Villa María | iniciativa |

Desarrollan un dispositivo autónomo para medir la temperatura corporal

La propuesta integra un selecto grupo de 20 iniciativas de todo el país que fueron elegidas por su desarrollo tecnológico e impacto social. Permite a través de sensores controlar la temperatura, sin la presencia de otras personas

La Facultad local de la Universidad Tecnológica Nacional lleva adelante un interesante proyecto que permitirá el control de la temperatura corporal de las personas, pero con la aplicación de un equipo autónomo que no demanda ningún tipo de contacto. La iniciativa fue aprobada y logró ser incorporada en el Banco Nacional de Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social, junto con otras 19 propuestas del país.

“Es un sistema que cuando el protocolo esté instalado permitirá medir la temperatura de la gente que llegue a la Facultad sin ningún tipo de contacto, sino a través de sensores y con procesamiento de imágenes en un punto en el rostro. Así, a partir de un valor que fue establecido por la Organización Mundial de la Salud -37,3°- generará una alarma si es mayor”, destacó el ingeniero Marcelo Cejas al ser abordado por este medio sobre el proyecto que llevan adelante.

De esta manera, con una temperatura corporal superior a la establecida se evitará que esa persona acceda a la casa de altos estudios y, al mismo tiempo, la posibilidad de contagio en caso de estar cursando Covid. Sobre cómo surgió la idea de aplicar un dispositivo de este tipo, destacó que la propuesta se lleva adelante a través de iniciativas que se generan en el marco de dicho banco, apostando a propuestas que tengan desarrollo tecnológico pero principalmente un impacto social.

El desarrollo se realizó de manera íntegra en la casa de altos estudios de barrio San Juan Bautista. “Es un proyecto de tres años, que arrancó este año y lo que pudimos trabajar hasta ahora es en el armado de sensores y plaquetas”, resaltó. Cabe consignar que al grupo de trabajo lo integran docentes de Ingeniería en Electrónica junto con algunos becarios. Lo que se avecina, con la presencialidad proyectada para 2022, es la posibilidad de disponer del lugar para el armado final, a los fines de iniciar con el período de prueba del dispositivo.

Para Cejas, la iniciativa realza de importancia en el contexto de pandemia que se vive, pero principalmente porque surge por intermedio de Proyectos de Desarrollo con la particularidad de que existe una institución de bien público adoptante, que avala el proyecto por su interés y que lo adoptará una vez terminado.

“A ese trámite lo hicimos a través de la Escuela Proa, que tenemos en la Facultad, y sumamos no sólo a los ingresantes de la escuela sino también a los de la facultad; el ministerio de Educación de la Provincia lo avaló, lo que nos permitió cumplir con los requisitos de presentación”, precisó.

Dispositivo costoso

Consultado sobre los costos que demanda efectuar un dispositivo de este tipo, destacó que justamente se pensó en un trabajo de este tipo que sea accesible en cuanto a costo. “No es algo innovador que no exista, hay distintas formas de medir la temperatura, pero un sistema como este a mediados del año pasado tenía un costo que iba de los 30 mil a 40 mil dólares”, especificó.

En el caso puntual del proyecto local, si bien no se determinó el costo final, Cejas aclaró que el valor “es muy económico y sólo incluye la compra de los componentes”. “Hay un par de sensores que son chinos, que son los únicos que los fabrican en este momento y podemos importar, pero el resto son todos elementos que conseguimos en el mercado argentino”, detalló.

Abordado sobre cuándo se podría empezar a utilizar, y si desde el inicio del ciclo lectivo del año venidero ya estaría en condiciones el dispositivo, Cejas advirtió que “no sería tan ambicioso”. “Creo que durante el año, y en condiciones de trabajo normal, lo tendremos listo. La idea es implementarlo y ponerlo en marcha, dejándolo en la Facultad. Después queda a disposición de cualquier entidad pública que lo desee para facilitárselo”.