Provinciales | Industrias | rentabilidad | inversiones

El 73% de la industria cordobesa, con un balance positivo del 2021

Las fábricas de la provincia vieron una gran recuperación de su actividad durante el año pasado, pero el optimismo se completa con la proyección para 2022: el 74% cree que seguirá el rebote o incluso será superior

Los industriales cordobeses brindaron con ganas la noche del viernes porque el balance que dejó el año pasado fue, en general, muy positivo y bien diferente a lo que imaginaron en el brindis anterior. Es que el 2020 había cerrado con una gran caída en muchas ramas de actividad y gran incertidumbre, con apenas un par de embarques de vacunas ingresados al país y una pandemia que llenaba de nubarrones el horizonte. Esta vez la situación fue distinta, aún con Ómicron instalada con fuerza y un ritmo de contagio muy elevado que reinstala ciertas dudas en las proyecciones.

Pero lo cierto es que el 73% de los industriales de la provincia aseguró haber tenido un año positivo en 2021 y además, el 74% cree que ese envión seguirá igual o mejor a lo largo de los próximos 12 meses.

Es una de las conclusiones más importantes del último relevamiento que realizó la Unión Industrial de Córdoba (UIC) entre sus asociados de distintos puntos de la provincia.

Pero hay más: ese entusiasmo por la recuperación llevó al 60% de los consultados a asegurar que tiene planificadas inversiones para este año, ya sea para mejorar sus plantas o actuales líneas de producción o bien para montar nuevas.

El estudio corresponde al mes de noviembre y establece que allí, el 53% dijo haber crecido con respecto al mismo período de 2020. “Continuando con la tendencia de crecimiento interanual de la segunda mitad del año, el estudio arroja la mayor variación interanual registrada desde la irrupción de la pandemia. Para un tercio de las que crecieron, el incremento estuvo entre el 11% y el 20% y para otro entre el 20% y el 40%”, remarcó el informe de la UIC.

Las industrias vinculadas a la producción de maquinarias agrícolas son las que más empujan esta recuperación y, lógicamente, son sobre todo las situadas en los departamentos Marcos Juárez y Río Segundo.

En relación con la envergadura de las industrias, las que mejor evolución interanual han tenido son las que se encuentran en los dos extremos: las micro y pequeñas y las grandes.

Sin embargo, hay también una advertencia con respecto a que “la rentabilidad no logra mejorar”. Cuatro de cada diez industrias han perdido entre el 11% y el 20% de sus ganancias en el último año.

La rentabilidad es particularmente baja entre las microindustrias, sólo un 19% han logrado hacerla crecer en el último año y más de la mitad reducirse.

La industria gráfica y del papel, que viene atravesando años muy críticos, es la que más ha visto crecer su rentabilidad. En tanto que las empresas industriales de maquinaria agrícola han logrado mantener estable su rentabilidad. Son las alimenticias y las metalúrgicas las que más afirman haber perdido rentabilidad con relación a el mismo mes del año pasado.

Finalmente, con respecto a las inversiones, del 60% que respondió que avanzará en 2022 con un plan en ese sentido, un tercio lo hará en bienes de capital, otro tercio en capital de trabajo y finalmente un último tercio en innovación.

El rubro influye tanto en la intención de invertir como en el destino de esas inversiones; así, mientras los industriales del software están principalmente planeando inversiones de innovación, los metalúrgicos y alimenticios se inclinan por invertir en bienes de uso y los de las industrias gráficas y de papel, y del plástico piensan invertir en capital de trabajo. Las industrias grandes y medianas de tramo 1 son las más propensas a invertir.

Gonzalo Dal Bianco. Redacción Puntal