Internacionales | Joe Biden | Estados Unidos | Casa Blanca

Vuelve el debate sobre el control de armas en el Senado de EE.UU.

Los demócratas buscan forzar una sesión y los republicanos aseguran querer un acuerdo

El líder del bloque demócrata en el Senado estadounidense, Chuck Schumer, anunció ayer que buscará forzar una votación sobre el control de armas la próxima semana, mientras que el jefe de la bancada republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, se dijo confiado en encontrar una "solución bipartidista" al respecto, tras el asesinato de 19 niños y dos profesores en un tiroteo en una escuela primaria de Texas.

Schumer explicó que decidió postergar para la próxima semana la votación sobre la legislación de armas, ya aprobado por la mayoría demócrata en la Cámara Baja, para dar tiempo a negociar un acuerdo con los republicanos.

“Esta no es una invitación a negociar indefinidamente. No se equivoquen, si estas negociaciones no dan frutos en un corto período de tiempo, el Senado votará sobre la legislación de seguridad de armas”, dijo el demócrata, quien no ocultó su "profundo escepticismo" al respecto.

Tras la matanza en la escuela primaria de Uvalde, en el sureño estado de Texas, el presidente demócrata de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró dispuesto a dar la pelea otra vez y llamó a aprobar nuevas restricciones relativas a las armas.

“Como nación debemos preguntar: '¿Cuándo, en nombre de Dios, nos vamos a parar frente al lobby de las armas? ¿Cuándo, en nombre de Dios, vamos a hacer lo que se tiene que hacer. ¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esto?'", dijo el martes Biden en la Casa Blanca.

Sin embargo, la posibilidad de sancionar leyes que limiten la cláusula constitucional que permite la libre portación de armas en Estados Unidos, a la que se atribuyen estas masacres, es casi nula por la composición de las cámaras del Congreso.

Pese a la abierta oposición de los republicanos al control de armas, un grupo bipartidista de ocho senadores se reunió ayer para discutir un compromiso sobre la legislación de seguridad de armas, centrado en las posibilidades de ampliar las verificaciones de antecedentes y en establecer incentivos para impulsar leyes estatales que prohíban la adquisición de armas a personas consideradas peligrosas.

El líder republicano en el Senado señaló su apoyo a los esfuerzos de un grupo bipartidista para alcanzar un compromiso sobre la prevención de la violencia armada.

“Me mantendré en contacto con ellos y tengo la esperanza de que podamos obtener un resultado que realmente pueda aprobarse y convertirse en ley, en lugar de solo sumar puntos”, dijo McConnell.

Casi dos tercios de los estadounidenses están a favor de imponer controles más estrictos a la tenencia de armas, protegida por la Constitución del país, tras el tiroteo ocurrido el pasado martes en la escuela primaria de Texas, de acuerdo con un sondeo.