Río Cuarto | jardín | corrupción | carlota

Juzgan a la maestra jardinera que corrompía a niños de 5 años

Hacía suplencias en el jardín Sarmiento de Viamonte. El fiscal dijo que les ofrecía chocolates a sus alumnos para que desfilaran desnudos. Con un celular los filmaba y les tomaba fotografías. El miércoles irá al banquillo

La semana que viene la actividad en los Tribunales de Río Cuarto empezará a intensificarse después de las restricciones por el retorno a Fase 1.

Uno de los juicios más resonantes tendrá lugar el miércoles próximo en la Cámara Segunda del Crimen. Ese día Mariela Ríos, una maestra jardinera de 43 años nacida en La Carlota, empezará a ser juzgada por un grave episodio de corrupción de menores que se produjo en 2018 en el jardín de infantes Domingo Faustino Sarmiento, de la localidad de Viamonte.

Allí, Ríos se desempeñaba como maestra suplente y los días lunes, miércoles y viernes, cuando la directora se ausentaba del jardín, se dedicó a promover actos de corrupción entre niños y niñas de 5 y 6 años edad.

Según la acusación que formuló el entonces fiscal de Instrucción de La Carlota, Daniel Vaudagna, la mujer hacía desnudar a sus alumnos y los alentaba a que bailaran o desfilaran sin ropas, mientras les tomaba fotografías y los filmaba con un teléfono celular. Esa rutina se habría reiterado entre los meses de marzo y noviembre de 2018, hasta que la Justicia finalmente la descubrió y la detuvo.

Cuando los aberrantes hechos fueron descubiertos, Ríos fue detenida y, en la actualidad, está alojada en el pabellón femenino del Servicio Penitenciario Número 6.

Desde el penal, la acusada seguirá las alternativas del juicio que estará a cargo de Emilio Andruet.

La docente quedó imputada de una larga lista de delitos que incluye abuso sexual agravado, exhibiciones obscenas agravadas y producción de imágenes de pornografía infantil en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada.

Teniendo en cuenta la coyuntura por la que atraviesa Río Cuarto, en los Tribunales estarán citando a los testigos a la ciudad de La Carlota. La mayoría proviene de Viamonte, por eso la idea es que se trasladen hasta el edificio de Justicia dicha ciudad y, desde ese lugar, les tomen declaración.

Eso sucederá en caso de que la acusada sea sometida a un juicio ordinario. Hasta último momento, tendrá la opción de confesar los hechos e ir a un juicio abreviado.

Si eso ocurriera así, ya no sería necesario tomar nuevos testimonios en la causa.