Nacionales | inquietud | reparaciones | argañaraz

La recuperación de la economía en 2021 esconde aún actividades en rojo

Un trabajo del Iaraf advierte que muchas ramas siguen por debajo de los niveles prepandemia, pero además, la mayoría aún está lejos de recuperar las marcas de 2011. El desafío: un sendero sostenible de crecimiento

Si bien la actividad económica en general volvió del profundo pozo en el que cayó en 2020, no todos los sectores se comportaron del mismo modo. Y además, aún le queda un buen trayecto de ascenso para volver al 2011, el pico que mostró en la última década y a partir del cual todo fue estancamiento o caída.

Según detalla el último informe del Iaraf, elaborado por Nadim Argañaraz, “antes de la pandemia, Argentina ya tenía el desafío de recuperar un sendero sostenible de crecimiento, ya que venía de años de estancamiento económico. La irrupción del Covid-19 generó un cimbronazo de magnitud, cayendo la actividad económica un 10% respecto al año 2019. Durante el año 2021, la economía se recuperó, alcanzando prácticamente los niveles prepandemia. Esto implica que el desafío que se tenía en 2019, sigue estando plenamente vigente: recuperar un sendero sostenible de crecimiento”, explicó el trabajo dado a conocer ayer.

“Ahora bien, resulta interesante analizar la dinámica sectorial de la última década, ya que no ha sido homogéneo el comportamiento. La pandemia generó cambios, en algunos casos coyunturales y, en otros, tal vez más estructurales”, indicó.

El trabajo destaca que muchas personas trabajan desde sus casas, por ende no usan transporte. La demanda de ocio también se vio muy resentida y si bien 2021 tuvo una importante recuperación, se genera la inquietud de cuánto es factible que se recupere este año. La tercera ola, plenamente vigente en este momento, va a tener impacto en la actividad de ciertos sectores.

Son muchos los aspectos en juego, por lo que no resulta viable una proyección sectorial de mediano plazo. Dado esto, el estudio presenta la dinámica sectorial de la última década, identificando sectores que crecieron, sectores que se movieron al ritmo del promedio de la economía y sectores que cayeron.

“Dentro de los sectores que cayeron, es muy importante dividirlos entre los que venían creciendo hasta 2019 y los que ya venían cayendo con anterioridad. Esto permite apreciar que, por ejemplo, el transporte, si bien venía creciendo antes de la pandemia, cayó tanto que la recuperación de 2021 todavía lo deja lejos de los niveles de 2011. Dependiendo de los cambios de comportamiento laboral y de otros factores, este sector se podrá seguir recuperando, pero tal vez no vuelva a niveles previos, por lo menos en el corto plazo”, anticipó el Iaraf.

El PIB creció en los tres primeros trimestres de 2021 un 10,8% respecto al año previo, recuperando gran parte de la caída de la pandemia. Pero aun manteniendo esta tasa de crecimiento para todo el año, la actividad económica seguirá estando un 2,7% debajo del nivel alcanzado en 2011.

Entre los sectores que más crecieron se encuentran Pesca (37,8%), Enseñanza (18%), Servicios sociales y de salud (17,1%), Electricidad, gas y agua (14,8%), Administración pública y defensa (13,1%), y Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (8%). Estos seis sectores representaban el 26,2% de la actividad económica en 2011, es decir una cuarta parte de la actividad económica total.

Un segundo grupo de sectores tuvo un crecimiento similar al promedio de la economía. Se encuentran Intermediación financiera (1,6%), Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (0,4%), y Construcción (-2,1%). Estos sectores representaban el 16,4% de la actividad económica en 2011. “Cabe también señalar que, en el período 2012-2018, la Intermediación Financiera promedió un nivel 9,2% superior al de 2011. Y lo opuesto sucedió con la Construcción (-4,6%)”, explicó el informe.

Finalmente, están los sectores que mostraron una mayor caída en el período 2011-2021. Representaban el 57,4% de la actividad económica en 2011 y se puede distinguir dos grupos: los que crecían hasta 2019 y los que no.

Entre los primeros se encuentran Transporte y comunicaciones (-5,5% entre 2011 y 2021, 8,7% entre 2011 y 2019), Hogares Privados con Servicios Domésticos (-7,6% y 9,7% respectivamente) y Hoteles y restaurantes (-40,1% y 6,1% respectivamente).

En el segundo grupo se encuentran Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-7,2% entre 2011 y 2021, -15,0% entre 2011 y 2019), Industria manufacturera (-10,9 y -18,5%, respectivamente), Explotación de minas y canteras (-12,9% y -8,7%, respectivamente), y Otras actividades de servicios (-18,7% y -3,7%, respectivamente).