Regionales | juan-manubens-calvet |

Los “nietos” de Juan Manubens Calvet

Eran los primeros meses de 2009 cuando los riocuartenses nos desayunamos con la noticia de que entre los 160 mil habitantes de la ciudad de Río Cuarto había tres en vías de ser millonarios: se trataba de los hermanos Guzmán.

Estos vecinos de la periferia habituados a lidiar con las necesidades más básicas sorprendían a propios y extraños con la novedad de que eran los nietos del hacendado Juan Feliciano Manubens Calvet, dueño de una de las fortunas míticas por estos pagos.

Asesorados por su abogado Enrique Zabala, se habían tomado una muestra de sangre y un laboratorio de Buenos Aires confirmaba el codiciado linaje, de tal modo que, de vivir en la pobreza, los tres hermanos pasaban a ser serios aspirantes a una fortuna de 300 millones de dólares.

Hubo juicio filiatorio y por esos días la Justicia riocuartense ordenó la exhumación de los restos de Ángel Humberto Guzmán, el padre de los “herederos”, con la expectativa de que se demostrara que era hijo del multimillonario personaje. 

Si se probaba que Ángel Humberto Guzmán era hijo del Juan Feliciano Manubens Calvet, los hijos de éste pasarían a ser entonces los herederos. De esa forma se excluiría a los más de treinta sobrinos que estaban a un paso de heredar.

La explicación que Zabala dio por entonces a los medios fue que según un estudio del perfil genético que se realizó en el laboratorio Genta, en Buenos Aires, estaría demostrado el vínculo de sus clientes con el hacendado de Traslasierra, en virtud a que él tuvo acceso extrajudicialmente al perfil genético del millonario fallecido el 5 de marzo de 1981.

Casi una década después de aquel impacto periodístico, los Guzmán rompieron relación con el abogado que los representaba y siguen inmersos en sus necesidades diarias.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas