Provinciales | investigación | Martín Gill | violencia de género

Una fiscal pide la elevación a juicio por violencia de género contra Gill

Además, la doctora Companys solicitó el desafuero como ministro de Cooperativas y Mutuales de la Provincia en caso de quedar firme el auto de requerimiento a juicio. La víctima y denunciante dialogó con Puntal y exigió justicia

La Fiscalía solicitó la elevación a juicio de la causa en la que está imputado por lesiones leves calificadas por el vínculo y por violencia de género el ex intendente y actual ministro de Cooperativas y Mutuales de la Provincia, Martín Gill.

Así lo confirmó la fiscal que investiga la causa, Juliana Companys, en diálogo con este medio. Además, la letrada precisó que se solicita el desafuero como ministro en caso de quedar firme el auto de requerimiento a juicio.

Este paso legal se produce posterior a la declaración del pasado viernes, cuando el exrector de la Universidad Nacional de Villa María y exsecretario de Obras Públicas de la Nación ampliara su testimonio por más de cinco horas en la fiscalía de Segundo Turno en los Tribunales de Villa María.

Sobre el proceso judicial, la fiscal advirtió: “Ahora viene el tiempo de oposición, en el que la defensa puede oponerse. Cuando queda firme recién ahí pasa a cámara y fijan fecha de juicio”, completó.

“La verdad es un momento difícil. Es una instancia en la que espero que se pueda hacer justicia, por los momentos difíciles que pasé a su lado”, dijo Lourdes Astudillo.

Denuncia

Es importante detallar que el exmandatario se encuentra nuevamente en el ojo del huracán judicial, ya que fue denunciado en el año 2023 por un presunto caso de violencia de género con una expareja. Gill, quien en ese momento ejercía como intendente, fue imputado por este hecho que causó conmoción en la comunidad.

Los acontecimientos se desencadenaron cuando la expareja de Gill presentó una denuncia por violencia, acusando al político de conductas agresivas durante el tiempo en que compartían vida sentimental.

La imputación se llevó a cabo en un contexto político delicado, ya que Gill ocupaba el cargo de intendente en aquel entonces, lo que añade una dimensión adicional a la controversia. La mujer denunciante, Lourdes Astudillo, dijo en una entrevista online (programa radial Edición Calificada en YouTube): “Está denunciado por violencia psicológica y violencia de género. Está imputado con pruebas que ya tiene la fiscal y es muy grave. Por violencia de género tiene pruebas la fiscal, son fotografías que yo presenté”, declaró la villamariense.

Remarcó en esa misma nota periodística del 14 de agosto del año pasado: “En el mes de octubre empezó la agresión física, zamarreos y lo último fue lo de las escaleras: yo vivo en un sexto piso y él me arrastró hasta el tercer piso, eso quizás fue una decisión mía de denunciarlo, ya que había soportado bastante de lo que él me había hecho”, aportó.

Según la información que compartió la víctima, fueron pareja durante un año y un embarazo habría sido lo que desencadenó la violencia. “Él me indujo un aborto y ahí hubo un antes y un después en la relación. En septiembre descubro infidelidades por parte de él con varias personas, cuando lo enfrento y le digo, en octubre, me violentó”, cerró entre las principales declaraciones al medio digital. La mujer de 40 años, que es madre de dos hijos, reside en Villa María y es comerciante. María Florencia Bottero es la abogada que ejerce la defensa.

En diálogo con Puntal Villa María, Astudillo se expresó con relación al pedido de elevación a juicio. La mujer manifestó: “La verdad es un momento difícil. Es una instancia en la que espero que se pueda hacer justicia, por los momentos difíciles que pasé a su lado”, dijo.

Además, opinó en torno a los supuestos hechos de violencia: “Como reflexión es no dejar que personas que se creen con poder nos hagan daño. Por mi parte me tocó vivirlo y hoy estoy poniendo todo mi parte para seguir adelante con mi vida y para que mis hijos vuelvan a tener esa mamá que este año se la quitaron”, cerró la mujer.

En agosto de 2023 el imputado brindó su primera declaración indagatoria, en la que refutó con firmeza las acusaciones en su contra y se proclamó inocente, y el pasado viernes, durante una extensa audiencia con la fiscal a cargo del caso, ratificó su postura inicial y negó cualquier participación en los hechos que se le imputan.

“Como reflexión es no dejar que personas que se creen con poder nos hagan daño. Por mi parte me tocó vivirlo y hoy estoy poniendo todo de mi parte para seguir adelante con mi vida y para que mis hijos vuelvan a tener esa mamá que ese año se la quitaron”, remarcó la mujer denunciante.

La extensa declaración se prolongó por varias horas, durante las cuales el acusado respondió las preguntas de la fiscal y brindó su versión de los hechos. Reiteró su inocencia y se mostró dispuesto a colaborar con la Justicia para esclarecer el caso. “Martín está confiado de que hizo lo correcto y fue lo que declaró. Sobre las circunstancias que rodearon toda la acusación, ejerciendo un derecho que es su defensa”, manifestó Rodríguez.

Última declaración ante la Justicia

El pasado viernes 22 del corriente el ministro se acercó a la sede judicial y allí, acompañado por su abogado y exfuncionario municipal, Eduardo Rodríguez, fue indagado por la fiscal de Segundo Turno, Juliana Companys, en los Tribunales de Villa María. En la oportunidad, el funcionario provincial fue citado a partir de una modificación que se habría producido en la causa en cuanto a fechas en las que se habían fijado determinados hechos.

El asesor letrado de Gill remarcó que en el encuentro con la Justicia ratificó su inocencia. Por más de cinco horas declaró sobre la modificación y además se aportó información adicional a la causa. Argumentó que tuvieron la posibilidad de continuar con el proceso el día lunes 25 e interrumpir la declaración que se estaba llevando a cabo, pero se tomó la decisión de agotar la instancia en un solo proceso.

Ante la consulta de esta periodista, la semana anterior, Rodríguez confirmó que no se agregaron nuevos hechos, solo modificaciones en lo ya manifestado. “No voy a hacer declaraciones sobre el contenido del proceso y la declaración porque no corresponde que lo haga, pero puedo decir que vamos a estar a derecho e iremos las veces que sea necesario y sea citado, es la voluntad de él concurrir cada vez que se lo solicite”, amplió.

Del mismo modo advirtió que, cada vez que se modifica (en cualquier caso) alguna situación que tiene que ver con el hecho por el cual se investiga a una persona, “la fiscalía tiene la obligación” de hacérselo conocer y dar “la oportunidad de declarar”, defendió y agregó: “Aprovechamos esa oportunidad para demostrar la voluntad de colaboración y no esconder nada y si la declaración duró cinco horas es porque se agotó todo tipo de circunstancia que rodea los hechos acusados para mayor claridad de la investigación y porque está convencido de que es inocente”, cerró el abogado.

Qué fue lo que dijo el abogado defensor

"El abogado de Martín Gill ratificó su inocencia y se opondrá a la elevación a juicio. El plazo para este trámite es de cinco días hábiles. Eduardo Rodríguez, quien ejerce la defensa, manifestó que se recurrirá el pedido de elevación a juicio ante el Juzgado de Control para lograr el sobreseimiento."