Internacionales | Israel | Hamas | Tel Aviv

En Israel: "Tenemos un minuto y medio para bajar al búnker"

En medio de los ataques cruzados entre Israel y Gaza que tienen lugar desde el pasado lunes, una cordobesa nos cuenta su experiencia desde Tel Aviv

Luego de semanas de crecientes tensiones entre palestinos e Israel, el lunes se inició una serie de ataques cruzados que incrementó el conflicto y que tuvo un nuevo episodio en el día de hoy luego de que el ejército israelí atacara una sede de las fuerzas navales del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas).

El Hamás disparó en el inicio de esta semana varios cohetes sobre territorio de Israel luego de exigir que el Estado judío retire sus tropas de la Explanada de las Mezquitas, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, escenario de una serie de enfrentamientos que dejó más de 300 heridos.

Hasta hoy, 119 palestinos y al menos ocho israelíes murieron por los ataques cruzados. En medio de la creciente tensión y crisis, Constanza Serlin, una cordobesa de 20 años que está en Tel Aviv realizando una pasantía, contó su experiencia a Marca Informativa Córdoba.

La situación en las calles de Tel Aviv

Si bien ella misma relata que la situación hoy es más tranquila que hace algunos días atrás, Constanza advierte que “sobre todo en las ciudades donde viven árabes, hubo enfrentamientos entre judíos y árabes, lo que complico la calle y sumó miedo a las personas, este es un factor por el que estamos asustados”.

Vivir en estado de alerta

“El momento en el que empieza a sonar la sirena es una desesperación que no se puede explicar: acá tenemos un minuto y medio para bajar al búnker o a la zona segura que tienen la mayoría de los edificios. Tenemos que bajar corriendo y quedarnos ahí aproximadamente por 10 minutos. Después de eso la gente sigue su vida pero para nosotros que no estamos acostumbrados, que no lo habíamos vivido antes, es una situación difícil porque el día a día no está siendo fácil. Es estar constantemente atento a cada mínimo ruido que escuchás, de hecho nos está costando dormir porque en cualquier momento puede sonar la sirena”, explica la cordobesa radicada en Tel Aviv, y asegura vivir con más miedo que los israelíes por no estar acostumbrada a este tipo de ataques.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCO3R_g9JhrG%2F%3Futm_source%3Dig_web_copy_link&access_token=EAAGZAH4sEtVABAAl7bWUZCgmXOF4JOufc55gYKn5YhKzZC6PExXXTOMJWrsUT68AtO6tLaqEPzmrEiaa7gXtht32xDzZCImGzB6QbN0PFY9uqZCkn0ytI5n27owuyFAIcpzZCaAviwScTlNzgMz9BmoaTPrseqEYdju0gk8MtVdZB7xAwozytVncFw5ISCCn4MZD

El momento más difícil

“En estos días me tocó estar en un parque de Tel Aviv en el momento que sonaba una sirena: estábamos almorzando y empezó a sonar. Estaba lleno de chicos y salimos corriendo al búnker del parque. Ese fue un momento muy duro porque veíamos a los nenes salir corriendo para resguardarse sin saber por qué estaba pasando eso. Lo que pasó en el búnker es que uno de los chicos se puso a tocar la guitarra para tratar de calmar a los niños, fue un momento muy fuerte”, finalizó Constanza.

Coronavirus en Israel

La cordobesa afirma con seguridad que el Covid-19 está lejos de ser una preocupación en Israel: “La situación es tranquila, la semana que llegamos nosotros dejó de ser obligatorio el uso del barbijo al aire libre. Acá solamente se usa en espacios cerrados y para entrar te piden el ‘pasaporte verde’ que certifica que la persona que ingresa está vacunada”.