el denominado "impuesto Patria", con el que se pretenden recaudar fondos para cubrir parte de los gastos para paliar los efectos de la cuarentena por la pandemia del coronavirus.

Melconian y De Pablo, en contra

Los economistas Carlos Melconian y Juan Carlos De Pablo, de extracción ortodoxa, criticaron la iniciativa y advirtieron sobre las dificultades que tendrá el Ejecutivo para cobrarlo.

"Frente al quilombo que veo, son dos mangos con veinte, aunque paguen todos", graficó Melconian, extitular del Banco Nación durante la gestión macrista.

Agregó que "frente a este problema que tiene el planeta Tierra, que es novedoso y no lo tiene resuelto el mundo, acá se ha tomado un camino sanitarista muy concreto y, en el día a día, se va confirmando la idea de que hay un plan maestro sanitario pero no hay un plan maestro económico".

Aseguró que el debate es "berreta y para la tribuna".

En esa línea, De Pablo pronosticó: "Van a recolectar cuatro mangos porque no lo van a pagar".

"Desde el punto de vista conceptual, decirle hoy a un tipo que tiene 32.000 problemas que tiene que pagar impuestos porque tiene la mala suerte de ser rico, es una locura total, que va a enardecer los espíritus", advirtió el execonomista de la Fundación Fiel.

Lo hacen EE.UU. y Alemania

Por el contrario, el director del Cepa, Hernán Letcher, aseguró que "en la mayoría de los países se están articulando fuertes paquetes fiscales para amortiguar la crisis, y entre ellos se encuentra Estados Unidos".

En declaraciones a Radio Rivadavia, aseguró que "hay que copiar el impuesto solidario que se aplicó en Alemania en 1989", para enfrentar ahora la crítica situación que generó el coronavirus.

Por su lado, la titular de la Comisión de Finanzas de Diputado, Fernanda Vallejos, estimó que el impuesto alcanzaría a 15 mil personas que, según indicó, "no es ni el 1% de la población" argentina.

En declaraciones a FM La Patriada, Vallejos consideró "razonable" que aquellos argentinos que "tienen los activos exteriorizados, que es algo que genera enormes perjuicios para el desenvolvimiento de nuestra economía, deberían tener una alícuota diferencial".