Villa María | intendente | personas | Villa María

Las calles del Botta llevarán la identidad de personas valoradas por los villamarienses

Las mismas están ubicadas en el loteo Solares del Norte. Son hombres y mujeres que prestaron servicio a la comunidad de diversa índole

En la última sesión del Concejo Deliberante fue aprobada la denominación de 7 calles ubicadas en el Barrio Felipe Botta.

La ordenanza salió por unanimidad y llevará la identidad de personas que prestaron servicios de diferente índole a la ciudad. Incluso, cada uno de ellos son reconocidos por la ciudadanía.

En este marco, la presidenta del Bloque Hacemos Por Córdoba, Verónica Vivó, aseguró: “Siempre es bueno, y con unanimidad entre todos los concejales, destacar a las personas que fueron construyendo, cimentando esta ciudad”.

Asimismo, sobre la labor de cada una de estas personas en su actividad, destacó: “La gestión y la vida comunitaria se realiza entre todos y es bueno resaltar y reconocerse en ese trayecto de vida”.

Las denominaciones son: Monseñor Roberto Rodríguez; Intendente Carlos Emilio Pizzorno; Intendente Miguel Ángel Veglia; Daniel Loyola; Jorge Omar Aisama- Héroe de Guerra; Silvia del Valle García y Profesor Gaspar Barbero.

Por otro lado, la concejal aseguró que con los restantes ediles pusieron manos a la obra tras la manifestación de preocupación por parte de los vecinos por el faltante de denominación de las calles.

Ellos

El primero es el Monseñor Roberto Rodríguez quién nació en Temperley, en el Gran Buenos Aires, el 14 de agosto de 1936. Fue licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y se ordenó como sacerdote en 1970 en Cosquín.

Fue el 13 de septiembre de 1998 que llegó a Villa María como obispo titular de la Diócesis, acompañado desde un principio a los trabajadores.

“Quienes lo conocieron comparten que destacó en la vida sacerdotal y episcopal por su dedicación a la educación así como promover la amistad social”, escribieron los concejales en el proyecto de ordenanza.

El segundo es el ex intendente Carlos Emilio Pizzorno, quien fue un dirigente peronista y sostuvo la justicia social como el motivo de su militancia, tras ganar las elecciones municipales, asume el 25 de mayo de 1973 la intendencia de la ciudad.

Además de haber sido mandatario local, “fue muy conocido por todos por su tarea de médico, se destacaba en su afán de servicio tanto a nivel profesional como en el terreno político, dentro del cual fue alguien que en tiempo de proscripción política se jugó por el partido Justicialista y apoyó a los más humildes”, detallaron en la descripción del proyecto.

Desde 1991 a 1995 asumió como concejal representando al peronismo. “Su muerte el 1 de enero de 2001 dejó una ciudad sumida en la tristeza, más allá de las parcialidades políticas dejó un buen recuerdo en sus conciudadanos”, exteriorizaron.

El tercero es el ex intendente Miguel Ángel Veglia; fue un destacado dirigente de la UCR que ocupó la intendencia en la ciudad por tres períodos consecutivos, ocupando el Sillón de Viñas desde 1987 hasta 1999.

“Sus correligionarios han reconocido su honestidad, capacidad y contracción al trabajo, rescatando que siempre actuó con principios y la ética de su partido”, subrayaron los ediles.

Como dato, agregaron que en su último período se sancionó la Carta Orgánica Municipal que rige actualmente y se adquirió el edificio del ex Palace Hotel donde funciona el Palacio Municipal en la actualidad.

Daniel Loyola se desempeñó como auxiliar de enfermería en Bell Ville cuando tenía 14 años. Al año siguiente se traslada a Villa María, donde comienza a desempeñarse en la Clínica Marañón por muchos años. Fue también “el histórico enfermero del Hospital Pasteur”.

“Dedicó gran parte de su vida a ayudar, muchas veces gratuitamente, desde su lugar acompañó a mucha gente en sus procesos de recuperación de adicciones, enfermedades y a todo aquel que lo necesitara”, remarcaron.

El veterano de Malvinas Jorge Omar Aisama perteneció al Regimiento de Infantería 25, siendo la primera unidad del Ejército Argentino en pisar el territorio de las islas en 1982.

“A su regreso a la ciudad, su compromiso con las Islas Malvinas no claudicó, sino que estuvo al frente de la presidencia del Centro de Veteranos de Guerras Islas Malvinas y siguió inculcando a las siguientes generaciones la defensa de la Soberanía Argentina”, resaltaron los concejales.

Silvia del Valle García, vecina del barrio Carlos Pellegrini Norte, asumió una de las primeras comisiones barriales para llevar los servicios básicos al mismo. En 1994 deja de llamarse así para conformar el Felipe Botta y ella fue su presidenta.

“Fue una militante social y política que se caracterizó por su perseverancia, vocación de servicio y solidaridad, siempre presente en todas las áreas se requirieron para solucionar cualquier inconveniente, logrando con esto transformar la realidad de su barrio”, describieron.

Por último, Gaspar Barbero, uruguayo que llegó a Villa María para desarrollarse como docente. En 1931 fundó la escuela de la que egresaron personajes destacados como los ex intendentes Horacio Cabezas y Miguel Ángel Veglia.