Villa María | jose-escamilla | el-algarrobal | reserva-natural

Pretenden que antes de fin de año “El Algarrobal” sea una reserva natural

El próximo desafío es establecer los legítimos propietarios del predio, que tiene una extensión aproximada de entre 20 y 26 hectáreas. Luego avanzar en acuerdos particulares que permitan mantener el sector como pulmón verde

El legislador provincial José Escamilla admitió públicamente que apunta a que “El Algarrobal”, la última fracción de bosque autóctono que tiene la ciudad, sea declarado reserva antes de fin de año. 

La iniciativa deberá ser aprobada en la Legislatura, para lo cual el exfuncionario municipal se encuentra abocado en la realización de diferentes trámites que apuntan a agilizar la confección del proyecto. De igual manera, en caso de no salir antes de 2019, será una prioridad para su reemplazante en la banca, Liliana Abraham, el año próximo.

Escamilla recordó que desde su asunción “tomé esto como una cuestión de Estado, luego de hablarlo con el intendente Martín Gill. Sabía de la existencia de un grupo de estudiantes que estaban en el tema”.

Y fue más atrás en el tiempo al mencionar su interés por El Algarrobal ya que “cuando era secretario de Obras Públicas me tocó hacer todo el trabajo de montaje y nivelación de las 400 viviendas. A partir de la calle Neuquén quedó ese bosque y siempre se buscó tener alguna relación con los propietarios para que lo pudieran mantener limpio”.

Y agregó: “En marzo de 2009 se empezaron a entregar las viviendas y tuvimos bastantes problemas por la cantidad de insectos y roedores que salía del monte, lo que nos obligó a trabajar bastante. Pasaron los años y me encontré con el grupo de la Asamblea Permanente por El Algarrobal. Lo más importante fue, sin lugar a dudas, ingresarlo en la comisión de ambiente de la Legislatura, y poder hacerle conocer el tema al subsecretario de Ambiente -Diego Suárez-”.

Insistió que la propuesta apunta “a convertirlo en una reserva provincial, que es el objetivo final”. “Ahora estamos viendo las distintas parcelas que conforman ese grupo de lotes, que son entre 20 y 26 hectáreas”.

El próximo paso es un pedido de informe al Colegio de Escribanos: “A los fines de determinar a los verdaderos propietarios y ver de qué manera podemos consensuar para generar ahí un pulmón para Villa María, y clave para el desarrollo de los próximos 50 años de la ciudad”.

Escamilla insistió en que “una vez concretados todos los trámites administrativos se avanzará en la reforestación, con especies autóctonas similares a las que hay en el sector”.

“Existe la posibilidad concreta de hacerlo. El objetivo final es hacerlo antes del 10 de diciembre, y sino habrá gente que me reemplazará a mí para darle continuidad al tema”, indicó.

Conocidos los datos catastrales municipales, Escamilla indicó que esa información será acercada a las autoridades del Colegio de Escribanos para “una vez determinados los propietarios avanzar en un acuerdo al respecto”. “Y ver de qué manera podemos establecer los primeros pasos para poder adquirir esos terrenos”.

Un espacio de formación

El legislador destacó la importancia que tiene para la ciudad la licenciatura de Ambiente y Energías Renovables que se dicta en la Universidad Nacional. “Porque de manera permanente vamos a tener jóvenes preocupados en el cuidado del ambiente. Y el mejor lugar que podemos propiciar para que los estudiantes puedan trabajar es El Algarrobal. También con la Estancia de Yucat estamos trabajando porque ellos tienen un vivero autóctono y la intención es acordar con ellos la adquisición de ejemplares, hasta lograr que el sector sea un bosque importante”.



Daniel Brusa.  Redacción Puntal

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas