Salud | inoculantes | patentes | laboratorio

El Reino Unido aprobó el primer comprimido contra el Covid-19

Dio luz verde al tratamiento con el fármaco molnupiravir, tildado de "revolucionario"

El Reino Unido se convirtió ayer en el primer país en aprobar un tratamiento en comprimidos contra el coronavirus, algo que el Ministerio de Salud consideró "histórico", porque cambiará la situación de los más vulnerables y los inmunodeprimidos.

Después de haber sido aprobada por el regulador de medicamentos del Reino Unido, la pastilla “revolucionaria”, el molnupiravir, se administrará dos veces al día a pacientes vulnerables a los que se les haya diagnosticado recientemente la enfermedad.

"Hoy es un día histórico para nuestro país, porque el Reino Unido es ahora el primer país del mundo en aprobar un antiviral contra el Covid-19 que puede tomarse en casa", aseguró el ministro de Salud, Sajid Javid, en un comunicado.

"Esto cambiará la situación para los más vulnerables y los inmunodeprimidos, que pronto podrán recibir el revolucionario tratamiento", agregó.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, por sus siglas en inglés) dijo que el fármaco es seguro y eficaz para reducir el riesgo de ingreso hospitalario y muerte en personas con Covid leve a moderado que tienen alguna otra patología.

Molnupiravir es para personas que han tenido una prueba de Covid-19 positiva y tienen al menos un factor de riesgo de desarrollar una enfermedad grave, como obesidad, tener más de 60 años, diabetes o enfermedad cardíaca.

La MHRA dijo que el medicamento debe tomarse lo antes posible después de haber dado positivo al test de coronavirus y dentro de los primeros cinco días.

En los ensayos clínicos, la píldora, desarrollada originalmente para tratar la gripe, redujo el riesgo de hospitalización o muerte aproximadamente a la mitad.

Javid dijo que el tratamiento es un "cambio de juego" para los más frágiles e inmunosuprimidos.

Del laboratorio Merck

Desarrollado por el laboratorio estadounidense Merck, el molnupiravir es el primer medicamento antiviral oral para el coronavirus. Su uso evita que el virus su multiplique, con lo que reduce el riesgo de la enfermedad.

Merck supone que el fármaco debería ser efectivo con nuevas variantes del virus.

Además de la novedad de tratarse de un tratamiento oral y no una vacuna, el laboratorio también se diferenció de los inoculantes que hoy se administran de forma masiva al firmar un convenio que permite extender una licencia voluntaria de su patente, lo que permitiría que varios países puedan fabricar versiones genéricas locales.

El acuerdo fue rubricado entre Merck y el Medicines Patent Pool (un organismo que negocia las licencias de tratamientos con los titulares de la patentes), lo que contribuirá a dar un amplio acceso al molnupiravir en 105 países de ingresos bajos o medios incluidos en el convenio.

Según los datos publicados en un comunicado de prensa, los ensayos clínicos en 775 pacientes del estudio encontraron que 7,3% de los que recibieron el medicamento fueron hospitalizados frente al 14,1% que recibió placebo.

Entre los que recibieron molnupiravir no hubo muertes, aunque 8 pacientes que recibieron placebo en el ensayo murieron más tarde por Covid-19.

Los resultados del ensayo sugieren que el fármaco debe tomarse poco después de que se desarrollen los síntomas para que surta efecto.

Tras la autorización en el Reino Unido, la Agencia Europea de Medicamentos declaró que está dispuesta a recomendar a los estados miembros de la Unión Europea su uso, aunque para eso debe esperar sus propios ensayos.

El ente regulador busca acelerar el estudio que lanzó la semana pasada sobre este medicamento, de cara a poder autorizar su comercialización, en un momento en que Europa conoce un aumento de los contagios por coronavirus.

Transmisión “muy preocupante”

Europa atraviesa la cuarta ola "masiva" de coronavirus, con un ritmo de transmisión "muy preocupante" que podría provocar medio millón de muertos adicionales de aquí a febrero en el continente, alertó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta cuarta ola afecta especialmente a Alemania, que registró ayer un récord de contagios diarios desde que empezó la pandemia, con un total de 33.949 casos en 24 horas, según el instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch.

"Estamos de nuevo en el epicentro", lamentó el director de la OMS Europa, Hans Kluge, en una conferencia de prensa virtual.

"El ritmo actual de transmisión en los 53 países que forman la región europea es muy preocupante. Si mantenemos esta trayectoria, podríamos tener otro medio millón de muertos por Covid-19 en la región de aquí a febrero", agregó Kluge.

Para la OMS, el aumento de los casos se explica por la combinación de una vacunación insuficiente con una flexibilización de las medidas anticovid.