Villa María | instituciones | invisible | necesidad

Dictan talleres de VIH para evitar la discriminación y generar vínculos

"Parte de entrar en conciencia de lo que uno tiene es compartir con sus allegados", dijo la infectóloga Noelia Carreño. Lamentó que aún en la actualidad "hay muchas personas que no conocen las vías de transmisión"

Con la realización de talleres psicoeducativos, el Hospital Pasteur busca incentivar la adherencia al tratamiento retroviral y disminuir la estigmatización y la discriminación en personas que conviven con VIH. La propuesta apunta a generar un espacio de convivencia que les permita a contagiados relacionarse con otros pacientes, en virtud de que, en la mayoría de los casos, “ellos sienten que son los únicos que portan la enfermedad y es importante que sepan que hay otros pares con experiencias similares”, argumentó la infectóloga Noelia Carreño, del centro de salud.

La propuesta se desarrolla el segundo miércoles de cada mes y para hoy se prevé un cine debate. Se apunta llegar no sólo a las personas con VIH, sino también allegados o familiares, inclusive hasta los equipos de salud.

En la charla con este medio, Carreño destacó que, según los últimos informes del Ministerio de Salud de la Provincia, “desde hace algunos años Villa María viene siendo una de las ciudades con más casos”. De igual manera, explicó que lo más preocupante que se percibe en el pasado reciente “es que los diagnósticos que tuvimos han sido tardíos, en personas gravemente enfermas. Incluso, muchas abandonaron el tratamiento durante la pandemia”.

Destacó que hay una realidad que existe y que, por un lado, “es invisible, pero también gigante, y es la discriminación”, que termina siendo preocupante no sólo desde el punto de vista sanitario, sino de conductas sociales. “Cuando uno habla de enfermedades, tiene que hablar también de lo que es conciencia de enfermedad. Parte de entrar en conciencia de lo que uno tiene es compartir con sus allegados”, dijo y graficó que suele darse el caso de pacientes con VIH “que no les cuentan a sus amigos, o familiares, o hasta su propia pareja. Todo tiene que ver con ese miedo”.

Allí radica la importancia del taller, que pretende mostrar “que son muchas las personas que están en la misma situación, y que a veces la ayuda puede ser entre ellas mismas y no de nosotros hacia ellos, pero además ellos siendo educadores nuestros como para aprender de una realidad que en la relación médico-paciente no podemos conocer”.

Carreño destacó que perciben una difusión por etapa del VIH y no algo continuo, “entonces la gente sabe lo que escucha. Hay muchas personas que todavía desconocen cuáles son las vías de transmisión, con la gravedad que implica. Hoy por hoy se transmite prácticamente de manera exclusiva por relaciones sexuales sin protección, o en forma vertical de una mujer embarazada sin tratamiento hacia su hijo”.

Consultada sobre si el virus se percibe mucho más en poblaciones jóvenes, dijo que la edad “es bastante variada. Si bien no tenemos un análisis hecho del año, sí notamos casos en mayores de 50 años que no usan el preservativo por una decisión cultural, y porque en realidad pasan más en esta generación por el miedo al embarazo. Las mujeres a esa edad no pueden quedar embarazadas, entonces no utilizan el preservativo”. Y en los jóvenes, “sabemos lo que es en la adolescencia el ‘yo puedo con todo y no me va a pasar nada’. Creo que hay una educación sexual muy defectuosa, tanto de las instituciones educativas como desde el ámbito familiar”.

“Es muy difícil poder llegar a los adolescentes con temas más comunes, imagínate con sexualidad. Pero además para poder hablar de esto, es fundamental que los padres sepan, y si no saben es prácticamente imposible”, sentenció. Con relación a la tarea que desarrollan en el taller, recalcó que cuentan con un equipo interdisciplinario integrado por profesionales de servicios sociales, laboratorio, farmacia y salud mental.

En una primera etapa, la convocatoria fue “interna a pacientes del hospital, quienes, de manera voluntaria, asistieron al encuentro planteando inquietudes y vivencias”. Detalló además que “fue esta necesidad la que motivó a generar una difusión externa para hacerlo extensivo a cualquier individuo que conviva con el virus e incluso a los equipos de salud que abordan a estos pacientes”.

De acuerdo a lo indicado, en la ocasión se abordarán diferentes temáticas vinculadas a derechos laborales, educación, sexualidad, alimentación, estilo de vida y bienestar y “todas aquellos conceptos que los mismos pacientes propongan en estos espacios”, describió la infectóloga.

Sobre las expectativas generadas entre los profesionales del Pasteur, Carreño comentó que esta actividad intenta replicar experiencias exitosas, como las que llevan adelante el Hospital Rawson y fundaciones que trabajan con estos pacientes, obteniendo repercusiones positivas en la búsqueda de su bienestar. Aquellos interesados en asistir podrán contactarse al teléfono 4616100 (interno 269) o personalmente en el hospital, en los servicios mencionados.