Policiales | investigación | accidente | ruta 9

Informes técnicos comprometen al camionero que atropelló a Narella

Así lo hizo saber el fiscal, que en las últimas horas pidió que la causa vaya a juicio. Asegura que el imputado actuó con imprudencia y negligencia

A poco más de dos años del fallecimiento de Narella Elizabeth Pérez (22), la joven que perdió la vida en el Hospital Pasteur horas después de haber sido atropellada en la Ruta 9, la Fiscalía que llevó a cabo la instrucción solicitó que el único imputado que tiene la causa, Leandro Miguel Ríos (36), sea juzgado por el delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente y negligente de un vehículo con motor.

El trágico siniestro vial que condujo a Narella a la muerte tuvo lugar en la noche del 15 de marzo de 2022, en el camino que une a Villa María con Tío Pujio.

La reconstrucción que hizo la Justicia del hecho sostiene que la joven viajaba como acompañante en una motocicleta marca Keller 110 que era conducida por Lucila Daiana Córdoba, y que circulaba con las luces delanteras y traseras encendidas por la carpeta asfáltica, próxima a la banquina, con rumbo hacia Tío Pujio, a una velocidad de 60 kilómetros por hora.

Conduciendo en igual sentido viajaba el imputado Ríos, a bordo de un camión cisterna con acoplado perteneciente a la empresa Crelec.

Según la Fiscalía, el transportista, sin tomar las precauciones mínimas de atención, hizo una brusca maniobra para esquivar a las jóvenes que iban en moto, llevando el camión hacia el centro de la ruta.

Aparentemente, el volantazo, realizado sin disminuir la velocidad, no fue efectivo, y en consecuencia, el guardabarros delantero derecho del camión impactó en la cabeza de Narella, logrando que la joven salga despedida del rodado hacia la banquina, donde quedó en estado de inconsciencia.

La joven de 22 años fue trasladada al Hospital Pasteur, hasta donde ingresó con gravísimas heridas en el cráneo.

Finalmente, el 17 de marzo Narella murió. El informe de la autopsia arrojó que el deceso se produjo a causa de una hemorragia intercraneal sub dural, un edema cerebral y una muerte cerebral irreversible.

Por todo ello es que Bosio solicitó en las últimas horas que la Cámara del Crimen juzgue al imputado, quien al momento de ejercer su derecho a defensa prefirió abstenerse de prestar declaración.

En el requerimiento de citación a juicio, la Fiscalía no hizo otra cosa que resaltar las pruebas contra Ríos, y en especial los informes técnicos mecánicos, material que, a priori, no dejaría dudas sobre la imprudencia y la negligencia con la que el camionero embistió al rodado menor.

Lo que se lee ahora